Pulguita de Piparras y Antxoa

Ingredientes:

-Piparras de Ibarra (Zubelzu Ibarrako Piparrak)


Antxoas (El Consorcio, Santoña).

-Mollete de pan (Eroski)

Preparación:

Esta receta es un pintxo clásico del País Vasco sencillo y muy rico. 

Para prepararlo basta con tener unas buenas piparras (de Ibarra preferiblemente), unas finas antxoas del Cantábrico y un buen pan.

Para elaborar el pincho ponemos cuatro antxoas y cuatro piparras intercaladas sobre la base del pan, le ponemos un buen chorrito de aceite de oliva virgen extra y lo tapamos.

Listo para comer! 

Ensalada Olivier y Ensalada de Arenques

Antes de empezar con la explicación de estas recetas me gustaría agradecerle a Olha que me haya enseñado a prepararlas. Las hizo para el cumpleaños de una amiga y la verdad es que triunfaron. Son estupendas para un picnic, para llevar a la playa (bien refrigeradas) o para una reunión de amigos. En los países del Este como Ucrania (su país) o Rusia se preparan en ocasiones especiales y en reuniones familiares con otros muchos platos típicos y deliciosos. En esta ocasión le dedico estas recetas a ella porque además de enseñarme a hacerlas le agradezco que me cuente todas esas costumbres y anécdotas personales tan enriquecedoras. Muchísimas gracias Olha, espero que podamos preparar pronto nuevas recetas juntas.

Ensalada Olivier

Ingredientes:

  • 6 u 8 Huevos
  • 4 Patatas grandes
  • 2 pechugas de pavo crudas
  • 2 ó 3 latas de guisantes
  • 6 u 8 zanahorias hermosas
  • 2 cebollas rojas
  • 1 y ½ pepino largo holandés
  • Manojo de eneldo fresco

Preparación:

Lo primero que haremos será cocer en un cazo los huevos. Ponemos en la olla las patatas y las zanahorias a cocer. Cuando termine, las sacamos y reservamos junto con los huevos cocidos pelados.

Las pechugas de pavo las cocemos en una cazuela con laurel, pimientas y una pizca de sal. Pinchamos y cuando estén cocidas dejamos enfriar y reservamos.

Por otro lado, cortamos en brugnoise las cebollas rojas, los pepinos y dejamos escurrir los guisantes para que no nos aporten líquido a la mezcla final de ingredientes.

Para elaborar la mahonesa tenemos dos opciones: o la hacemos nosotros casera o la compramos hecha (la de la marca de Hacendado del Mercadona es bastante suave y resulta estupenda para esta receta).

Para montar la ensalada en una fuente ponemos la patata, la zanahoria, los guisantes, la pechuga de pavo cortada en dados (un truco estupendo es cortarla con tijera).

Añadimos también la cebolla roja, el pepino.

Al final los huevos cocidos en trocitos.

Le añadimos las hierbas de eneldo bien picadas a cuchillo y lo mezclamos con movimientos envolventes mientras añadimos la mahonesa para no desintegrar los trozos de los ingredientes.

Tiene que quedar una ensalada cremosa, ni excesivamente seca ni tampoco ponerle un montón de mahonesa. Lo ideal es dejar que la ensalada coja todos los sabores y que enfríe. De un día para otro (si la hacemos por la noche) está estupenda.

Ensalada de Arenques

Ingredientes:

  • 2 ó 3 patatas.
  • 2 cebollas moradas.
  • 1 ó 2 cajas de arenques (los mejores para esta receta los tienen en una tienda de productos del Este cerca de Atocha, se llama “Extra” Productos del Este).
  • 5 ó 6 zanahorias.
  • Remolacha cocida o Remolacha para cocer.
  • 4 ó 5 Huevos
  • Mahonesa (casera o de bote)
  • Un manojo de eneldo fresco.

Preparación:

En primer lugar se cuecen las patatas y las zanahorias. Por otro lado cocemos los huevos (siempre 11 minutos desde que hierven, sino sale ese color gris en la yema que denota que se ha pasado la cocción). Si hemos comprado las remolachas para cocer las ponemos en un cazo solas pues tiñen todo el agua de color. Es preferible cocerlas que comprarlas cocidas porque sino hay que escurrirlas bien para que no suelten líquido al montar la ensalada.

Los arenques como vienen en tarrinas los sacamos y les dejamos escurriendo el aceite para que no tengan exceso tampoco.

Las cebollas rojas las cortamos en brugnoise y la reservamos. La mahonesa al igual en la preparación de la ensalada anterior podemos hacerla casera o comprarla hecha. Necesitaremos suficiente mahonesa para todas las capas de la ensalada.

