Taberna La Candela by Javier García Peña

Salir de tapas o pinchos por Valladolid es una de las cosas que más me gustan cuando voy a la ciudad que me vio nacer. Además de tener una maravillosa ciudad con una oferta cultural y monumental estupenda, la oferta gastronómica tampoco cojea. Más bien todo lo contrario, cada día se superan más en la ciudad. Y prueba de ello es una de las últimas aperturas que recientemente ha engrosado muy positivamente la oferta gastronómica de Valladolid.

Hablamos de la Taberna La Candela, del Chef Javier García Peña (que además cuenta con el Restaurante Sibaritas Klub en la última planta del Museo de la Ciencia). Una propuesta variada de tapas, raciones… una tradición refrescada con un toque muy personal. Platos de toda la vida reinventados, creativos y muy originales. Una carta genial para compartir de principio a fin.

Estos son los platos que probamos:

Ensaladilla, mejillones en escabeche y aguacate. Un entrante original, diferente concepto de ensaladilla. Ideal para compartir. Presentación chula.

Tigrinchis. Tigres con kimchi. Un clásico con toque de la casa. Sabor y cremosidad con ese punto de gracia extra que le da el kimchi.

Croquetas de lechazo. Espectaculares, saborazo a lechazo asado, cremosas, crujientes. Se nota el lechazo y están para comerse una ración entera. Es muy probable que os peguéis por ellas si las compartes con alguien (jeje). Un producto clásico de Valladolid como es el lechazo en un bocado irresistible.

Tartar de atún con hummus de remolacha. Un tartar fresco y bien aliñado. El humus de remolacha acompaña estupendamente y le da un toque de color y de sabor muy rico.

Carrillera de ternera estofada. Un guiso rico y contundente. La parmetier y los hongos le vienen de perlas. La carne se deshace en la boca, jugosa, tierna, llena de sabor… la salsa de toma pan y moja. Un “must” de la casa.

Hojaldre, crema de jengibre y manzanas del Bierzo. Un postre fresco, rico. La crema de jengibre muy buena. Los dados de manzana son un punto y dan frescor al postre junto con la menta. Un bocado delicioso para terminar una buena comida.

Ciega de Saldaña, café y helado de piñones. Las ciegas son unos dulces tradicionales en muchos pueblos de Castilla-León. Son ligeras, no empalagan y son un recurso estupendo para crear un postre. El café y el helado de piñones (muy también de nuestra tierra, tierra de pinares) son un acompañamiento ideal.

La verdad es que nos encantó. Después de ir con mi madre a Sibaritas Klub (experiencia que nunca os he contado porque realmente fui a disfrutar de una velada maravillosa con ella y me olvidé por completo, casi, de todo lo demás), la verdad que tenía mucha curiosidad por conocer esta nueva propuesta. Sólo puedo decir que Javier García Peña no sólo no decepciona, sino que sorprende lo versátil que puede ser su cocina. Se nota que tiene una base tradicional muy marcada y a partir de ésta da rienda suelta a su creatividad y crea nuevas propuesta, ideales para compartir y para disfrutones a los que nos encanta este mundo loco de la cocina y de la gastronomía.

El equipo de la Taberna La Candela son estupendos, gente maja que además te explica los diferentes platos con detalle y de forma muy cercana. La bodega está muy bien también, con una oferta también variada y vinos interesantes para probar y sorprenderte. En nuestro caso tomamos “Cucú cantaba la rana”. Un vino verdejo de 2016 de uvas procedentes de La Seca, joven, fresco y que va estupendamente para maridar con un aperitivo, pescados, platillos ligeros y hasta con el postre.

Volveremos pronto a visitar la Taberna La Candela con ganas de probar nuevos platos y compartir un momento estupendo en torno a una mesa, con una copa de vino y quién sabe si de nuevo, una celebración.

Koma Bah, la nueva propuesta de Fernando Limón

En uno de los lugares más tranquilos de la Sierra Norte de Madrid, en Collado Mediano, se encuentra La Torre Box Art. Un hotel tranquilo, donde se aúnan descanso, arte y gastronomía.

Su Restaurante Koma Bah es la nueva propuesta del chef Fernando Limón, propietario del Restaurante La Sopa Boba de Alpedrete, quien ha diseñado una carta muy sugerente, variada y original junto a Javier Molero (Jefe de Cocina en Koma Bah).

Comimos en el restaurante para probar los nuevos platos y nos encantó el lugar, decorado con esmero y mucho gusto. Destacar la luminosidad (incluso en días nublados) y el entorno.

Comenzamos esta experiencia gastronómica probando unas mantequillas artesanas saladas y unos estupendos aperitivos para abrir boca. Mientras, ojeamos la carta y nos dejamos aconsejar en la elección de los platos.

