Sorbete de Frutos Rojos

Ingredientes:

– 400 – 450 g de frutos rojos congelados.

– 200 ml de agua

zumo de 172 limón 8si es pequeño 1 entero).

– 100 g de azúcar

 Preparación:

Para la elaboración del sorbete es muy útil precisar de un robot de cocina, de un vaso americano o algo similar. No lo intentéis hacer con la batidora de casa pues probablemente se estropee.

Lo primero que haremos será poner el azúcar en el vaso del robot. Le daremos unos golpes de turbo intermitentes para pulverizar.

Una vez tenemos el azúcar pulverizado añadimos los frutos rojos, el agua y el zumo de limón.

Trituramos de velocidad media a máxima hasta que veamos que queda listo.

Una vez tenemos nuestro sorbete preparado podemos guardarlo en un tupper en el congelador o tomarlo directamente.

NOTA: Si queremos tomarlo de postre y lo tenemos en el congelador, es una buena idea sacarlo unos minutos antes para que no esté como un bloque. En 10 minutos tendréis el sorbete a punto.

Podemos presentarlo de forma original en un plato. En este caso la base en un COCA-RON (Cocada – Macaron) y cacao en polvo. Lo he llamado COCA-RON así porque lo que pretendía en un primer momento era hacer cocadas, pero me quedé muy corta de coco y cuando lo saqué del horno, esto es lo que apareció.

La verdad es que estaban muy ricos (próxima receta!). 

Espero que disfrutéis de este postre tan estupendo, fresco, dulce, acido…

Torrijas con Miel de Encina y Brandy

Ingredientes:

– 500ml/1l leche

– 1 huevo

Pan especial para torrijas

– 1 piel limón

– 2 cucharadas azúcar moreno

– 1cl brandy

– 50 cl miel de encina

– 20cl agua

– 1 cucharita canela en polvo

– 1 canela en rama

– 150cl aceite de oliva 0,4 (para freír).

 

Preparación:

Lo primero que haremos será poner a calentar la leche con la canela en rama y la piel del limón. No queremos que hierva sino mantenerla muy caliente sin que llegue a hervir. Así se infusionará la canela y la piel del limón y dejarán todos sus aromas en la leche. Mientras se calienta lo removemos de vez en cuando para que no se pegue al fondo y se estropee. Transcurridos 10 minutos la retiramos, le añadimos las cucharadas de azúcar, removemos y la dejamos semitapada que tome temperatura ambiente.


Lo siguiente, cortaremos el pan en rebanadas de no más de 2 cm pues luego no se empaparían del todo o nos sería más difícil manipularlas a la hora de freír con tanto peso de la leche. Lo colocamos en una fuente para poder echar sobre ellas la leche con más facilidad.

Una vez hemos enfriado la leche lo que haremos será ir echándola sobre las torrijas y que empapen. Según veamos que empapan le vamos añadiendo más leche. No deben gotear pues luego hay que freírlas y no interesa que nos salte el aceite.

Por otro lado preparamos en un cacillo la miel el agua y el brandy y lo diluímos. Esta mezcla es lo que luego pondremos sobre nuestras torrijas a modo de almíbar para que estén dulces y jugosas.

Una vez empapadas las torrijas en leche, batimos un huevo y vamos dando vueltas a las torrijas en el huevo y a la sartén. Dejamos que se doren y no se quemen a una temperatura media y las damos vuelta y sacamos cuando estén listas a un plato con papel de cocina para quitar el exceso de aceite. El aceite ha de ser aceite de oliva.


Para finalizar las presentaremos como postre individual o en una fuente para varios comensales. Las espolvoreamos un poco de canela y las bañamos con el preparado de miel y brandy. Listas para degustar, seguro que os encantan.

Si sobran, se pueden guardar en la nevera tapadas con el jugo y al día siguiente estarán buenísimas también.

Podéis ver la video-receta pinchando AQUÍ

Juanitas “a mi manera”

Ingredientes para el bizcocho sin levadura:

– 175 g de harina

– 180 g de azúcar blanca

– 5 huevos

– 60 g de mantequilla/margarina

Ingredientes para el almíbar:

– 1 taza de azúcar blanca

– 1 taza de agua

– 1 trozo de canela en rama

– 1 chorrin de brandy

Ingredientes para la crema pastelera:

– 500 ml leche

– 100 g azúcar

– 3 huevos

– 45 g de maicena

– 1 canela en rama

Piel amarilla de limón

Preparación del bizcocho :

Lo primero que haremos será mezclar con una varilla o con una batidora de varillas los huevos con el azúcar hasta que quede claro y coja textura. Aproximadamente batimos 10 minutos.

Incorporamos tamizando la harina y batimos envolventemente hasta mezcla de forma homogénea y que no queden grumos. Añadimos la mantequilla derretida pero no muy caliente poco a poco mezclando a la vez. Una vez preparada la mezcla la colocamos en una fuente de horno con un papel de horno. El papel de horno lo pintamos con una nuez de mantequilla y espolvoreamos un poco de harina para que no se pegue. La masa la metemos al horno durante 30 min. a 180°. Lo sacamos y dejamos templar, lo cortamos con un cuchillo de sierra a la mitad en horizontal.

