Huele a primavera en La Sopa Boba

Llega la primavera y con ella nuevos productos de temporada. En La Sopa Boba, Fernando Limón prepara platos deliciosos. Cada vez que le visitamos quedamos maravillados. La combinación de sabores, sus matices y su imaginación a la hora de cocinar convierten a Fernando en un genio de la cocina. La Sopa Boba es un restaurante único en Madrid y cada experiencia es diferente y siempre agradable. El trato magnífico.

Lo mejor de todo es que Fernando siempre está evolucionando, su cabeza funciona a diario para idear nuevas propuestas y hacer viajar a sus comensales a través de los sabores y las texturas por el mundo de la gastronomía.

Una de las cosas que más me gustan de este restaurante es que siempre tiene platos fuera de carta y lo mejor, sin duda alguna, es dejarse sorprender. En esta ocasión probamos cuatro platos y, salvo la anguila, los demás estaban fuera de carta. El orden de presentación fue ideal, del sabor más suave y matices más sutiles al sabor más potente.

Ensalada de pez mantequilla

Una ensalada ligera y rica. El pez mantequilla marinado es suave y se deshace en la boca. La quinua, la fruta liofilizada y las semillas (gogi, sésamo…) le dan el toque crujiente. Los brotes le dan el toque verde. La acidez que aporta la gelatina muy interesante.

Anguila Teriyaki con gelatina de mango y virutas de foie y kimchi de callos

Un plato redondo. La presentación en tan bonita que te da pena comerlo. Lo mejor tomar un bocado que tenga de todo un poco. La anguila está decorada con perlas de arroz que le aportan una crujiente sorpresa. La combinación de sabores es estupenda, es un mar-aire-tierra. El foie le aporta el toque graso justo y queda un regusto estupendo. Los callos son pura textura. la gelatina da frescor y ese punto dulce. Los filamentos de Ito Togarashi (filamentos de chili liofilizados) le aportan un puntito picante que es muy agradable.

Giozas de gambas al ajillo

Un plato de nuestra gastronomía pero con una vuelta de hoja. Están buenísimas, es un bocado intenso y la salsa dulce que acompaña le da esa chispa que se enciende en tu cerebro. Nada como darle una vuelta a los platos tradicionales para sorprender un paladar.

Salteado de setas Colmenillas y Perrechicos

Como se suele decir si todo lo demás estaba bueno este plato estaba para caerse en la cazuela y ponerse fino. Espectaculares, un sabor intenso a monte, a primavera. La salsa de toma pan y moja. Y nada mejor que mojar con el pan de Madre Hizo Pan. Y es que el mejor pan que he probado aquí lo hacen en la sierra de Madrid.

Para maridar los platos elegimos un vino blanco. Probamos Chass, un vino blanco que nos recomendaron. Vaya descubrimiento! Cuando lo olí su aroma me teletransportó a las sidrerías del País Vasco. Un vino blanco diferente, sorprendente que merece la pena probar y que seguro repetiremos.

No puede haber comida sin un postre y los postres en La Sopa Boba son riquísimos y la carta es muy variada.

La maceta de chocolate en texturas con salsa de mango

Es un clásico que a los amantes del chocolate les encantará igual que me encanta a mí. El punto ácido de la salsa de mango de la regadera combina de maravilla con el chocolate. Las flores también son comestibles. Es muy divertido regar la maceta y después tomar la cucharada del fondo hacia arriba.

Sopa de cereza

Una sopa de cereza con un sabor intenso a cereza. En el centro una bola de helado de vainilla. Combinado muy rico, buenísimo.

Para terminar un café con leche y unas copitas. Y es que en La Sopa Boba preparan unos gin&tonic… bueno, la imagen lo dice todo. Un brindis por La Sopa Boba.

Fernando Limón nunca deja de sorprender con sus recetas, una forma diferente, interactiva y 100% original de disfrutar de la gastronomía.

Hasta pronto!

LECHAZO ASADO (Horno eléctrico)

Ingredientes:

  • ¼ de lechazo churro de Castilla y León
  • 1 vaso de agua
  • Sal

Preparación:

Si hay un plato típico de mi ciudad, Valladolid, es el lechazo. Del lechazo se come todo. Se puede cocinar de muchas formas pero lo tradicional es asarlo al horno. En los restaurantes y en las bodegas lo asan en grandes hornos de leña que le dan ese sabor tan característico. En este caso os voy a enseñar a prepararlo en el horno de vuestras casas, en horno eléctrico. Con unos trucos os quedará deliciosamente tierno y jugoso.

Para preparar un lechazo delicioso es importante encontrar un buen producto. Y fijarnos que sea IGP Castilla y León. En Valladolid hay muchas carnicerías que tienen un producto excelente. En mi casa mi madre suele comprar en “Sinde”. Tienen un producto maravilloso, el servicio es espectacular y son especialistas en lechazos.

Lo primero que vamos a hacer es poner a precalentar el horno a 180°C. Por otro lado ponemos el cuarto de lechazo con la piel hacia abajo.

Ponemos un vaso de agua y disolvemos un poco de sal y regamos el lechazo con ello. Lo metemos al horno a 180°C y lo dejamos durante 40-45 minutos en esta posición.

Pasado este tiempo abrimos el horno, lo sacamos y le damos la vuelta. Lo regamos con la salsa que ha soltado y lo volvemos a meter a 180°C durante 40-45 minutos más.

El resultado es delicioso. Queda tierno y jugoso.

Para acompañar se suele preparar una ensalada de lechuga y cebolleta con vinagre, aceite de oliva virgen extra y una pizca de sal.

Espero que os guste la receta!

JORNADAS GASTRONÓMICAS COCINA SEFARDITA RESTAURANTE GAUDIUM

Del 11 al 23 de abril de 2016 el Restaurante Gaudium Chamberí organiza unas estupendas jornadas de cocina sefardita. Una cocina tradicional renovada que hace viajar a través de sabores y aromas.

Durante dos semanas los comensales podrán degustar platos de esta cocina desconocida para la gran mayoría, a pesar de que los orígenes de la gastronomía española se basan en su influencia.