Mantequilla de Ajo Negro. Mantequilla de mostaza. Mantequilla de eneldo, madarina y pepinillo.

Croqueta de ropavieja de cocido con pisto y Hummus con verduras encurtidas.

La carta está ideada para tomar cada comensal sus platos a elección o para compartir. Además de la carta también existe la posibilidad de tomar un menú degustación compuesto de diferentes platos a compartir. Nosotros decidimos compartir varios platos y propuestas de la carta y fuera de carta (las sugerencias del día).

Entrantes:

Croquetas de pollo Teriyaki con mahonesa de lima e hito togarashi y Croquetas de Jamón Joselito con espuma de patatas. Unas croquetas cremosas y muy ricas.

Giozas de carabineros con salsa americana thai y semillas de chia. Un bocado lleno de sabor, la salsa americana estupenda y la chia hidratada le da un punto especial con la gelatina.

Brioche de eneldo al vapor relleno Gravlax (gravad lax), salmón marinado y alioli del marinado. Esponjoso bollito y delicioso salmón marinado, un entrante fresco que te transporta a los países escandinavos en cada mordisco.

Pan Bao de panceta a la brasa con alioli, pepinillos, cebolleta, hierbabuena y salsa hoisin de fresas. Brutal, un plato fuera de carta que deberían incluirlo sin duda alguna. La panceta tremenda.

Curry verde de verduras. Un clásico de la cocina tailandesa, con su puntito picante acopañado de arroz y lima (unas gotitas aportan el punto ácido que piden los currys).

Pulpitos Kara-Age con mahonesas caseras (japo, wasabi y pimentón de la vera) e hito togarashi. Crujientes mini pulpitos que se comen como pipas. Las mahonesas (de sabor súper equilibrado) le dan un toque diferente en cada bocado al plato.

Cuchara:

Ramen de aquí y de allá (Caldo untuoso, fideos udon, huevo a baja temperatura y ternera). Un delicioso ramen con su caldito de cocido y su huevo a baja temeperatura que cuando rompe convierte el plato en algo espectacular.

Pescados:

Pez mantequilla marinado en miso con shitakes encurtidas y salsa tártara japonesa elaborada con alcaparras, cebolla, pepinillos, aceite de sésamo, yuzu y karashi (polvo de mostaza). Muy bueno, una forma diferente de tomar el pez mantequilla, la salsa de miso y la salsa tártara se complementan estupendamente.

Pulpo ahumado con emulsión cítrica de aguacate, crema Cheddar y pico de gallo. El pulpo muy bueno, una combinación muy rica, la crema cheddar suave y el pico de gallo que le da la gracia. Eché de menos que picase un poquito más pero es que a mí me encanta el picante.

Carnes:

Carrilleras de ternera al curry rojo con risotto de trigo sarraceno. Un plato contundente y muy bueno. Punto de picante perfecto, la carne se deshace en la boca y el acompañamiento del risotto de trigo sarraceno un acierto, cremoso.

Taco de cochinillo confitado con naranja, jengibre y cardamomo, dados de piña en almíbar, rabanitos encurtidos y puré de patata agripicante (kimuchi y lima). Una forma diferente de tomar el cochinillo, se deshace en la boca, un punto genial y el acompañamiento le va de perlas.

Postres:

Tiramisú de haba tonka, queso Embrujo de la Sierra de Guadarrama, gel de manzana verde y membrillo. Suave, creomoso y sutil sabor a queso.

Lemon pie y fruta de la pasión. Una explosión de sabor en la boca. Dulce, ácido, untuoso… una fiesta de contrastes irresistibles y adictivos. El crumble es una pasada.

Arroz con leche de coco, fresa lyo, nubes de yuzu y sésamo garrapiñado. Un arroz con leche diferente, el sabor del coco es muy suave y se agradecen los diferentes toques que le aportan las fresas, el sésamo y la gelatina (crunch, dulce y ácido/fresco).

La elección del vino en esta ocasión fue un acierto, tomamos un vino blanco. Mestizaje blanco 2016, un vino joven D.O.P El Terrazo, elaborado por la Bodega Mustiguillo. Un coupage de Merseguera (60%), una variedad indígena escasa hoy en día, Viognier (35%) y Malvasía (5%). Los viñedos, que se encuentran a más de 900 metros de altitud, se cultivan mediante una viticultura ecológica. Marida estupendamente con pescados, verduras, carnes blancas, ahumados, ensaladas complejas, aperitivos…

En La Torre Art Box tienen su propio agua microfiltrada, un proceso por el cual filtran y purifican el agua para disfrutar de un agua pura y sin sabores que embotellan de forma elegante.