Preparación de la crema pastelera :

Infusionamos la leche con la canela, las peladuras de limón y la mitad del azúcar sin que llegue a hervir a fuego suave y removiendo para que no se agarre la leche al cazo.

Con la otra mitad del azúcar, batimos los huevos con ayuda de una varilla hasta que quede bien clarito. Le añadimos la maicena tb y un chorrito de leche fría independiente a la que se esta infusionando con la canela y el limón. Removemos todo bien que no queden grumos.

Cuando haya infusionando la leche, la separamos y vamos incorporando la leche (colada para que no caigan trozos de limón o canela) poco a poco y removiendo para que no queden grumos rápidamente con la varilla.

Una vez la mezcla sea homogénea se vuelve a poner en el cazo y se lleva a ebullición a fuego medio para que no se pegue removiendo para que quede bien fina con la varilla constantemente. Controlar el fuego pues cada cocina es diferente la potencia. Cuando espese lo pasamos a un recipiente y lo dejamos templar antes de meter al frigorífico. Lo reservamos en el frigorífico tapado con un film pegado para que no salgan gotas de vapor y se estropee la crema. Además así no cogerá ningún otro olor de la nevera si tenemos más comida.

Preparación del almíbar :

Ponemos el agua y el azúcar con un trozo de canela en rama en el cazo y lo dejamos que rompa a hervir. En ese momento le añadimos un chorrin de brandy y dejamos que evapore el alcohol y retiramos del fuego. Reservamos y dejamos enfriar una vez templado en la nevera.

PARA MONTAR LAS JUANITAS:

Hay dos formas de montarlo. La tradicional enrollando el bizcocho (si fuera elástico), y a mi manera (sin bizcocho elástico).

La parte de arriba que esta más tostada la colocamos con lo dorado hacia abajo y vamos empapando el bizcocho con una brocha del almíbar que hemos reservado antes.

Espolvoreamos algo de canela (sin pasarse, ayudarse de un colador). Lo cortamos en tiras para que penetre bien el almíbar y empapamos de nuevo.

Al terminar hacemos trozos pequeños como migas.

Cogemos unos moldes de Magdalena y le colocamos migas hasta la mitad de la capacidad.

Después colocamos sobre las migas un poco de crema pastelera con ayuda de una manga de boca media circular. Espolvoreamos una pizca de canela sobre la crema y listo.

Esta presentación es a modo de pastel y se toma con cucharilla.

La segunda presentación es más para tomar como postre y compartir. La plancha de abajo del bizcocho la cortamos con un molde circular.

Salen 6 bases aproximadamente. Colocamos la base en el plato. Emborrachamos generosamente con el pincel y espolvoreamos un poco de canela. A continuación le pondremos sobre la base la crema pastelera con ayuda de una manga de boca ancha circular.

Para finalizar nuestra presentación espolvoreamos un poco de canela sobre la Juanita y le añadimos unas frutas del bosque que le dan ese toque ácido en contraposición al dulzor de la Juanita.

Este plato se lo dedico a mi padre, pues ha sido recientemente el Día del Padre y le encantaban los pasteles de Juanitas.

Espero que vosotros también disfrutéis con este postre tan original, rico y casero.

TARTA FINA DE MANZANA

Ingredientes:

Para la masa:

– 350 g de harina de trigo (especial repostería).

– 125 g de mantequilla.

– 80 g de azúcar blanca.

– 1 huevo.

– 60 ml leche.

– ½ cuchara de moca de canela.

– ½ cuchara de moca de esencia de vainilla.

Para las manzanas y el puré:

– 8 manzanas Reineta.

– 4 cucharadas de azúcar moreno.

– 40 ml de brandy.

– 1 l de agua.

– 1 u. canela en rama.

– 2 cucharadas soperas con copete de mermelada de albaricoque.

Preparación:

Lo primero que haremos será mezclar en un bol grande la harina, el azúcar y la canela con ayuda de una varilla. A continuación le añadiremos la mantequilla en frio y en cuadraditos de 1 cm aproximadamente. Lo iremos mezclando rápido con las yemas de los dedos (sin usar las manos porque no interesa que se caliente y acabe derretida, eso no).

El resultado cuando lo hayamos mezclado es parecido a unas migas.

Le añadimos el huevo y la esencia de vainilla.

 

Le añadimos la leche y lo mezclamos hasta que quede una masa compacta.

Lo envolvemos en un papel film y lo guardamos mínimo durante media hora  o una hora en el frigorífico.

Mientras tenemos la masa en el frigorífico, vamos a preparar las manzanas. Las pelamos, las cortamos en cuartos y las quitamos la parte del centro, el corazón.

Ponemos las manzanas en una cazuela al fuego y le añadimos el agua, el azúcar moreno, el brandy y la rama de canela. Lo dejamos infusionar sin que llegue a hervir 30 min.

A los 15 min infusionando sacamos 8 cuartos (que estén duritos) y los partimos en rodajas. Reservamos para montar.