Un poco de historia

Las comunidades hebreas vivieron en España hasta el año 1492 que fueron expulsados por los Reyes Católicos; hasta entonces, la cocina judía se basaba en los elementos propios de la península. Fue a partir de entonces, cuando este pueblo comenzó a configurar la gastronomía sefardí, adquiriendo las influencias de las mesas de otras culturas. Toda elaboración debía ser siempre bajo las normas Cashrut (סטנדרטים כשרות) que limitaban combinaciones entre ingredientes, así como los prohibidos.

En su peregrinaje por el mediterráneo, Portugal, Italia, Francia, Argelia, Marruecos y Turquía, fueron añadiendo en su mesa las especias.

Entre sus verduras preferidas, se encontraban la berenjena, el apio y las habas; se permitían las legumbres, y los frutos secos eran muy empleados en sus platos.

En cuanto a la carne y el pescado, sólo cocinaban carne de cordero y aves de corral, y los pescados frecuentemente aparecían en la composición de numerosos platos.

En GAUDIUM CHAMBERI hacen un homenaje a esta cocina histórica, dándole nuestro toque renovado pero sin perder la esencia de la misma.

El Menú Degustación

BERENJENA SALTEADA CON SALSA DE NUEZ

(Rollitos de berenjena a la plancha rellenas de salsa de nuez)

SALATA DE ATUN Y SARDELLAS

(Ensalada de atún y anchoas)

PESCADO AHILADO CON ENDIVIAS

(Salmón al horno con endivia y achicoria con salsa de hinojo)

POLLO CON OLIVOS Y LIMON

(Pollo estofado con aceituna y limón curado)

BUDIN DE CUSCUS DULCE

ASSURE

Para acompañar nos sorprendieron con un vino de Cuenca, Oveja Tinta (Graciano 2014).

Una estupenda experiencia que os recomendamos.

Precio Menú degustación Jornadas por persona 27,50 € (IVA incluido)

* Bebida no incluída

* Descuentos no aplicables

* Al realizar las reservas, indicar que es para las Jornadas

* Las reservas serán a mesa completa (Todos los comensales de una misma mesa deberán pedir el menú degustación)

GAUDIUM CHAMBERI

C/ Santa Feliciana 14, 28010 Madrid

JAVIER GARCÍA PEÑA: RUGBIER, COCINERO, VIAJERO, SOLIDARIO Y “CANALLA”

Entrevista: KANKE. Mª Ángeles Fernández de Andrés

Estas vacaciones de Navidad he tenido la oportunidad de entrevistar a Javier García Peña. Agradezco muchísimo su disposición y su tiempo pues en fechas tan señaladas os podéis imaginar lo apretadas que están las agendas. Aprovechando que yo también estaba en Valladolid, decidí que podía ser estupendo hacerla en El Café del Norte, emblemático café de la ciudad con más de cientocincuenta años de antigüedad. Un lugar estupendo para una entrevista o más bien podría decir “para tomar un café y charlar cómodamente”. Y es que Javier García Peña me transmitió tanta naturalidad y tanta cercanía que me hizo muy fácil la entrevista. Gracias por facilitarme las fotos. La verdad que nunca me hubiera imaginado que en poco más de una hora me pudieran contar tantas cosas. Me encantó. Espero que vosotros también disfrutéis.

¿Quién es Javier García Peña? ¿Qué hay detrás? La persona.

Bueno, pues un chico de Valladolid, con 36 años (aunque no les aparento), que se inicia en la cocina por casualidad. Si que es cierto que me gustaba pero nunca había decidido dedicarme profesionalmente a ello y que de un año para otro “me ha cambiado la vida”. Esto es un poco a grandes rasgos lo que es mi vida.

Vienes de una familia dedicada al mundo de la hostelería. A los 17 años, comenzaste a estudiar en la Escuela de Hostelería de Castilla y León. 

Sí, lo que antaño fue en su momento la única escuela que había. El nombre se lo dio el Casino de Castilla y León que era el sitio donde se organizaban todos estos cursillos. Allí es donde empiezo. Por ser mal estudiante, siempre lo digo, pero es así.

¿Cómo te picó el gusanillo de la cocina? ¿Cómo te diste cuenta de que querías ser cocinero?

La cocina es acción- reacción. Es decir, lo que tu elaboras es inmediato. Entonces te enamora. Eso te enamora. Si eres una persona poco constante en los estudios pero eres una persona creativa, un poco “creativo y loco” (como me dicen en mi familia) es una buena forma de enfocar el tiro. Saber a qué te quieres dedicar gracias a eso, a que ves que lo que haces es inmediato y además la gente lo puede probar.

¿Qué es lo más satisfactorio?

Para mí lo más satisfactorio es eso. Algo que tú creas, que haces, y que cuando empiezas no tienes esa noción, la gente puede probar. Para mí eso es genial. Ya que les guste es la leche. Recuerdo cuando empezaba que nunca te decían una opinión. Eso era lo mejor porque cuando estaba malo te decían que estaba malo o muy malo. Entonces que no dijeran nada era lo mejor. Antaño o se salía tanto al comedor a preguntar, era otro concepto.

¿Qué recuerdos tienes de la infancia relacionados con la cocina?

Siempre lo hablo de esto con mi familia. Los primeros recuerdos que tengo de la cocina son los de mi abuela. Yo tengo muy metido en la cabeza escuchar la radio. Estar en casa de mi abuela y escuchar la radio. Una vez que estaba puesta la radio ya empezaban a venir aromas, olores… a pimentón, a laurel, a lo que venía siendo el guiso. Y eso mira, lo estoy contando y se me están poniendo los pelos de punta otra vez. Lo tengo muy marcado. Eso de levantarte y que estuviera cocinando mi abuela y te diera un poquito de jamón, siempre había algo.

¿Siempre tuviste curiosidad por probar lo que se cocinaba?

Si. Siempre andaba zascandileando dentro de la cocina, siempre preguntaba. Siempre he tenido curiosidad.

¿Cocinabais en familia?

En casa de mi abuela sí. En casa de mis padres, por motivos de trabajo pues los dos trabajaban, era más complicado. Eso también estaba bien porque muchas veces me tocaba cocinar e igual me dejaban cuatro cosas y me decían lo que tenía que hacer y no lo veía difícil.