Nada como un coctel para rematar una comida tan buena, para la ocasión un coctel de Flor de sake. Un lujo para la vista y para el paladar. Ligero, poco alcohólico y lo justo dulce.

Podemos decir que la experiencia fue estupenda, un servicio muy bueno, equipo atento y las explicaciones de los platos muy detalladas. Los platos una delicia, deseando volver a visitar Koma Bah, sin duda no dejará indiferentes a aquellos que lo visiten y disfruten de su variada, creativa y original oferta gastronómica.

Esperamos que disfruten como nosotros, muchas gracias.

#Elementos, un día inolvidable en LA FINCA (Elche, Alicante)

Creo que este es uno de los viajes con los que había soñado desde hace mucho tiempo y por fin este año se hizo realidad mi sueño. Visitar La Finca, en Elche es una de las experiencias que más he disfrutado en mi vida, un lugar mágico, un entorno inigualable y, una cocina y puesta en escena, realmente espectacular.

Sin duda alguna, se respira la vitalidad, la alegría y la fuerza de su chef (cocinera) en cada lugar de esta casa y en cada plato se puede ver su alma, su personalidad y el buen trabajo de todo un equipo que funciona como una máquina perfectamente engrasada. Ver trabajar a este equipo al completo en las cocinas es algo que eriza el vello y emociona.

Susi Díaz lleva 30 años al frente de La Finca, como propietaria y chef del restaurante. Desde pequeña muy unida a sus dos abuelas y a la cocina a través de ellas. Autodidacta tenaz que a base de esfuerzo y tesón ha llegado a mantener desde hace 10 años una Estrella Michelin y dos Soles Repsol. Además de colaborar con diferentes programas en conocidos medios, presenta junto a Alberto Chicote desde hace cuatro temporadas Top Chef, el talent show de Antena 3 dirigido a cocineros profesionales.

Desde el minuto uno en que llegamos a La Finca no pararon de dispararse las sensaciones en mi cuerpo y en mi mente. Y es que el menú degustación que tuvimos la oportunidad de disfrutar fue alucinante en cada una de sus creaciones.

ELEMENTOS. Es escuchar esta palabra y nos viene al pensamiento los Cuatro Elementos de la Naturaleza: TIERRA, AGUA, AIRE Y FUEGO. Y en efecto, nos encontramos ante un menú inspirado en los mismos. Creatividad y originalidad en cada uno de los platos y mucho sentido.

Cada uno de mis sentidos estaba alerta pues cada plato escondía una sorpresa más increíble si cabe que el anterior. Yo sólo podía pensar: “Ojala esto no acabara nunca”(mientras se me saltaban las lágrimas).

Para comenzar tomamos una cerveza natural artesana elaborada por GALANA en exclusiva para Susi Díaz. Una cerveza ale rubia elaborada a base de una especial selección de maltas: viena, pale ale, gold, blonde y abbey, escogiendo los lúpulos hallertau perle flor. Una cerveza ideal para acompañar algunas de las creaciones más conocidas de la chef. Disfrutamos de un estupendo aperitivo que nos sirvieron para acompañarla. Un delicado helado de esparrago blanco en forma de almendra acompañado de cacahuetes y espárrago verde.

El menú lo abrían cuatro aperitivos dispuestos en una torre de cajitas de madera. En cada una de las puertas de las cajitas el nombre de un elemento. Detrás de cada puerta una deliciosa sorpresa. Cuatro bocados a modo de obertura que eran el preludio de una sinfonía gastronómica.

TIERRA- Falsa trufa.

AGUA- Margarita de pomelo.

AIRE- Etereo de queso.

FUEGO- Berenjena carbonizada.

Para maridar con el menú nos recomendaron un vino blanco estupendo, EL LOCO, de Bodegas Canopy. Un vino garnacha blanca 100% D.O. Méntrida. Un vino que sorprende en naríz, notas a hierba fresca que se completan con matices ahumados y especiados propios de la fermentación y crianza en barrica. En boca fresco con notas minerales, retronasal largo, amplio y persistente. Combina perfectamente con carnes suaves y pescados en salsa o mariscos.

Tras las entradas pudimos degustar tres platos de cada uno de los elementos: TIERRA, AGUA, AIRE y FUEGO.

TIERRA

  • Nuestro Tomate (Fotografía cedida por Restaurante La Finca). Tartar acompañado de helado de tomate. Sabor intenso.

  • Parmentier de Patata Morada. Destacar el sabor sutil de la trufa y del aceite. El crujiente que corona el plato es un jardín en la boca.

  • Crema de Guisantes. Intenso sabor a guisante, me encantó el retrogusto picante que queda de fondo en boca. Importante tomar cada bocado en conjunto.

AGUA 

  • Cigalas al Vapor de Tosaka Verde. Bocado de mar respetando el sabor del producto. Me encantó la combinación con las algas y las perlas rojas cítricas que explotaban en boca.