Una vez listos los ingredientes para el montaje vamos a ir colocándolos ordenadamente. Lo ideal es montarla en un tupper alto o con ayuda de un molde pues así quedan las capas bien diferenciadas a la vista. Lo primero que necesitamos es un rallador. Rayamos la patata y la colocamos en la base inferior. Ahora damos una capa de mahonesa.

La segunda capa será la cebolla morada en brugnoise. Damos otra capa de mahonesa.

La tercera capa serán los arenques. Volvemos a dar otra capa de mahonesa.

Rayamos la zanahoria, será la cuarta capa. Damos mahonesa.

La quinta capa será la remolacha, también rayada. Damos mahonesa.

Rayamos los huevos y las yemas por separado y las colocamos en la capa superior. Para decorar picamos fino el eneldo a cuchillo y lo espolvoreamos sobre la ensalada.

Esta ensalada se puede tomar en el día si es de la mañana a la noche o si se hace por la noche mejor porque reposa y coge más el sabor de las diferentes capas para consumir al día siguiente.

Espero que os gusten!! No olvidéis compartir vuestras opiniones con el hashtag #sonandosabores (soñandosabores)

LECHAZO ASADO (Horno eléctrico)

Ingredientes:

  • ¼ de lechazo churro de Castilla y León
  • 1 vaso de agua
  • Sal

Preparación:

Si hay un plato típico de mi ciudad, Valladolid, es el lechazo. Del lechazo se come todo. Se puede cocinar de muchas formas pero lo tradicional es asarlo al horno. En los restaurantes y en las bodegas lo asan en grandes hornos de leña que le dan ese sabor tan característico. En este caso os voy a enseñar a prepararlo en el horno de vuestras casas, en horno eléctrico. Con unos trucos os quedará deliciosamente tierno y jugoso.

Para preparar un lechazo delicioso es importante encontrar un buen producto. Y fijarnos que sea IGP Castilla y León. En Valladolid hay muchas carnicerías que tienen un producto excelente. En mi casa mi madre suele comprar en “Sinde”. Tienen un producto maravilloso, el servicio es espectacular y son especialistas en lechazos.

Lo primero que vamos a hacer es poner a precalentar el horno a 180°C. Por otro lado ponemos el cuarto de lechazo con la piel hacia abajo.

Ponemos un vaso de agua y disolvemos un poco de sal y regamos el lechazo con ello. Lo metemos al horno a 180°C y lo dejamos durante 40-45 minutos en esta posición.

Pasado este tiempo abrimos el horno, lo sacamos y le damos la vuelta. Lo regamos con la salsa que ha soltado y lo volvemos a meter a 180°C durante 40-45 minutos más.

El resultado es delicioso. Queda tierno y jugoso.

Para acompañar se suele preparar una ensalada de lechuga y cebolleta con vinagre, aceite de oliva virgen extra y una pizca de sal.

Espero que os guste la receta!

Ceviche de Corvina #40añosdandoenelblanco Barbadillo

Ingredientes:

  • 1 corvina 1Kg-1,5Kg
  • 5 limas para el zumo.
  • Un ramillete de cilantro.
  • Un pimiento rojo picante.
  • 1 ajo.
  • 1 cebolla roja.
  • 1 trocito de apio.
  • 1trocito de puerro.
  • 2 cucharadas de leche de coco.
  • 1 cucharadita de sal.

Preparación:

El ceviche es un plato típico peruano. En este caso lo vamos a hacer de corvina. Lo primero que haremos será la “leche de tigre”. Exprimiremos las limas para sacar el zumo y reservarlo en una ensaladera.

Nos pondremos seguidamente con el majado. Ponemos en un mortero el ajo picadito, un poco de pimiento rojo picante y sal. Lo dejamos como si de una pasta se tratase y le añadimos el apio y el puerro y seguimos trabajándolo en el mortero.

Cuando tengamos una pasta más o menos uniforme se lo añadimos al zumo de limón. Le añadiremos también la cebolla roja en juliana y el cilantro bien picado con tallo y todo. Le ponemos un par de cucharadas de leche de coco para contrarrestar la potencia del picante y la acidez, y listo.

Tenemos que sacar los lomos de la corvina, limpiarlos y quitarles las espinas y piel y trocearlo en dados. Podemos pedir en la pescadería que nos saquen los lomos limpios y así sólo tenemos que hacer los dados y quitar las espinas en casa.

Cuando tengamos los dados de corvina se lo añadimos a la leche de tigre y lo dejamos cocer con la acidez del limón al punto (ni muy hecho ni muy pasado es lo ideal, que conserve algo de su textura).