¿Tienes referentes en la cocina?

Empiezo a tener referentes cuando entro en la Escuela. Hasta el momento el único cocinero que conocía era a Karlos Arguiñano. Justo cuando empiezo a estudiar en la escuela comienza la revolución de la cocina molecular. Empiezan a existir las esferificaciones, la deconstrucción, el mimetismo… todas estas técnicas que desconocía. Y es cuando empiezas a tener referencias. Martín Berasategui, Adriá, Arzak… eran las banderas. Pero hay otro cocinero, que a mí me atrapa enseguida, que es José Andrés. José Andrés es una persona que ha llevado la Cocina Española al extranjero. Quizá es más tardío dentro de los referentes, pero me resultó una persona digna de alabar. Llevando la cocina española al extranjero, dándole una vueltecita y poniéndolo bonito ha llegado muy lejos.

Veo tus brazos, los tatuajes y es increíble. Llama la atención. Dicen que lo uno siente es lo que realmente lleva en la piel. ¿Cómo describirías lo que es la cocina?

Mucha gente cocina recetas, sigue unos pasos, las elabora y le sale bien. Para mí, la cocina cobra un sentido cuando empiezo a entender lo que está escrito. Es saber el por qué de las cosas. Eso es lo máximo. Se por qué se hace esto, porqué ha elegido una combinación, por qué poner dos huevos y no dieciocho…

¿Un libro de referencia?

El primer libro que tengo de cocina es una guía de cocina para hosteleros que tiene muchos años. Es una guía, un libro en el que me he apoyado muchas veces, cuando era más joven. Siempre que he viajado fuera me lo he llevado. Ahora hay muchos libros. Un libro que a mi me marcara, en mi casa había uno que era 1001 recetas.

¿Qué es lo que más te gusta de tu profesión?

Una de las cosas que más he disfrutado es el compañerismo. Un cocinero no va a ningún lado si no tiene un equipo detrás. Siempre me ha gustado trabajar en equipo. Vengo del rugby que también es un deporte en el que se trabaja mucho en equipo y he tenido un gran valor a los compañeros, a los amigos. Tener amistades en un montón de sitios. He vivido y trabajado fuera de España y tengo muchos amigos y esto me lo ha dado la cocina. Además, me gusta lo que es el mundo gastronómico.

¿El rugby fue antes que la cocina?

El rugby fue antes que la cocina y tuve, en su momento, llegar a sopesar qué hacía. Y deje el rugby y me dediqué a la cocina. He vuelto a jugar hace tres años y la verdad es que me ha venido fenomenal. El rugby, además de mi familia, te enseña esos valores, ese compañerismo que me han servido tanto en la cocina.

Hace unos meses un jugador de rugby perdía la movilidad de sus piernas tras un placaje en un partido para amateurs en Madrid. ¿Cómo surgió la iniciativa para ayudar y solidarizarse con Alberto Alaiz? (#fuerzaALBERTO)

El caso de Alberto me tiene muy tocado. Me removió todo el cuerpo cuando leí la noticia. Me puse en contacto con ellos y les expliqué que quería ayudarles y así surgió. Estas cosas, y más cuando conoces a la persona, te tocan mucho. Tiene mucha gente buena alrededor que le está apoyando.

Además de en este caso estás solidarizado con otras asociaciones (Banco de Alimentos de Valladolid, Gerovida, ASPAYM…) y te involucras e intentas participar en las acciones que llevan a cabo. ¿Qué es lo que más te llena lo que más te impulsa?

Si. Cuando conoces las diferentes asociaciones y te explican sus proyectos te toca el corazón. Si puedo ayudar y hacer que la gente se conciencie pues es estupendo.

¿Crees que se deberían potenciar estos valores en la sociedad?

Me gustaría que la gente lo probara. Que dedicaran un día de sus vidas a ayudar a los demás. El cómo terminas la jornada, cómo te sientes y la satisfacción personal que obtienes. El haber ayudado a alguien. No pasar por el mundo sin echar una mano.

¿Cómo es trabajar de cerca cuando haces talleres o cursos con personas, con niños con problemas de discapacidad, de marginación…?

Lo primero que te crea es sorpresa. Se piensa que estas personas no van a poder hacer las cosas y estamos equivocados, son luchadores natos. Trabajar con gente discapacitada es súper gratificante, con niños aún más. Hay chicos que son muy guerreros o dispersos y cuando ven el resultado de algo que han hecho te hacen mucho más caso. Cuando explicas y ven lo que haces te siguen. Creo que dentro de la educación que tenemos en España debería de haber una asignatura relacionada con la gastronomía.

¿Crees que no se le da el valor o la importancia que se debería dar a la variada cultura gastronómica de nuestro país?

Creo que una de las cosas que crea la cultura de un país es la gastronomía. Cada vez que viajo fuera, lo primero que hago es conocer la gastronomía. Si conoces su gastronomía conoces cómo es ese país. A la gente le gusta enseñar lo que hacen, cómo lo hacen. Pienso que en España hay una generación perdida que no saben cocinar. La generación del microondas y la comida prefabricada. Ahora volvemos a preocuparnos por enseñar a los niños los alimentos, cómo se cocinan, que hay que llevar una dieta sana y equilibrada…

Me chocan esos valores con el concepto (¿equivocado?) que pueden tener algunas personas de McDonalds. ¿Cómo te propusieron trabajar con ellos?

Es cierto que se han escuchado casos fuera de España, en otros países pero aquí la legislación de los alimentos es súper dura. McDonalds a mi me dejó sorprendido. Antes de trabajar con ellos quise ver lo que era, cómo trabajaban, su filosofía. Además también hacen muchas obras sociales y a mí eso también me parece muy bien.

¿El producto que utilizan es nacional? ¿Es buen producto?

La carne de las hamburguesas es nacional 100%. Es buen producto. Yo he estado en la fábrica y llevan cuartos delanteros y falda de ternera. Lo mismo el pollo, pechugas y contra-muslos deshuesados, sin ternillas (que las quitan operarios) y picado para hacer las hamburguesas o los nuggets.