  • Falsa Espardeña con Lechuga Brasa. Los crujientes son geniales y aportan el toque crunch al plato marino.

  • Merluza con Pilpil de Gambas. La merluza estaba de escándalo, meloso pilpil de gambas y un sabor delicado y delicioso. Los piñones aportan el crujiente y las flores son notas de color que de nuevo nos transmiten personalidad y dan toques de sabor floral al plato.

AIRE

  • Nube de queso con trufa. Delicado helado cremoso de queso acompañado de un crujiente y el sabor inconfundible de la trufa.

  • Arroz con Pichón. Un plato lleno de sabor, recuerdos en mi mente del sabor de la “salmorreta” alicantina. El crujiente de aceituna negra destaca y da crunch al plato.

  • Magret de Pato. Un plato redondo, carpaccio de magret de pato combinado con foie y confitura de naranja amarga, equilibrio perfecto entre lo graso y lo cítrico.

FUEGO 

  • Leche Frita. Flambeada en el momento, suave la esencia de naranja y riquísima la galleta de mantequilla.

  • ¨Macaroon¨ Picante. Un macaroon diferente, con un toque picantito.

  • Savarín. Crema deliciosa, presente el azafrán y esponjoso bizcocho de chocolate.

Creo que nunca me había emocionado tanto, cuando se llevaron el último plato me dio tanta pena que se me volvieron a saltar las lágrimas, se había terminado la experiencia.  Si tuviera que sacar una conclusión podría decir que es una cocina con mucha personalidad, muy verdadera, destacando el respeto al producto. El producto es el rey que destaca más si cabe aportando o acompañándolo de elementos crujientes, flores y cítricos en sus platos.

Me encantaron las sales que nos pusieron para probar junto con el aceite de oliva virgen extra también elaborado en exclusiva para La Finca.

SAL SUSI DÍAZ

FLOR DE SAL CON OLIVAS NEGRAS DE MAYORCA

Cada mesa estaba decorada con una preciosa escultura.

Me sentí tan bien, tan a gusto… he de agradecer que me facilitaron un espacio para poder cambiar a mi bebé, lo agradezco de corazón, pues no en todos los restaurantes puedo ir con él (y eso que es un bendito y le encanta probar todo desde que tenía pocos meses)… no soy de reivindicaciones pero creo que todas las madres deberíamos poder ir a todas partes con nuestros bebés, de hecho creo que es algo muy positivo para ellos, aprenden desde recién nacidos a probar de todo y a su vez les enseñas desde que son pequeños a comportarse y a disfrutar de las experiencias gastronómicas junto a sus padres en un restaurante. A mi me enseñaron mis padres así desde pequeña.

Muchísimas gracias por una experiencia tan especial, muchas gracias Susi, para ti y para todo el equipo, porque es un trabajo estupendo el que hacéis y hacéis felices a muchas personas cada día con vuestro trabajo. Es un privilegio haber podido visitar vuestra casa, La Finca. Volveremos para seguir #soñandosabores.

La Tasquería de Javi Estévez

Hace unos días, hablando con mi buen amigo Víctor Esteban (Noticias Cuatro), cinéfilo y gran entusiasta del “Séptimo Arte”, le pedí consejo para un nuevo proyecto que tengo entre manos. Comentábamos películas relacionadas con la cocina y la gastronomía de diferentes lugares del mundo. Películas donde las artes culinarias eran el tema central o principal, en las que era un recurso muy interesante para reflejar costumbres sociales o familiares o en las que era un hilo conductor o un motivo para captar la atención del espectador aunque no tuviera nada que ver con lo que realmente se refiere a la cocina que todos conocemos.

Sin saber cómo, salió el nombre de “El silencio de los Corderos” (y secuelas) y, enseguida, me vino a la mente un restaurante al que hace unos meses tuve el placer de visitar y del que aún no había tenido la oportunidad de escribir, La Tasquería de Javi Estévez.

Seguramente os estéis preguntando qué demonios tiene que ver un restaurante, y en concreto éste, con un thriller policiaco de terror psicológico y, que si recordamos algunas de las escenas, aún se nos ponen los pelos de punta… Pues tiene que ver mucho. Algunos pensaréis que una comparación así es un sacrilegio, pero cuando terminéis de leer espero que veáis que no es nada negativo sino todo lo contrario, es algo muy positivo desde el punto de vista gastronómico.

Javi Estévez, fue concursante de la primera edición del famoso programa de televisión Top Chef de Antena 3, donde cocineros de toda España ponen a prueba sus habilidades y compiten por convertirse en el mejor cocinero de cada edición. Pero Javi Estévez tiene un recorrido muy largo junto a los fogones. Comenzó en la Escuela Superior de Hostelería de Galicia y se ha curtido desde sus inicios en verdaderos templos del buen comer hasta que decidió montar su propio restaurante.

