ARROZ CREMOSO CON POLLO Y VERDURITAS AL AZAFRÁN

Video-receta:

Ingredientes:

  • 2 cebolletas
  • ¼ pimiento rojo
  • 2 zanahorias
  • 1 puerro
  • 1 ajo picadito
  • Tomate frito casero
  • Muslos de pollo en trozos
  • 1 taza de arroz bomba
  • 2 tazas y ½ de caldo de pollo y verduras
  • Aceite de oliva virgen extra
  • Sal
  • Azafrán

 Preparación:

Ponemos a pochar la cebolleta el pimiento, las zanahorias, el puerro y el ajo picadito. A temperatura media-baja para que no se dore sino que vaya haciéndose poco a poco.

Cuando esté la cebolla transparente le añadimos el azafrán y el tomate y seguimos rehogando todo a fuego medio.

Le añadimos el arroz y le damos unas vueltas para que coja todos los sabores que tiene la cazuela y cuando se vea el puntito blanco que tiene en el centro añadimos el pollo, mezclamos y rehogamos.

El caldo lo hemos hecho en la Thermomix para poder utilizarlo en el momento y aprovechando los huesos de pollo.

Ponemos todos los ingredientes en el vaso de la Thermomix (huesos de pollo, puerro, apio, hojas de apio, zanahoria y cebolla) y la programamos 25 min/Varoma/velocidad cuchara. Cuando termina lo colamos y reservamos.

A fuego medio cuando coge temperatura la cazuela le añadimos el caldo. Lo movemos y repartimos bien y dejamos que cueza 10 minutos. Después damos vuelta a los trozos de pollo y lo tapamos dejándolo otros 10 minutos más a fuego medio-bajo.

Para terminar nuestro plato lo destapamos y dejamos que evapore un poco el caldo (a gusto). Probamos para ver si el arroz está en su punto. La carne sabremos que está hecha porque contrae un poco y los huesos sobresalen. Lo retiramos y tapamos con un trapo de cocina y a los 5 minutos estará listo para comer.

Un plato completo y muy rico. Lo mejor acompañarlo de un vino tan rico como este, “El gitano pelirrojo esperando solo en la sala de Urgencias” (By Chef Fernando Limón).

“HUEVO FLORIDO CON PAPAS FRITAS Y FARINATO” (UN CLÁSICO DE SALAMANCA)

Cuando llegué a Salamanca por primera vez, aluciné con la variedad de tapas y pinchos relacionados con la cultura del cerdo. Pero, sin duda alguna, uno me llamó especialmente la atención. El Farinato. Un producto hecho a base de: pan, grasa de cerdo ibérico, pimentón de La Vera, sal, anises, cebolla y harina.

Con huevos y patatas fritas lo preparan en muchos sitios como “plato combinado”. Es potente y contundente pero de sabor muy bueno.

Ingredientes:

Huevos (yo pongo uno por persona porque me parece demasiado sino).

– Una patata por persona (de tamaño medio).

Farinato (2-3 medallones por persona)

Aceite de oliva virgen extra.

Sal.

Preparación:

Lo primero que haremos será partir las papas para freír, poner el agua en una olla a fuego fuerte (que hierva) y preparar los huevos en los saquitos de film (un truco para despegarlos perfectamente sin que se peguen es ponerles una gotita de aceite en el saquito).

Una vez preparados los saquitos lo que haremos será meterlos al agua que esta hirviendo. Yo calculo con uno sólo 4 minutos (y de tamaño medio). Si metes más a la vez o si son más grandes, quizás debas dejarlo un poco más (OJO!). Con 4 minutos la yema queda espectacular.

Por otro lado vamos a ir friendo las patatas con aceite de oliva virgen extra.

Y partimos el farinato en medallones para tenerlo listo para pasar por la sartén.

Lo dejamos en la sartén 1,5 minutos por cada lado a fuego medio. A mi me gusta que vaya soltando algo de la grasa de ibérico pero que no se calcine. Algunas personas lo hacen también frito, pero a mí me parece que sería un exceso de grasa total, además de no conservar el sabor de la propia grasa de ibérico.

Para presentarlo colocamos un nido de patatas fritas. Sobre éste el huevo (ya pelado del film) y los medallones de farinato.

Al rajar el huevo, la yema cae. Simplemente buenísimo. Contundente, pero buenísimo. Lo mejor para coger fuerzas después de una buena caminata en el campo en los días fríos de invierno.

TORTILLA DE PATATAS, UN CLÁSICO DE NUESTRA GASTRONOMÍA

Ingredientes:

– 2 patatas grandes.

– 1 cebolleta tierna.

– 4 huevos (tamaño normal).

Aceite de oliva virgen extra.

Sal.

Preparación:

Preparamos los ingredientes.

Pelada la patata, la cortamos en trocitos pequeños, como laminada.

Cortamos la cebolleta en juliana fina.

Ponemos la patata y la cebolleta a pochar en una sartén con abundante aceite de oliva virgen extra y a fuego vivo.

No se trata de que se frían y queden crujientes, sino de que queden las patatas hechas pero que al machacarlas con la espátula, se aplasten fácilmente.

Cuando estén en su punto las retiramos del fuego y escurrimos todo el aceite de la patata lo mejor posible, para evitar que nuestra tortilla tenga un exceso de grasa.