¿Todos los Mc Donalds son iguales en España?

Si. Bueno, y en el mundo. Es algo que me deja flipado. Me llama la atención el ir a comerte un BIG MAC a EEUU y sabe igual que aquí.

¿Qué sientes cuando ves tu imagen en una valla o un cartel publicitario? ¿Qué tal llevas el ser un personaje público?

Lo primero que siento al verlo es trabajo bien hecho. Es un orgullo que una empresa como McDonalds viera en mi algo que necesitaba y que le podía dar un punto de aire fresco. Al principio es muy chocante. En Madrid y Barcelona la verdad que estaba lleno de carteles.

Me imagino que la cocina tradicional de Castilla y León, de Valladolid, te ha influido mucho en tu forma de cocinar y de asesorar a otros.

Me dicen que soy muy castellano en los sabores. Al final lo que tenemos en nuestra cabeza son los recuerdos, esa biblioteca de sabores que tenemos desde la infancia. El pimentón, por ejemplo, lo huelo a kilómetros. Recuerdo que me untaban el chupete en pimentón picante de pequeño.

Cuando asesoraba en Brasil, por ejemplo, iba al mercado y si veía algo muy nuestro lo metía en carta. Le metí hasta pinchos de lechazo. Encontré a una persona que tenía corderos, le expliqué como lo hacíamos aquí y fue algo muy curioso. Así les enseñé como preparar pimientos rellenos de bacalao y otros platos. Ir a hacer cocina española a otros países es muy divertido.

Has estado en Seúl, Méjico, Brasil, en Filipinas… ¿Cómo se vive o se disfruta de la gastronomía en otros países? ¿Cómo influyen los viajes en tu cocina, en tu forma de pensar, en tu creatividad?

Es bastante diferente como viven la gastronomía en otros países. En los que he podido visitar se come mucho en la calle. Street food. Se come mucho en la calle, son platos sencillos y se come muy rico. A mí eso me influye bastante y también me influye que cada vez que he estado en un país he tenido que hacer cocina española con productos locales. De ahí viene lo que yo denomino “Cocina Canalla”. De darle ese puntito, ese rollo diferente, ese toque especial a los platos tradicionales españoles. Además el conocer nuevos productos e introducirlos en la cocina es muy interesante.

¿Tienes alguna anécdota curiosa, alguna experiencia que te haya marcado en tus viajes?

Recuerdo cuando estuve en Filipinas. Mi inglés era modesto cuando llegué. Trabajaba en un lugar paradisiaco. Cerca había una barriada donde vivían la mayoría de los compañeros del hotel y había una escuela. Un día me enseñan donde viven, la escuela y decido bajar vestido de cocinero y decirles que quería aprender a hablar inglés. Les dije que quería pagarles y me dijeron que no, que no querían que les pagara que en todo caso era voluntad mía el darles algo cada semana. Me ganó Filipinas porque son tan humildes… Por supuesto decidí pagarles las clases por enseñarme inglés como las hubiera pagado aquí en España. Era una pasada ir por la escuela y cruzarte con los niños que te decían “Hi Chef, hi Chef”.

¿Les enseñaste a cocinar?

Sí. Realmente a lo que yo iba a estos países era a enseñarles cocina española y a cocinar con ellos. Además si podía aportar algo o ayudarles pues mejor. Como te he dicho antes, el pasar por esta vida, ayudar y poder dejar algo de huella es maravilloso.

¿Algún plato de Filipinas que te sorprendiera?

El Chicken Adobo (Risas). Ellos lo que tienen es una mezcla bastante compleja: española, japonesa y americana. El Chicken Adobo es todo eso. Le echan pimentón, le echan salsa de soja, le echan kétchup… ese es su adobo. Después lo hacen y está muy rico. Es un plato que representa tan bien las tres culturas que han pasado por allí que me gustó mucho.

¿Cómo influyen la cocina, los viajes o determinadas experiencias en tu creatividad?

A mí la creatividad no me viene de estar cocinando. A lo mejor me viene de estar probando o de estar tomándome una caña. Y esto lo digo, porque el cocinero tiene que tener vida porque sino no hay creatividad. O eso, o tienes un equipo de cuarenta mentes que te puedan echar una mano. Nos encontramos en un momento en que se ha pasado de sorprender cada año con diferentes técnicas culinarias a coger conceptos como la tradición y transformarlos de forma creativa. Ser creativos con la tradición es muy complicado. Mucha gente no te lo acepta pero si luego sabes darle el sabor que ellos recuerdan de esa tradición, pues creo que por ahí es por donde está la mayor creatividad ahora mismo.

¿Cocinar o comer?

Pues como trabajo cocinar, como pasión comer.

¿Cómo es tu experiencia en el Concurso Nacional de Pinchos de Valladolid como juez?

Madre mía, fue muy duro. Es muy duro. Se prueban 48 tapas. Si existe alguna duda se vuelve a probar. El criterio te lo da los años de experiencia. Es el criterio de cada uno también. Cuando uno es jurado se valoran una serie de conceptos básicos y luego que la tapa se pueda elaborar. Tengo 36 años y llevo la mitad de mi vida ya cocinando.

O sea, ¿cocinar en vez de comer?

Bueno, vamos a poner un 50%. Voy a ser muy de “Ciudadanos” en esto.

¿No te mojas?

No me mojo. Suelo ser muy poco radical en general. Me gusta escuchar. El concepto, por ejemplo, cuando he sido jefe de cocina, es que no me gusta que mi criterio sea el único. Me gusta escuchar y después decidir o comentarlo con el equipo.

¿Cómo es tu labor de asesoramiento de otros clientes o restaurantes?

Los últimos trabajos que he realizado son muy divertidos porque me ponen unos deberes. Me exponen lo que quieren, cuales son las líneas que quieren seguir, lo estudio y luego les lanzo mis propuestas. Hay veces que las propuestas chocan, es algo normal. En estas situaciones hay que aunar criterios, juntar varias ideas y así llegar a un consenso.

¿Crees en el sabor o crees en el Marketing?

Creo en el sabor. El mejor Marketing que puede haber es el sabor. El mejor Marketing que puede haber es hacer las cosas sabrosas, buenas y diferentes.