Para presentarlo podemos hacerlo en pequeños vasitos o en plato sobre unas rodajas de limón.

Podemos maridarlo estupendamente con Barbadillo por sus notas frescas y afrutadas que equilibran la potencia del ceviche en boca.

Curry Tai de Pollo y Verduras con Noodles Salteados

Ingredientes:

Para el Curry Tai de Pollo y Verduras:

– 1 Pechuga de Pollo de Corral entera limpia y cortada en tacos

– 1 Pimiento Rojo

– 1 Pimiento Verde

-1 Pimiento Amarillo

– 1 cebolla dulce

– 2 zanahorias en rodajas

– 8 Ajetes en rodajas pequeñas

-100 g de tirabeques limpios y en juliana

– 3 rodajas de jengibre

– Cilantro

– Pasta de Curry Rojo

– 250 cl de Leche de Coco

-200 cl de Caldo de Pollo (Casero)

– Aceite de Oliva Virgen Extra LA SAHITA Variedad Morisca

– Sal

-Azúcar

Para los Noodles Salteados:

– 200 g de Noodles de Soba

– 1 chile amarillo

– Cilantro picado

– Aceite de Oliva Virgen Extra LA SAHITA Variedad Morisca.

– Salsa de Soja.

Preparación:

Lo primero que haremos es poner en la cazuela la cebolla, los pimientos, las zanahorias y los ajetes con un chorrito de Aceite de Oliva Vírgen Extra La Sahita. Lo ponemos a fuego medio y dejamos que vaya pochando.

Añadimos la pasta de curry rojo, el jengibre y el cilantro y rehogamos todo durante unos minutos.

Le añadimos un par de cucharadas de azúcar moreno y lo removemos todo de nuevo.

Después de rehogar le añadimos el caldo de pollo casero y dejamos que reduzca y evapore a fuego medio-alto.

Por otro lado vamos a ir marcar el pollo en una sartén con un chorrín de Aceite de Oliva Vírgen Extra.

Una vez que ha evaporado el caldo por lo menos la mitad le añadimos la leche de coco y en cuanto empiece a hervir los trozos de pollo. Dejamos cocer a fuego medio durante 10 minutos.

Transcurridos los 10 minutos le añadiremos en la parte superior los tirabeques en juliana que teníamos reservados. No removemos y lo tapamos y dejamos apartado del fuego. Se cocinarán con el propio calor del guiso mientras preparamos los Noodles Salteados.

Ponemos en un cazo agua a hervir y echamos los fideos. Contamos 4 minutos y los sacamos, aclaramos en agua fría (para cortar la cocción) y los dejamos escurrir.

Ponemos la sartén en el fuego con unas gotitas de Aceite de Oliva Virgen Extra La Sahita. Salteamos el chile y el cilantro con la pasta. Le añadimos un chorrito de Salsa de Soja y listo. Reservamos en un cuenco.

Para presentarlo colocamos en un plato hondo unos poquitos noodles y un poquito de curry rojo de pollo y verduras.

“Vaixells” a mi manera con productos SAHITA

Ingredientes:

– Pollo deshilachado oriental a mi manera.

– Panecillos individuales de leña.

– Mango.

– Frambuesas.

– Salsa de soja.

– Unas gotas de zumo de lima.

OLICRÈME SAHITA.

ACEITE DE OLIVA VIRGEN EXTRA SAHITA.

Preparación:

El pollo se tiene preparado del día anterior, pues la pechuga se cuece con verduras por un lado y una vez cocida se deshilacha y se saltea (con un poquito de Aceite de Oliva Virgen Extra SAHITA) con las verduritas que la hemos cocido, jengibre, pimientos tricolor picantes, cebolleta fresca, champiñón picado, soja y un poco de caldo de cocer la pechuga (yo suelo guardarlo en tarros e incluso congelarlo para tener siempre a mano). Todo en su justa medida para que quede equilibrado.

Por otro lado preparamos el aliño. Cortamos en mitades las frambuesas y cortamos en brunoise un trocito de mango (que tire al punto, no demasiado maduro pues nos interesa la acidez,como con la frambuesa). Añadimos un pellizco de pimienta japonesa y Aceite de Oliva Virgen Extra SAHITA. Lo damos unas vueltas y listo, reservamos.

Para terminar cortamos la parte superior de los panecillos y vaciamos el interior quitando la miga. Los tostamos.