La reservamos un momento en la sartén apartada del fuego mientras preparamos los huevos.

En un bol grande (para después poder incorporarle la patata) ponemos los huevos y un poco de sal.

Batimos los huevos con ayuda de un tenedor o de una varilla.

Le incorporamos al bol la patata que previamente hemos escurrido bien de aceite y lo mezclamos envolviendo, que quede bien mezclado con el huevo batido.

Lo echamos en la sartén con unas gotitas de aceite de oliva virgen extra para que no se nos pegue.

Dejamos que cuaje para poder darle la vuelta y que se dore un poco.

Cuando veamos que al mover la sartén la tortilla se mueve cuajada ya y sube ese olor a tostadito un poco es el momento de darle la vuelta.

Y con ayuda de la espátula la volvemos a poner en la sartén.

Dejamos que la tortilla cuaje por abajo. Aquí depende de los gustos, pero más que como una suela de un zapato, a mí me gusta la tortilla de patatas jugosa, así que la dejo muy poquito cuajar porque con el propio calor que queda se hace bastante después.

La sacamos a un plato y servimos (a mi me gusta ponerle un plato cubriendo sin tapar del todo para que respire unos 5 minutos y luego ya se puede tomar. También se puede tomar recién hecha.

Para servir podemos acompañarla de una ensalada de brotes de lechugas con un tomatito Raf y unas lascas de parmesano (aliñada con aceite de oliva virgen extra y vinagre de Modena, al gusto).

Está buenísima, es un plato completo y además es uno de nuestros platos estrella en la gastronomía española. Como aperitivo, como cena “de partido de futbol”, como cena de pincheo con los amigos, para llevar en bocadillo al campo, para llevar de picnic, como desayuno a media mañana… en cualquier momento.

¡Espectacular!

Paella Mixta (Pollo y Marisco)

Para hacer una buena paella tengo dos trucos muy importantes a la hora de elaborarla. El primero de todos es mi salsa de tomate. El segundo, un majado de ajo, perejil, aceite de oliva y sal que prepararemos previamente y que incorporaremos un poquito antes de que termine el plato.

Ingredientes:

– 300 gms. de arroz bomba (elijo este arroz, porque es un arroz que absorbe todos los sabores fenomenal)

– 8-10 mejillones.

– 250 grms. de berberechos.

– 8-10 langostinos grandes.

– 1 sepia limpia.

– 1 pechuga de pollo cortada en trozos (no muy grandes).

– 1/2 L. de fumet de pescado y marisco (lo podemos comprar, pero lo mejor es hacerlo uno mismo).

– 5 cucharadas de salsa de tomate (puede utilizarse tomate frito casero del supermercado, pero lo mejor es tener nuestra propia salsa de tomate).

– 1 Cebolleta fresca (tamaño medio).

– 1 diente de ajo.

Perejil fresco.

Azafrán en hebras.

Aceite de oliva virgen extra.

Sal.

Preparación:

Lo primero que haremos será picar la cebolleta.

 Lo siguiente que haremos será limpiar el marisco. A los mejillones los raspamos y les quitamos las redes. A los berberechos les vamos a poner en agua con sal para expulsen la arena, y les cambiaremos el agua dos o tres veces para que queden bien limpios. Y los langostinos les reservamos.

También prepararemos el majado. En un mortero ponemos el diente de ajo bien picado, el perejil, una chucharada de aceite de oliva virgen extra y una pizca de sal (para además facilitar que agarre el mortero y quede todo bien triturado.

La sepia podemos encontrarla limpia en las pescaderías. Que no sea muy grande, para que la carne sea más tierna. La cortamos en tiras.

Ponemos la paellera a fuego medio con un par de cucharadas de aceite de oliva virgen extra. y comenzamos a pochar la cebolla.

Añadimos la sepia para que vaya dando sabor.

Añadimos la salsa de tomate y vamos mezclando.

Le añadimos el pollo y las hebras de azafrán y vamos dando vueltas mezclando todos los sabores.

Añadimos el arroz.

Lo mezclamos bien todo (de momento seguimos a fuego medio) para que el arroz vaya absorbiendo bien todos los sabores que hemos ido mezclando.

Añadimos parte del fumet de pescado y marisco. Y ponemos fuego alto. Lo removemos delicadamente todo para que al principio no se nos pegue al fondo. Cuando hierva lo mantenemos a fuego medio-alto. movemos de vez en cuando para que no se pegue y se vaya cocinando por todas las zonas igual.

Cuando lleve aproximadamente 15 minutos cociendo a fuego vivo y quede poco caldo ya añadimos los berberechos. Vamos a ir precalentando (arriba y abajo) el horno a 250 º C.

Acto seguido le añadimos los mejillones.

Le añadimos los langostinos y el majado.

Y lo metemos al horno a media altura durante 5 – 7 minutos para que tome un tono dorado y termine de evaporar el caldo un poco (a mi me gusta un poco jugosa, pero también me gusta que el horno le dé el toque tostado.

El resultado es una espectacular mezcla de sabores. Una textura jugosa y tostada a su vez (tanto por arriba, como por abajo) pero sin llegar a estar quemada.

Un plato saludable, variado y que puede acompañarse de un vino blanco bien frío.

Ideal para el fin de semana.