Si te preguntara un sabor, ¿qué sabor me dirías?

Picante. Bueno, vamos a decir dulce-picante.

¿Cómo surge la oportunidad de participar en Top Chef?

La verdad que fue por casualidad. Yo tenía un negocio aquí, en Valladolid, La Candela. Hacíamos tapas muy divertidas, diferentes. Trabajábamos tres personas. Un día discuto con mi socio, veo un tweet de Alberto Chicote en el que ponía que buscaban aspirantes para Top Chef y decido mandar los datos. Al poco me llamaron para decirme que estaban interesados, que les mandara fotos o videos de platos. Pasé los casting y entré. No me lo creía mucho hasta que me llamaron para preguntarme: <<Oye, ¿qué nombre te ponemos en la chaquetilla?>>. Y ya pensé que era verdad.

¿Cuándo fue la primera vez que te pusiste una chaquetilla?

La primera vez que me puse una chaquetilla fue en el curso del Casino de Castilla y León. Nunca me había puesto una.

Este año has participado en Los Secretos de Top Chef, ¿cómo ha sido la experiencia?

Me lo propusieron en un momento en que estaba bastante saturado. Pensé en irme de viaje para refrescar las ideas y me fui a Malasia. Entonces me mandaban los ingredientes de los platos y quién lo había hecho y yo pensaba las recetas. Me resultó divertido. Iba de viaje con la libreta y según se me iban ocurriendo cosas las iba apuntando en la playa, en un tren, en la furgoneta… donde fuera iba apuntando lo que se me iba ocurriendo. Y la verdad que creo que han salido unas tapas bien chulas. Se trata de democratizar la cocina, explicar a la gente cómo puede hacer ciertas elaboraciones en casa. Que es divertido y fácil.

Cocina 2.0, cocina 3.0, cocina transgresora… ¿cómo veis los cocineros esta nuevas formas de clasificar la cocina? ¿Cuál es el concepto?

Yo creo que es un poco darle el nombre de lo que uno quiere trasladar. Yo, po ejemplo, decidí darle el nombre a mi cocina de “Canalla” por un cliente que me dijo: <<Esto es muy “canalla”, habéis metido un taco con un rabo de toro y con una salsa hoisin>>. Habíamos creado algo de Méjico, con algo oriental y con algo muy español. Es eso el concepto, la palabra que tú le quieras dar, un sello.

¿Qué es lo primero que piensas cuando te levantas por la mañana?

Normalmente me levanto bastante activo y alegre. Esa es mi actitud para el día a día.

¿Un desayuno?

Siempre desayuno café con leche, tostadas con aceite de oliva y tomate y una pieza de fruta. Y si tengo algún fruto seco también. Es mi momento del día. Desayunar tranquilo, si puedo leer la prensa. Es el momento que ni whatsapp, ni móvil, las noticias como mucho. Es mi momento de arrancar el día y de planificarme el día.

Para finalizar contéstame con una palabra: Un color, un plato, una palabra, una canción, un monumento, una ciudad, un ingrediente, un deseo para 2016, un sueño y un consejo.

Azúl. Arroz caldoso con lechazo. Pasión. Cualquiera de U2. El Taj Mahal. Valladolid. Pimentón. Ser profeta en mi tierra. El documental que tengo entre ceja y ceja, un documental de comida callejera alrededor del mundo. No perder la pasión y ser un poco “canallas”.

Ha sido un placer poder entrevistarte, muchísimas gracias. Mis mejores deseos para 2016: <<Mientras suena U2 en la radio se cocina un arroz caldoso con lechazo y mucha pasión. El olor del pimentón está presente. A través de la ventana se ve el cielo azul que te transporta al Taj Mahal. Sueña con la comida callejera. Profeta en Valladolid tu tierra serás si tu pasión no pierdes y ese punto canalla le das>>.

 

PRESENTACIÓN #AppMapaSabores DE MAKRO

El pasado jueves 19 de noviembre se ha presentado en MAKRO la nueva aplicación #AppMapaSabores. Esta herramienta dinámica, sencilla y totalmente gratuita da la posibilidad a los usuarios de crear infinidad de recetas a partir de la elección de un ingrediente. Cuando elegimos nuestro ingrediente y agitamos el móvil nos da una especia y un ingrediente de acompañamiento con los que podría combinar estupendamente. Existen más de 6 Millones de combinaciones diferentes y lo mejor es que los usuarios enriquecen este Mapa de Sabores con sus múltiples elecciones.

Una presentación muy original en la que el Chef Mario Sandoval (Restaurante Coque) nos enseñó todas las novedades y características de esta nueva a app. Una app que nos sirve de inspiración para elaborar deliciosas recetas y sorprender a nuestros comensales.

En el recetario se pueden encontrar recetas elaboradas por el propio Chef Mario Sandoval con cada ingrediente y un listado de las cosas que necesitamos para prepararlas. Además hay videorecetas en las que podemos ver la preparación paso a paso.

Carnes, pescados, verduras, frutas, setas, dulces… miles de combinaciones que además podemos hacer en modo libre y dar rienda suelta a nuestra creatividad a la hora de elaborar nuestras recetas.

La presentación fue muy participativa para los asistentes (bloggers, amantes de cocina y profesionales hosteleros). Nos entregaron al llegar una tarjeta identificativa y un delantal a cada asistente y nos dividieron en tres grupos: amarillo, plateado y azúl (según el color de la estrella que tuviéramos). Los tres grupos capitaneados cada uno de ellos por Mario Sandoval, Juan y Diego respectivamente.

Para abrir boca el Chef Mario Sandoval y el equipo del Restaurante Coque nos prepararon una tapita muy original de la que también nos dieron la receta. Un mini bollito al vapor relleno de rabo de toro estofado con diferentes especias con glaseado de mostaza. Un bocado sorpresa original y muy rico.

Los diferentes equipos preparamos una receta a partir de un ingrediente que nos dieron. Un grupo tuvo que preparar una receta con pescado, otro grupo una receta con carne y el tercer grupo (en el que me tocó a mí) preparó una ensalada de vegetales.