Tuve el placer de conocerle personalmente en unas Jornadas Culinarias que coordiné en un centro comercial de Madrid y desde entonces he seguido muy de cerca su trabajo y su cocina. Una bellísima persona y un gran profesional.

Siempre pensé que las vísceras y los despojos internos eran algo poco apetecible. Más teniendo un padre que era Catedrático de Cirugía y Jefe de Servicio de Digestivo. Jamás entró en mi casa ni siquiera un filete de hígado… Otros platos como los callos, en cambio, nos encantaban y era el plato estrella de algunos fines de semana acompañados, eso sí, de patatas en cubitos que hacía mi madre… Pero lo que se refiere a vísceras y lo que pudiera recordar a las mismas no era bienvenido. Recuerdo que la coliflor tampoco le hacía nada de gracia a mi padre pues le recordaba a los sesos… a mi me encantaba con bechamel y gratinada al horno.

Es por esto que si estuviera aún con nosotros no se si sería capaz de llevarle a este restaurante pero estoy convencida que si no le dijera de qué se trataba lo que estaba comiendo le encantaría al igual que nos gustó a nosotros.

Para la ocasión probamos el menú degustación haciendo caso de las recomendaciones del chef y, aunque hace poco han cambiado la carta, os dejamos los platos del este menú que tanto nos gustó. Cada uno pedimos platos diferentes para probar de todos y fue una selección más que acertada.

Lengua de ternera curada con aceitunas aliñadas de Málaga.

Paté de perdiz, manzana y oloroso.

Lengua en escabeche con laminas de almendra.

Mole de carrillera de ternera.

Rabito de cerdo, anguila y queso ahumado.

Corazones de pato con salsa Cumberland.

Guiso de callos, pata y morro.

Degustación de quesos con membrillo y frutos secos.

Postre dulce.

He de decir que me quedé con ganas de probar la recomendación que nos hicieron unos amigos, los sesos. Si Hannibal Lecter fuera un personaje real y no un personaje de ficción seguro que también se habría quedado con ganas de probarlos después de catar unos platos tan deliciosos. Un gran descubrimiento. No tardaremos en acercarnos a probar su nueva carta y dejarnos sorprender de nuevo con sus suculentos platos. Una propuesta atrevida y muy bien desarrollada. #SomosCasqueros

Restaurante Trigo, una cocina contemporánea-tradicional en Valladolid

El Restaurante Trigo abrió sus puertas hace 10 años. La cocina de este restaurante se caracteriza por ser moderna y con sentido. Ese sentido es la tradición, una base tradicional de cocina convertida a formas originales, texturas y sorpresas culinarias llenas de sabor. Y es que, el sabor, sí señor, son capaces de concentrarlo al máximo en delicados bocados.

Y digo que el sabor logran concentrarlo porque el menú degustación que tomamos fue sin duda un lujo de variados sabores. La presentación muy cuidada, fruto del trabajo esmerado, de la investigación y del estudio que hay detrás de cada plato.

Entre las propuestas que tiene Trigo cabe destacar una carta y unos menús degustación que cambian según temporada. Los mejores ingredientes y un respeto absoluto por el producto con curiosos matices hacen las delicias de los paladares más exigentes.

Tiene una extensa, variada y original selección de vinos que podemos maridar armoniosamente con las diferentes propuestas gastronómicas.

MENÚ  TIERRA  DE  SABOR (enero 2017)

1.- Bienvenida: Torrezno con bacalao y ajo negro

2.- Aperitivos (de izquierda a derecha) Taco de setas escabechadas, Snack de morcilla y Esfera de brandada de bacalao y tinta de calamar.

3.- Esferas de Aceite de Arbequina (de Medina de Rioseco) y Tomate

4.- Roast beef con ensalada (Frisé y Lenteja de agua)

5.- Huevo con Pisto y patata soufflé

6.- Pichón con lentejas (Pichón de Tierra de Campos)

7.- Quesos de Castilla y León

8.- Postre: Manzana y Calvados

Nada como unos Minardises para acompañar al Café.

Parece increíble que en el “Imperio del Lechazo” un restaurante como Trigo haya triunfado. Y es que, su chef, Victor Martín y su mujer, Noemí Martínez, responsable de la sala y sumiller, han hecho de este restaurante uno de los mejores de Valladolid donde disfrutar de una estupenda experiencia gastronómica.

Un lugar acogedor, elegante y con una decoración muy sencilla donde predominan los colores crema y la madera. Un lugar donde uno se siente muy cómodo.

Un lugar, sin duda alguna, para volver. Felicidades por estos 10 años y que cumpla muchos más.