Para emplatar rellenamos el interior del panecillo con el pollo salteado, le ponemos un poco del aliño en la parte superior. La vela de nuestro “vaixell” la untamos con OLICRÈME SAHITA y le ponemos tres gotitas contadas de zumo de lima.

Un bocado lleno de contrastes, de sabores, de matices, de texturas… un experiencia única con SAHITA.

Muchísimas gracias SAHITA por estos productos, un placer.

Espero que os guste esta receta y que os animéis a prepararla en vuestras casas. Os animo a que probéis estos maravillosos productos.

ARROZ CREMOSO CON POLLO Y VERDURITAS AL AZAFRÁN

Video-receta:

Ingredientes:

  • 2 cebolletas
  • ¼ pimiento rojo
  • 2 zanahorias
  • 1 puerro
  • 1 ajo picadito
  • Tomate frito casero
  • Muslos de pollo en trozos
  • 1 taza de arroz bomba
  • 2 tazas y ½ de caldo de pollo y verduras
  • Aceite de oliva virgen extra
  • Sal
  • Azafrán

 Preparación:

Ponemos a pochar la cebolleta el pimiento, las zanahorias, el puerro y el ajo picadito. A temperatura media-baja para que no se dore sino que vaya haciéndose poco a poco.

Cuando esté la cebolla transparente le añadimos el azafrán y el tomate y seguimos rehogando todo a fuego medio.

Le añadimos el arroz y le damos unas vueltas para que coja todos los sabores que tiene la cazuela y cuando se vea el puntito blanco que tiene en el centro añadimos el pollo, mezclamos y rehogamos.

El caldo lo hemos hecho en la Thermomix para poder utilizarlo en el momento y aprovechando los huesos de pollo.

Ponemos todos los ingredientes en el vaso de la Thermomix (huesos de pollo, puerro, apio, hojas de apio, zanahoria y cebolla) y la programamos 25 min/Varoma/velocidad cuchara. Cuando termina lo colamos y reservamos.

A fuego medio cuando coge temperatura la cazuela le añadimos el caldo. Lo movemos y repartimos bien y dejamos que cueza 10 minutos. Después damos vuelta a los trozos de pollo y lo tapamos dejándolo otros 10 minutos más a fuego medio-bajo.

Para terminar nuestro plato lo destapamos y dejamos que evapore un poco el caldo (a gusto). Probamos para ver si el arroz está en su punto. La carne sabremos que está hecha porque contrae un poco y los huesos sobresalen. Lo retiramos y tapamos con un trapo de cocina y a los 5 minutos estará listo para comer.

Un plato completo y muy rico. Lo mejor acompañarlo de un vino tan rico como este, “El gitano pelirrojo esperando solo en la sala de Urgencias” (By Chef Fernando Limón).

Sorbete de Frutos Rojos

Ingredientes:

– 400 – 450 g de frutos rojos congelados.

– 200 ml de agua

zumo de 172 limón 8si es pequeño 1 entero).

– 100 g de azúcar

 Preparación:

Para la elaboración del sorbete es muy útil precisar de un robot de cocina, de un vaso americano o algo similar. No lo intentéis hacer con la batidora de casa pues probablemente se estropee.

Lo primero que haremos será poner el azúcar en el vaso del robot. Le daremos unos golpes de turbo intermitentes para pulverizar.

Una vez tenemos el azúcar pulverizado añadimos los frutos rojos, el agua y el zumo de limón.

Trituramos de velocidad media a máxima hasta que veamos que queda listo.

Una vez tenemos nuestro sorbete preparado podemos guardarlo en un tupper en el congelador o tomarlo directamente.

NOTA: Si queremos tomarlo de postre y lo tenemos en el congelador, es una buena idea sacarlo unos minutos antes para que no esté como un bloque. En 10 minutos tendréis el sorbete a punto.

Podemos presentarlo de forma original en un plato. En este caso la base en un COCA-RON (Cocada – Macaron) y cacao en polvo. Lo he llamado COCA-RON así porque lo que pretendía en un primer momento era hacer cocadas, pero me quedé muy corta de coco y cuando lo saqué del horno, esto es lo que apareció.

La verdad es que estaban muy ricos (próxima receta!). 

Espero que disfrutéis de este postre tan estupendo, fresco, dulce, acido…

Croquetas de jamón

Ingredientes:

– 140 -160 g de jamón curado (sóloo la carne) o ibérico.

– 1 hueso de jamón.

– 70 gms. de mantequilla (margarina).

-70 gms de aceite de oliva virgen extra.

– 120 gms cebolla en brunoise.

– 800 ml de leche (leche de vaca sin lactosa, leche entera, leche desnatada…).

– 200 ml nata cocinar.