Los integrantes de los equipos elegimos mediante la #AppMapaSabores un ingrediente para nuestra receta. Acto seguido nos dieron 15 minutos para conseguir todos los ingredientes en los almacenes de MAKRO. En ese momento parecía que estuviéramos en Top Chef, la verdad que fue muy divertido. Una vez conseguimos todos los ingredientes regresamos al lugar de la presentación para preparar nuestras recetas.

20 minutos era el tiempo en el que teníamos que preparar por equipos las recetas y emplatar 30 raciones a modo de tapa. Los tres equipos dirigidos por sus “super capitantes” estuvieron muy organizados. Cada equipo presentó a todos los asistentes su receta y pudimos degustarlas todos juntos.

El equipo de Mario Sandoval, el equipo amarillo preparó un tartar con solomillo de vaca.

El equipo de Diego, el equipo azúl, preparó un ceviche con pescado.

Y el equipo de Juan, el equipo plateado, preparamos una ensalada fresca de baby leaf.

Al finalizar el acto nos obsequiaron con una botella de vino, todo un detalle. Mis agradecimientos a la organización y a MAKRO por invitarme a esta presentación, un placer compartirlo esta experiencia con todos los asistentes.

Os recomiendo que descarguéis esta aplicación que además de hacernos la vida más fácil a la hora de crear una receta nos enseña como prepararlas y nos da posibilidad de compartirlas con todo el mundo en nuestras RRSS (Redes Sociales) además de poder participar en divertidos concursos.

Cerveza Bizarra, la cerveza charra 100% artesana

La cerveza artesana Bizarra nace de la ilusión, el emprendimiento y el buen trabajo e investigación de unos emprendedores que elaboraban su propia cerveza para consumo propio. Piru y Arantxa empezaron haciendo 20 litros cada 15 días y como tenía muy buena aceptación entre los amigos y familiares decidieron montar su propio negocio de cerveza artesana.

Comenzaron fabricando de 500 a 1000 litros al mes y ahora ya elaboran más de 1500 litros. Esto depende de la demanda y hay que tener en cuenta que los lotes tardan 40 días en estar listos. Tienen habitualmente un lote en el fermentador, un lote en almacén y otro lote etiquetando, de tal manera que haya una continuidad en el proceso.

La diferencia de estas cervezas artesanas con las industriales es abismal, tanto en sabor como en aroma. Las cervezas industriales llevan ingredientes como extractos de lúpulo, maíz… cosa que las cervezas no deberían tener estos ingredientes, no son 100% malta y lúpulo. Qué pasa, que estos ingredientes son mucho más económicos, por lo que el gasto de producción es menor.

La malta es cualquier tipo de cereal malteado. Se pueden maltear diferentes cereales, los más utilizados cebada, trigo o arroz (como las cervezas japonesas). Maltear es primero germinar y después tostar. Germinar el grano. Se suele utilizar de base la cebada malteada y después se le añade la proporción que la receta requiera de otro cereal. El malteado también tiene diferentes grados de tostado por lo que los sabores serán diferentes según se utilicen a la hora de elaborar una receta.

Las cervezas artesanas Bizarra utilizan en sus recetas malta, agua, levadura y lúpulo (lo que le aporta el aroma y el amargor tan característico de la cerveza). No llevan nada más, ingredientes totalmente naturales. Para cada tipo de cerveza que fabrican mezclan 4 o 5 estilos distintos de malta y 4 o 5 tipos de lúpulo, los ingredientes son secretos. Dependiendo de en qué momento de la cocción se le añada te da unos matices de sabor u otros. El agua es importante porque dependiendo del tipo de agua el estilo de la cerveza es distinto. Hoy en día se puede simular el tipo de agua de diferentes zonas geográficas mediante la química pero lo ideal es utilizar el agua de donde la fabricas y si es de calidad, únicamente, quitar el cloro y los metales pesados.

En el proceso de elaboración de la cerveza primero se rompe la cáscara al grano para que salga ese embrión del que hablábamos antes. Se calienta el agua y una vez que alcanza la temperatura que estima oportuna el maestro cervecero se añade el grano. Entonces el grano se deja macerando durante un tiempo (puede ser una hora, hora y media, lo que estime el maestro cervecero para la elaboración de cada receta) y en ese proceso se extraen el almidón y los azúcares del grano que después se convertirán en alcohol. Cuando pasa el tiempo de maceración se pasa a otro tanque y se separa el mosto del grano repitiendo el proceso varias veces para que se filtre bien. Después se devuelve a otro tanque y se sigue cocinando. Dependiendo de la temperatura a la que se cocine las cervezas tienen más o menos cuerpo y serán más o menos secas. Hay que controlar bien la temperatura para que se extraigan bien los azúcares y almidones.

Después se añade el lúpulo. Dependiendo del momento en que se eche el lúpulo tendrá unos matices u otros. El siguiente paso es filtrarlo, pasarlo a los fermentadores y añadir la levadura. Y para esto, antes hay que bajar la temperatura de la cerveza mediante un sistema de tuberías de por las que pasa agua fría. Una vez enfriada a la temperatura deseada la pasan la fermentador y echan la levadura para que se active y no se muera. La levadura se va comiendo los azúcares y así se genera el alcohol. Cuando se sabe la cantidad de azúcar que se tiene ya se puede calcular la graduación alcohólica que tendrá la cerveza. Así cuanto más grano echemos más graduación alcohólica tendrán las cervezas. La levadura trabaja durante 4 días y cuando se van terminando los azúcares la levadura se va degradando y cuando cae al fondo del fermentador se saca. El CO2 que se genera en el fermentador sale por la parte superior. En estas cervezas no se añade gas sino que se genera de forma natural.

De los fermentadores pasa la cerveza a la sala de embotellado. Es una labor totalmente manual, incluso el poner la chapita y el etiquetado. La limpieza es muy importante en todo el proceso y en este paso en especial. Se limpian las botellas, se rellenan de cerveza por gravedad y después se coloca la chapa una a una.