PRESENTACIÓN DE LA NUEVA CARTA EN RESTAURANTE GAUDIUM

Gaudium y el chef Juan Carlos Peñas presentan la nueva carta para esta temporada. Gaudium tiene una oferta gastronómica muy particular y en parte esto se debe a la inquietud de su cocinero por descubrir a los comensales su cocina. Una cocina basada en la cocina tradicional y sabores y sensaciones que nos hacen viajar a través de gastronomía sefardita, mediterránea, iraní, o del norte de África.

Aunque se le da una vuelta a la carta, algunos de los platos de la casa siguen manteniéndolos como el tradicional Rabo de toro con uvas o las Láminas de pulpo.

Recuerdos de la cocina sefardita en el Pollito Tomatero al horno con paté de berenjena, las Alitas al estilo sefardí o en el Salmón al horno con salsa de hinojo.

De los entrantes probamos la Ensalada de patata y atún salteado con mojo rojo, recuerda las tradicionales papas arrugás de Canarias. La Ensalada de bulbos con mostaza y crujiente de cecina, un plato fresco que sorprende en cuanto a sabor y texturas presentado en tartar. La Brandada de bacalao, un bocado suave con la gracia del pimentón y el aceite de oliva viergen extra.

Un plato tradicional fuera de carta destacable la Carrillera en salsa, muy tierna. También probamos el Lomo de vaca relleno de Idiazabal.

Un plato original y de sabores que recuerdan la cocina libanesa, marroquí o persa, la Hamburguesa de cordero con parmentier de calabaza y okras, donde se encuentran en equilibrio el aroma a menta, clavo y el comino.

Un plato con historia es el Solomillo de cerdo con salsa de azafrán y tomillo o Solomillo Barroco. Nos cuenta Juan Carlos Peñas que receta original pertenece a un grupo de monjes italianos. Tiene un toque de cacao en polvo y almendra tostada muy agradable.

Un plato fresco y contraste de sabores en el Tataki con salsa de pomelo y sésamo acompañado de ensalada de mango y ajetes.

Para terminar nada mejor que un postre. Probamos el Chocolate en texturas, nada dulce para los que les gusta el auténtico sabor del cacao y la Tarta de mango con yogur de menta y falso helado de coco, una tarta suflada delicada que acompaña estupendamente con el frescor de la salsa de menta y el sabor exótico del coco.

Una oferta diferente en la zona de Chamberí cuidando el producto y cada una las elaboraciones de sus recetas. Una cocina hecha desde el cariño y el respeto al producto.

GAUDIUM CHAMBERI

C/ Santa Feliciana 14, 28010 MadridWatch movie online The Transporter Refueled (2015)

RESERVAS: Teléfono: 91 594 30 37

Reservas a través de nuestra web www.gaudiumchamberi.com 20% de descuento  

#BiboMadrid, la nueva propuesta de Dani García

La nueva propuesta del Chef Dani García llega a Madrid pisando fuerte. Un local maravilloso en el Paseo de Castellana, muy espacioso, con una decoración original y una iluminación impresionante. La cocina queda a la vista de la sala, es un espectáculo para los sentidos. Para sentarse se pueden reservar mesas para diferente número de comensales o bien disfrutar de nuestra experiencia sentados en alguna de las barras.

La carta es un largo viaje gastronómico pensado para compartir, para probar diferentes platos y volver para seguir viajando. Más de 50 platos donde poder degustar sabores de Málaga (con un apartado dedicado al atún rojo de almadraba) y de otras partes del mundo con un producto excepcional tratado de la manera más respetuosa y aportando toques creativos a las recetas tanto en sabores como en texturas.

Para empezar tomamos “Ensaladilla a la Andaluza”. Me encanta la ensaladilla y soy una fan de la mahonesa hecha en casa. Tengo que decir que es la primera ensaladilla que me como y es como si estuviera en mi casa. Un clásico del tapeo que para comenzar está fenomenal.

El “Tataki de Atún de Alambraba” estaba muy bueno, mantequilla que se deshace en el paladar. Estaba acompañado de pico de gallo, nori frito y salsa agridulce. Muy agradable la combinación de sabores sin restar importancia al producto.

Otro de los platos que tomamos fue el Ceviche de Corvina”. Ceviche amarillo de corvina, maíz fresco y seco, manzana verde, tomate seco y jalapeños. Un plato suave con el aporte justo de picante y muy rico.

No podíamos dejar pasar la parte de fritura andaluza. Nos decidimos por unas “Croquetas cremosas” de tinta (croquetas cremosas y crujientes del tradicional guiso de chipirones en su tinta) y de jamón (croquetas cremosas y crujientes de jamón y polvo seco de tomate). Estaban muy sabrosas y crujientes, un sabor muy limpio.