Nuez moscada.

Pimienta blanca o negra.

Sal.

Para el rebozado:

Harina.

– 2 huevos.

Pan rallado.

Preparación:

Ponemos una cazuelita con la mantequilla y el aceite de oliva que funda a fuego suave.

Cortaremos la cebolla muy pequeña, en brunoise. Ponemos la cebolla a pochar, no queremos que se dore sino que quede super transparente.

En otra cazuela pondremos la leche y la nata con el hueso de jamón para que coja todo el sabor del jamón, pero lo calentaremos a fuego medio para que tampoco hierva.

Cuano esté tranparente la cebolla, le añadiremos el jamón y mezclamos todo.

Le añadiremos la harina y lo cocinamos todo junto a fuego medio para que tome un color tostado la harina.

Le añadiremos (previamente colada) la leche y la nata que estaban infusionando con el hueso de jamón poco a poco, y vamos mezclado y deshaciendo los grumos hasta que quede una mezcla uniforme.

Ahora amigos, es brazo, brazo y más brazo con la varilla. a fuego medio bajo (para que no se agarre) le daremos continuamente vueltas hasta que la masa evapore y casi se despegue de las paredes al pasar la varilla. Le pondremos la sal, la nuez moscada y la pimienta en este paso.

Ponemos la masa en una bandeja de cristal y film pegado a la masa totalmente (para que no salgan burbujas y se tomen del calor y para que no salga costra en la masa). También se puede guardar en mangas pasteleras (es más facil a la hora de hacer la forma de la croqueta que con dos cucharas).

Dejamos enfriar y la guardamos en la nevera unas 24 horas.

Tras sacar la masa preparamos tres platos: uno con harina, otro con huevo batido y el tercero con pan rayado (o panko, que es pan rayado japonés).

Pasamos la croqueta por harina, por huevo y por último por el pan rayado. Las vamos colocando en una fuente.

Para freír preparamos una sartén con abundante aceite y ponemos a calentar al máximo. Al meterlas lo bajaremos un par de puntos. Las sacamos cuando estén doradas y las quitamos el aceite sobrante con papel de cocina.

Para presentarlas podemos ponerlas en una fuente.

 

Al abrirlas a la mitad vemos que la masa está melosa y queda muy delicada. La verdad que están buenísimas.

Os animo a hacer esta receta tan entretenida y deliciosa.

TRUCO: Parte de ellas las podemos congelar para otra ocasión en tuppers. Es un plato socorrido para cualquier momento.

REDONDO “VUELTA Y VUELTA , VUELTA Y VUELTA…”

Ingredientes (para cuatro personas):

– ½ redondo (que el redondo sea menor a 1,800 kg, de ternera, no de vaca).

– 20 ajos (dejamos los ajos en camisa)

– 6 cucharadas soperas de aceite de oliva virgen extra.

– 300 ml de agua.

– Sal.

Preparación:

Lo primero que haremos será poner el aceite en una olla o cazuela alta. Le añadimos los ajos y cuando veamos que está caliente metemos el redondo y lo sellamos dándole vueltas durante 45 minutos a fuego medio-bajo con ayuda de unas pinzas para que se vaya cocinando uniformemente, se dore (no calcine) y además conserve todos sus jugos en el interior. Es importante tener cuidado de no aplastar los ajos mientras le damos vueltas a nuestro redondo.

Transcurridos los 40 minutos, disolveremos una cucharada de sal en los 300 de agua. Y se lo añadiremos a nuestro redondo que estará bien doradito. Lo seguimos dando vueltas hasta que se despegue un poco el dorado en la salsa y lo sacamos a un plato, reservamos.

Dejamos hervir a fuego medio la salsa unos 5 minutos y reservamos.

Para montar nuestro plato cortamos el redondo en filetes muy finos. El centro tiene que tener un color rosado (tirando a rojo). No se vuelve a recalentar, se corta y sirve a temperatura ambiente. Si se gurda en el frigorífico se puede sacar antes para atemperar. A mí me gusta dejarlo tirando a crudito, pues si se corta muy fino con ayuda de un buen cuchillo flexible queda como carpaccio y es un bocado deliciosamente tierno.

Para acompañar hervimos unas patatas y las machacamos con un poco de sal y aceite de oliva, servimos como puré. La salsa con los ajitos en camisa se calienta a punto de ebullición y se sirve en una salsera bien caliente para que cada comensal se sirva al gusto.

Espero que disfrutéis de esta deliciosa receta.

Un buen consejo: los ajos quedan deliciosos, intentad calcular 3 o cuatro por comensal pues sino se pegarán por ellos.