#BiboMadrid, la nueva propuesta de Dani García

La nueva propuesta del Chef Dani García llega a Madrid pisando fuerte. Un local maravilloso en el Paseo de Castellana, muy espacioso, con una decoración original y una iluminación impresionante. La cocina queda a la vista de la sala, es un espectáculo para los sentidos. Para sentarse se pueden reservar mesas para diferente número de comensales o bien disfrutar de nuestra experiencia sentados en alguna de las barras.

La carta es un largo viaje gastronómico pensado para compartir, para probar diferentes platos y volver para seguir viajando. Más de 50 platos donde poder degustar sabores de Málaga (con un apartado dedicado al atún rojo de almadraba) y de otras partes del mundo con un producto excepcional tratado de la manera más respetuosa y aportando toques creativos a las recetas tanto en sabores como en texturas.

Para empezar tomamos “Ensaladilla a la Andaluza”. Me encanta la ensaladilla y soy una fan de la mahonesa hecha en casa. Tengo que decir que es la primera ensaladilla que me como y es como si estuviera en mi casa. Un clásico del tapeo que para comenzar está fenomenal.

El “Tataki de Atún de Alambraba” estaba muy bueno, mantequilla que se deshace en el paladar. Estaba acompañado de pico de gallo, nori frito y salsa agridulce. Muy agradable la combinación de sabores sin restar importancia al producto.

Otro de los platos que tomamos fue el Ceviche de Corvina”. Ceviche amarillo de corvina, maíz fresco y seco, manzana verde, tomate seco y jalapeños. Un plato suave con el aporte justo de picante y muy rico.

No podíamos dejar pasar la parte de fritura andaluza. Nos decidimos por unas “Croquetas cremosas” de tinta (croquetas cremosas y crujientes del tradicional guiso de chipirones en su tinta) y de jamón (croquetas cremosas y crujientes de jamón y polvo seco de tomate). Estaban muy sabrosas y crujientes, un sabor muy limpio.

Nos recomendaron probar los “Langostinos crujientes Robuchon” (Langostinos de Sanlúcar de Barrameda envueltos en albahaca fresca y pasta brick). Iban acompañados de una salsa deliciosa para mojar.

Una cena sin postre no es una cena, así es que, de entre todos los postres (dulces, ideales para compartir e irresistibles), decidimos tomar “Sol de Marbella”. Un postre muy agradable y ligero. El sabor es adictivo, destaca la almendra, una crema de almendra marcona que contrasta con la explosión del sol, la frescura que aporta la crema de naranja y azahar. El sol dorado de Marbella es un postre fino, la variedad de texturas agradable y el bizcocho esponjoso y rico.

La experiencia gastronómica en #BiboMadrid ha sido estupenda, nos ha encantado. Un lugar para repetir viaje y descubrir nuevas sensaciones y sabores en cada visita.