Nos recomendaron probar los “Langostinos crujientes Robuchon” (Langostinos de Sanlúcar de Barrameda envueltos en albahaca fresca y pasta brick). Iban acompañados de una salsa deliciosa para mojar.

Una cena sin postre no es una cena, así es que, de entre todos los postres (dulces, ideales para compartir e irresistibles), decidimos tomar “Sol de Marbella”. Un postre muy agradable y ligero. El sabor es adictivo, destaca la almendra, una crema de almendra marcona que contrasta con la explosión del sol, la frescura que aporta la crema de naranja y azahar. El sol dorado de Marbella es un postre fino, la variedad de texturas agradable y el bizcocho esponjoso y rico.

La experiencia gastronómica en #BiboMadrid ha sido estupenda, nos ha encantado. Un lugar para repetir viaje y descubrir nuevas sensaciones y sabores en cada visita.

Campamento Gastronómico en Restaurante ARCE

Comienza el verano con el primer Campamento Gastronómico que se hace en Madrid

Madrid, Junio de 2016

Iñaki Camba y su hijo Unai no se conforman con elaborar menús a cuatro manos. El esmero en su trabajo, el cuidado por el cliente y la exigencia en el producto de estricta temporada quieren compartirlo con cocineros, reposteros y bodegas de reconocida trayectoria.

Esta es la nueva iniciativa gastronómica en el Restaurante Arce:

Cinco oportunidades, cinco días, doce cocineros y seis reposteros prepararán un menú exclusivo los días 15, 16, 17, 18 y 19 de junio para descubrir lo mejor del panorama gastronómico nacional y europeo. Cinco intensos días que permitirán revelar creaciones en la mesa elaboradas por algunos de los mejores cocineros de España.

Durante la semana, se contará cada día a la hora del almuerzo con 2 cocineros y un repostero, que elaborarán un menú exclusivo donde la personalidad de cada uno de ellos se verá reflejada en el arte de la elaboración, emplatado y sabor; y el último día se doblará servicio, con una propuesta para mediodía y otra para la noche.

¿Hambre?, ¿apetito? o ¿ganas? La intención como siempre es disfrutar. Ahora, en un campamento donde el maridaje o las armonías no van a pasar desapercibidos. Y que vendrán de la mano de una gran cerveza y referencias vinícolas que se han hecho indispensables en una buena mesa. Con todos ellos se regarán los menús de los grandes chefs.

¡Se empiezan a calentar los fogones de Arce en compañía!

Os lo contaremos de primera mano.

Dirección: C/ Augusto Figueroa, 32 – 28004 Madrid – Teléfono: 91 522 04 40- 91 522 59 13

Horario: de lunes a sábados de 13:30 a 16:00 y de 21:00 a 00:00 h. Domingos cerrado

Parking próximo: Augusto Figueroa

Huele a primavera en La Sopa Boba

Llega la primavera y con ella nuevos productos de temporada. En La Sopa Boba, Fernando Limón prepara platos deliciosos. Cada vez que le visitamos quedamos maravillados. La combinación de sabores, sus matices y su imaginación a la hora de cocinar convierten a Fernando en un genio de la cocina. La Sopa Boba es un restaurante único en Madrid y cada experiencia es diferente y siempre agradable. El trato magnífico.

Lo mejor de todo es que Fernando siempre está evolucionando, su cabeza funciona a diario para idear nuevas propuestas y hacer viajar a sus comensales a través de los sabores y las texturas por el mundo de la gastronomía.

Una de las cosas que más me gustan de este restaurante es que siempre tiene platos fuera de carta y lo mejor, sin duda alguna, es dejarse sorprender. En esta ocasión probamos cuatro platos y, salvo la anguila, los demás estaban fuera de carta. El orden de presentación fue ideal, del sabor más suave y matices más sutiles al sabor más potente.

Ensalada de pez mantequilla

Una ensalada ligera y rica. El pez mantequilla marinado es suave y se deshace en la boca. La quinua, la fruta liofilizada y las semillas (gogi, sésamo…) le dan el toque crujiente. Los brotes le dan el toque verde. La acidez que aporta la gelatina muy interesante.

Anguila Teriyaki con gelatina de mango y virutas de foie y kimchi de callos

Un plato redondo. La presentación en tan bonita que te da pena comerlo. Lo mejor tomar un bocado que tenga de todo un poco. La anguila está decorada con perlas de arroz que le aportan una crujiente sorpresa. La combinación de sabores es estupenda, es un mar-aire-tierra. El foie le aporta el toque graso justo y queda un regusto estupendo. Los callos son pura textura. la gelatina da frescor y ese punto dulce. Los filamentos de Ito Togarashi (filamentos de chili liofilizados) le aportan un puntito picante que es muy agradable.