Esta cerveza se conserva estupendamente, al ser natural y no estar pasteurizada las levaduras están vivas. Sanidad obliga a poner una fecha de caducidad pero nos aseguran que la cerveza se podría consumir pasada esa fecha. Hasta 5 años después la cerveza está buena, puede perder algunas propiedades pero se puede consumir perfectamente. Por ejemplo, las cervezas que son muy lupuladas, el lúpulo, que es muy aromático, se deja de notar. Pero en las cervezas que son muy maltosas, años después pueden estar incluso más ricas (como el vino), los sabores van cambiando y la cerveza va envejeciendo.

Se elaboran varios tipos de cervezas y cada una es un mundo diferente. Rubia, Tostada, Red Demon, Black, Trigo… Incluso elaboran una mermelada de cerveza rubia ideal para acompañar quesos o carne de caza.

En Bizarra les gusta experimentar diferentes técnicas para fabricar su cerveza. Una de las cervezas más curiosas la fabrican en temporada de invierno y sólo la comercializan durante ese tiempo. Es una cerveza de 9% vol. con aroma y sabor a bourbon. Es una cerveza que primero se elabora y después se mete durante 5 meses en barricas de roble americano (traídas de EEUU) que se han utilizado para elaborar el licor de bourbon al menos hasta tres veces.

La cerveza sigue fermentando en las barricas y gracias a un sistema dejan que salga el CO2 pero no entra ninguna bacteria, similar a la elaboración tradicional del vino. Es una cerveza de invierno para tomar a una temperatura de unos 10ºC. Es una cerveza que no está en el mercado siempre porque quieren asegurarse que las condiciones en las que la cerveza vaya a estar sean las optimas tanto en temperatura como a la hora de servirse.

Si tenéis la oportunidad os recomiendo que las probéis. Un placer poder visitar la fábrica, lo agradecemos Bizarra.

Ceviche de Corvina #40añosdandoenelblanco Barbadillo

Ingredientes:

  • 1 corvina 1Kg-1,5Kg
  • 5 limas para el zumo.
  • Un ramillete de cilantro.
  • Un pimiento rojo picante.
  • 1 ajo.
  • 1 cebolla roja.
  • 1 trocito de apio.
  • 1trocito de puerro.
  • 2 cucharadas de leche de coco.
  • 1 cucharadita de sal.

Preparación:

El ceviche es un plato típico peruano. En este caso lo vamos a hacer de corvina. Lo primero que haremos será la “leche de tigre”. Exprimiremos las limas para sacar el zumo y reservarlo en una ensaladera.

Nos pondremos seguidamente con el majado. Ponemos en un mortero el ajo picadito, un poco de pimiento rojo picante y sal. Lo dejamos como si de una pasta se tratase y le añadimos el apio y el puerro y seguimos trabajándolo en el mortero.

Cuando tengamos una pasta más o menos uniforme se lo añadimos al zumo de limón. Le añadiremos también la cebolla roja en juliana y el cilantro bien picado con tallo y todo. Le ponemos un par de cucharadas de leche de coco para contrarrestar la potencia del picante y la acidez, y listo.

Tenemos que sacar los lomos de la corvina, limpiarlos y quitarles las espinas y piel y trocearlo en dados. Podemos pedir en la pescadería que nos saquen los lomos limpios y así sólo tenemos que hacer los dados y quitar las espinas en casa.

Cuando tengamos los dados de corvina se lo añadimos a la leche de tigre y lo dejamos cocer con la acidez del limón al punto (ni muy hecho ni muy pasado es lo ideal, que conserve algo de su textura).

Para presentarlo podemos hacerlo en pequeños vasitos o en plato sobre unas rodajas de limón.

Podemos maridarlo estupendamente con Barbadillo por sus notas frescas y afrutadas que equilibran la potencia del ceviche en boca.

Alicante, un viaje diferente

Video-Crónica

Hace un día estupendo, la temperatura es muy agradable. La gente comienza a bajar a la Playa del Postiguet a primera hora de la mañana. Nosotros aprovechamos para dar un paseo por las calles de la ciudad, desayunar y cargar pilas. Nos espera un día lleno de actividades, lugares y, como no, gastronomía.

Nos acercamos al Mercado de Abastos de Alicante. Fue construido en 1921 y, en 1938, fue uno de los edificios bombardeados por la aviación fascista italiana durante la Guerra Civil española. Es por eso que, la plaza situada en la parte posterior, lleva el nombre de Plaza de 25 de Mayo en memoria a las victimas civiles.

El mercado de Alicante es enorme. Llama la atención su construcción y la cantidad de puestos que tiene. Dividido en dos plantas, en la parte superior una gran selección de carnes, embutidos, quesos, huevos… En la parte inferior, están los pescados y las frutas y verduras. En la zona de pescados encontramos también las conservas, los salazones y las mojamas, tan típicos de la comunidad Valenciana. Hay una gran variedad de pescados y mariscos    y mucha calidad. Y, es que, en una ciudad de costa (como Alicante) el pescado no puede ser más fresco. Parece que está vivo.

Las frutas y verduras también son de lo más variado. Y encontramos muchos productos de la Comunidad Valenciana. Cerezas, nísperos, ciruelas… y los “perucos de San Juan”, que son como pipas (se comen uno tras otro).

Dejamos el mercado y vamos a tomar un aperitivo a la Cervecería El Cantó, un establecimiento que lleva más de 30 años funcionando y que es un punto de referencia de la hostelería alicantina.

Un espacio no muy grande pero bien estructurado decorado en madera con mesas altas y varios espacios de barra donde poderse sentar a disfrutar con los amigos de una cerveza bien fresquita y un pincho muy rico.

Su propietario, Miguel García Navarro, “Hijo Adoptivo” de la ciudad de Alicante, lleva toda la vida trabajando en el mundo de la hostelería y asegura que esta profesión <<hay que sentirla y vivirla>>.

Los pinchos y montados están todos buenísimos y son muy variados. Nosotros probamos algunos de ellos y, sin duda, el ganador fue la “Pelota con sopa de cocido”, por su sabor, su textura blandita y jugosa, porque estaba de aplauso. Aunque todos estaban buenísimos…

Croquetas de bacalao, Cervecería El Cantó.

Montado de Anchoas con tomate, Cervecería El Cantó.

Montado de La Casa, Cervecería El Cantó.