Giozas de gambas al ajillo

Un plato de nuestra gastronomía pero con una vuelta de hoja. Están buenísimas, es un bocado intenso y la salsa dulce que acompaña le da esa chispa que se enciende en tu cerebro. Nada como darle una vuelta a los platos tradicionales para sorprender un paladar.

Salteado de setas Colmenillas y Perrechicos

Como se suele decir si todo lo demás estaba bueno este plato estaba para caerse en la cazuela y ponerse fino. Espectaculares, un sabor intenso a monte, a primavera. La salsa de toma pan y moja. Y nada mejor que mojar con el pan de Madre Hizo Pan. Y es que el mejor pan que he probado aquí lo hacen en la sierra de Madrid.

Para maridar los platos elegimos un vino blanco. Probamos Chass, un vino blanco que nos recomendaron. Vaya descubrimiento! Cuando lo olí su aroma me teletransportó a las sidrerías del País Vasco. Un vino blanco diferente, sorprendente que merece la pena probar y que seguro repetiremos.

No puede haber comida sin un postre y los postres en La Sopa Boba son riquísimos y la carta es muy variada.

La maceta de chocolate en texturas con salsa de mango

Es un clásico que a los amantes del chocolate les encantará igual que me encanta a mí. El punto ácido de la salsa de mango de la regadera combina de maravilla con el chocolate. Las flores también son comestibles. Es muy divertido regar la maceta y después tomar la cucharada del fondo hacia arriba.

Sopa de cereza

Una sopa de cereza con un sabor intenso a cereza. En el centro una bola de helado de vainilla. Combinado muy rico, buenísimo.

Para terminar un café con leche y unas copitas. Y es que en La Sopa Boba preparan unos gin&tonic… bueno, la imagen lo dice todo. Un brindis por La Sopa Boba.

Fernando Limón nunca deja de sorprender con sus recetas, una forma diferente, interactiva y 100% original de disfrutar de la gastronomía.

Hasta pronto!

JORNADAS GASTRONÓMICAS COCINA SEFARDITA RESTAURANTE GAUDIUM

Del 11 al 23 de abril de 2016 el Restaurante Gaudium Chamberí organiza unas estupendas jornadas de cocina sefardita. Una cocina tradicional renovada que hace viajar a través de sabores y aromas.

Durante dos semanas los comensales podrán degustar platos de esta cocina desconocida para la gran mayoría, a pesar de que los orígenes de la gastronomía española se basan en su influencia.

Un poco de historia

Las comunidades hebreas vivieron en España hasta el año 1492 que fueron expulsados por los Reyes Católicos; hasta entonces, la cocina judía se basaba en los elementos propios de la península. Fue a partir de entonces, cuando este pueblo comenzó a configurar la gastronomía sefardí, adquiriendo las influencias de las mesas de otras culturas. Toda elaboración debía ser siempre bajo las normas Cashrut (סטנדרטים כשרות) que limitaban combinaciones entre ingredientes, así como los prohibidos.

En su peregrinaje por el mediterráneo, Portugal, Italia, Francia, Argelia, Marruecos y Turquía, fueron añadiendo en su mesa las especias.

Entre sus verduras preferidas, se encontraban la berenjena, el apio y las habas; se permitían las legumbres, y los frutos secos eran muy empleados en sus platos.

En cuanto a la carne y el pescado, sólo cocinaban carne de cordero y aves de corral, y los pescados frecuentemente aparecían en la composición de numerosos platos.

En GAUDIUM CHAMBERI hacen un homenaje a esta cocina histórica, dándole nuestro toque renovado pero sin perder la esencia de la misma.

El Menú Degustación

BERENJENA SALTEADA CON SALSA DE NUEZ

(Rollitos de berenjena a la plancha rellenas de salsa de nuez)

SALATA DE ATUN Y SARDELLAS

(Ensalada de atún y anchoas)

PESCADO AHILADO CON ENDIVIAS

(Salmón al horno con endivia y achicoria con salsa de hinojo)

POLLO CON OLIVOS Y LIMON

(Pollo estofado con aceituna y limón curado)

BUDIN DE CUSCUS DULCE

ASSURE

Para acompañar nos sorprendieron con un vino de Cuenca, Oveja Tinta (Graciano 2014).

Una estupenda experiencia que os recomendamos.

Precio Menú degustación Jornadas por persona 27,50 € (IVA incluido)

* Bebida no incluída

* Descuentos no aplicables

* Al realizar las reservas, indicar que es para las Jornadas

* Las reservas serán a mesa completa (Todos los comensales de una misma mesa deberán pedir el menú degustación)

GAUDIUM CHAMBERI

C/ Santa Feliciana 14, 28010 Madrid