Pelota con Sopa de Cocido, Cervecería El Cantó.

Aprovechamos la tarde y vamos dando un paseo por la Rambla hasta la Explanada. En la Explanada, suelen estar los puestos de artesanía y hay un escenario en el que, en ocasiones, hay actuaciones al aire libre.

Entre cientos de transeúntes, nos encontramos con EL MINUTERO. José Luis Navarro Martín, dejó el mundo de la hostelería para vivir de su pasión, la fotografía. Una fotografía muy especial.

(Entrevista a José Luis Navarro Matín, EL MINUTERO DE LA EXPLANADA)

Sus fotos nos transportan por unos instantes a otra época. Nos dio una clase práctica y nos enseñó cómo funcionan estas cámaras antiguas tan bien conservadas y restauradas. Además de hacer fotografía con estas cámaras, Jose Luis Navarro, se dedica a reconstruir estas joyas tan preciadas con un acabado profesional y cuidando el detalle. El proceso para obtener la foto final es muy interesante y totalmente manual, por supuesto. Un recuerdo para tener en nuestro escritorio.

Atravesando la plaza del Ayuntamiento llegamos al Casco Antiguo. Sus calles son mágicas.

Al atardecer, disfrutamos de las preciosas vistas que tenemos desde el Parque de la Ereta. Un paseo romántico rodeados de árboles frutales y plantas aromáticas.

En lo alto del monte se encuentra el Castillo de Santa Bárbara (que se puede visitar).

Bajamos de nuevo a la ciudad y tomamos una horchata de chufa en la Horchatería AZUL, maestros artesanos desde 1942.

Un pequeño, pero encantador local, en el que podemos disfrutar de una de las mejores horchatas de chufa que he probado en mi vida. En este negocio familiar todo el proceso de elaboración, tanto de las horchatas como de otros productos, se hace de forma tradicional.

Nos despedimos de Alicante no sin antes pasar a por un “Pollo a l´ast”, un pollo asado vuelta y vuelta en el Pollastre Alicantí, donde la familia Carretero-Antón lleva preparando pollos asados más de 50 años, desde 1964.

Un plato delicioso para llevar y despedirnos.

Hasta pronto Alicante.

Curry Tai de Pollo y Verduras con Noodles Salteados

Ingredientes:

Para el Curry Tai de Pollo y Verduras:

– 1 Pechuga de Pollo de Corral entera limpia y cortada en tacos

– 1 Pimiento Rojo

– 1 Pimiento Verde

-1 Pimiento Amarillo

– 1 cebolla dulce

– 2 zanahorias en rodajas

– 8 Ajetes en rodajas pequeñas

-100 g de tirabeques limpios y en juliana

– 3 rodajas de jengibre

– Cilantro

– Pasta de Curry Rojo

– 250 cl de Leche de Coco

-200 cl de Caldo de Pollo (Casero)

– Aceite de Oliva Virgen Extra LA SAHITA Variedad Morisca

– Sal

-Azúcar

Para los Noodles Salteados:

– 200 g de Noodles de Soba

– 1 chile amarillo

– Cilantro picado

– Aceite de Oliva Virgen Extra LA SAHITA Variedad Morisca.

– Salsa de Soja.

Preparación:

Lo primero que haremos es poner en la cazuela la cebolla, los pimientos, las zanahorias y los ajetes con un chorrito de Aceite de Oliva Vírgen Extra La Sahita. Lo ponemos a fuego medio y dejamos que vaya pochando.

Añadimos la pasta de curry rojo, el jengibre y el cilantro y rehogamos todo durante unos minutos.

Le añadimos un par de cucharadas de azúcar moreno y lo removemos todo de nuevo.

Después de rehogar le añadimos el caldo de pollo casero y dejamos que reduzca y evapore a fuego medio-alto.

Por otro lado vamos a ir marcar el pollo en una sartén con un chorrín de Aceite de Oliva Vírgen Extra.

Una vez que ha evaporado el caldo por lo menos la mitad le añadimos la leche de coco y en cuanto empiece a hervir los trozos de pollo. Dejamos cocer a fuego medio durante 10 minutos.

Transcurridos los 10 minutos le añadiremos en la parte superior los tirabeques en juliana que teníamos reservados. No removemos y lo tapamos y dejamos apartado del fuego. Se cocinarán con el propio calor del guiso mientras preparamos los Noodles Salteados.

Ponemos en un cazo agua a hervir y echamos los fideos. Contamos 4 minutos y los sacamos, aclaramos en agua fría (para cortar la cocción) y los dejamos escurrir.

Ponemos la sartén en el fuego con unas gotitas de Aceite de Oliva Virgen Extra La Sahita. Salteamos el chile y el cilantro con la pasta. Le añadimos un chorrito de Salsa de Soja y listo. Reservamos en un cuenco.

Para presentarlo colocamos en un plato hondo unos poquitos noodles y un poquito de curry rojo de pollo y verduras.

GINMOTIVE 2015

Este año hemos visitado de nuevo el GINMOTIVE, el Salón Internacional de la Gin y sus complementos. Hemos disfrutado muchísimo y hemos compartido esta experiencia con nuestros amigos de Toque Especial (a quienes agradezco la invitación) y El Club del Gin&Tonic, que nos han mostrado todas las novedades de este año. Pepe Orts nos deja alucinados con su creatividad una vez más con sus botánicos para Mixología.

 
También hemos podido probar las creaciones de algunas marcas de ginebras y vodka. Propuestas arriesgadas y otras que ya nos cautivaron el año pasado y este año hemos podido repetir de nuevo.

En el Túnel de Cata hemos adquirido nuevos conocimientos a través de los sentidos… Los aromas y sus diferentes matices.

El espacio exterior reservado para Hendrick’s nos ha cautivado. Decoración original que invitaba a los asistentes a participar en sus actividades. Propuestas muy atractivas y un gusto exquisito a la hora de preparar sus famosos Gin&Tonic.

 En este video os dejamos un resumen de todas las novedades de 2015 para los apasionados de la coctelería y de las copas de calidad. Dale un giro a tus Gin&Tonic y anímate a compartirlo con todos nosotros!