El resto de las manzanas las dejamos que sigan infusionando hasta que pasen los 30 min. Sacaremos los cuartos de manzana a un bote de batir y no tiramos el líquido (luego os contaré que hacemos con el), de momento lo dejamos en la cazuela.

Le añadimos a las manzanas las cucharadas de mermelada de albaricoque y lo batimos. El aspecto es como el de un potito de niños, un puré de fruta suave.

Sacamos la masa de la nevera y la cortaremos en tres trozos aproximadamente iguales. Nos dará para hacer tres tartas de 22 cm de diámetro.

 

Estiramos nuestra masa (2-3 mm de fina) y la ponemos en el molde (que previamente habremos enharinado un poco para que no se pegue).

Le ponemos una fina cama de puré de manzana-albaricoque y colocamos a modo de flor una sola capa de manzana cortada.

Lo metemos al horno 30-35 min a 180º, calentando por arriba y abajo y sin aire (mi horno es eléctrico sin aire). Cuando esté lista (que se dorará por los bordes y se despegará de los bordes) la sacaremos y le quitamos el molde.

Ahora la pintaremos de mermelada de albaricoque con ayuda de un pincel.

Podemos presentarla tal cual sobre un plato y después partirla en porciones.

NOTAS:

El jugo que nos ha sobrado de infusionar las manzanas podemos tomarlo como acompañamiento (frío o templado) o guardarlo hecho hielos en una bolsita de hielos para acompañar un té frío en verano (siempre que el té lleve canela).

Si no queremos hacer tres tartas en una tarde, podemos congelar los otros trozos de masa para otro día bien envueltos en film.

Mi truco a la hora de infusionar las manzanas es añadirle una bolsita del Té Pakistaní del Tea Shop. Tiene más especias además de canela y esto de dá un toque particular al sabor.

Puding de Queso Philadelphia y toque de “Naranjito”

Ingredientes:

– 200 ml. de nata

– 100 ml de leche

– 125 gms de queso Philadelphia bajo en grasa

– 6 cucharadas de azúcar.

– 4 huevos.

– Rayadura de naranja.

Preparación:

Lo primero que haremos será hacer el caramelo para bañar los moldes (flaneras en este caso). Como en los flanes.

Por otro lado vamos a comenzar con el puding, mezclar el azúcar con los huevos.

Le añadimos el queso, la nata y la leche y mezclamos bien (si es mejor con batidora a media-baja potencia para que no haga espuma) hasta que quede una textura homogénea.

Rayamos la piel de la naranja (al gusto).

Rellenaremos nuestras flaneras previamente bañadas con el caramelo.

Introducimos los moldes al horno en el baño María a 180 º durante 30-35 min. (el mío es horno eléctrico).

Cuando pase el tiempo estimado podemos pinchar con un palillo y si este sale limpio están listos. Se dejan enfriar hasta q estén menos calientes y se meten en la nevera por lo menos dos horas.

Presentamos en un plato. A mí me gusta añadirle algo de azúcar extra en la parte de arriba y a soplete caramelizar hasta que queda como la crema catalana. Esto le aporta textura crujiente al púding, que con la suavidad del puding y lo tostado de la parte inferior le dan un puntito extra al postre.

Espero que os guste!

ROSCÓN DE REYES

Ingredientes:

(Para un roscón de 8 buenas porciones)

– 325 g de harina de trigo (especial para bizcochos o repostería).

– 125 ml de leche tibia.

– 12-15 g de levadura fresca.

– 60 g de azúcar.

– 60 g de mantequilla en pomada.

– 1 huevo tamaño medio

– 3 g de sal

– 1 cucharadita de agua de azahar (importante no pasarse).

– Una pizca de ron (unas 2-3 gotas a cuentagotas).

Piel rayada de limón y de naranja.

Huevo batido (para pintarlo antes de meterlo al horno)

Frutas escarchadas variadas.

Almendras en trocitos (en este caso no usamos pero queda genial).

Azúcar.

Preparación:

Primero vamos a hacer la masa. Esta masa lleva unos pasos importantes a seguir.

En un bol grande ponemos la harina y la mezclamos con el azúcar y las rayaduras de limón y de naranja, el huevo y vamos mezclando.

En un vasito calentamos la leche hasta que esté tibia, tampoco demasiado caliente. Disolvemos en ella la levadura para con el calor se vaya activando. Se lo añadimos a la mezcla anterior y seguimos mezclado bien. Le añadiremos el agua de azahar y la mantequilla en pomada (esta casi al final para que vaya mezclándose bien).

Cuando se ha mezclado bien se despegará del molde con facilidad. La consistencia de la masa es algo pegajosa, pero sin llegar a ser. Lo sacamos del bol y enharinamos una superficie plana. Trabajamos la masa durante 10-15 minutos, que al amasar coja temperatura y que se mezcle todo bien.

Cuando terminemos, le damos forma de bola y la ponemos en un recipiente tapado con film y un trapo y lo mantenemos en un lugar a una temperatura templada. Mi truco es que lo pongo cerca del radiador y le voy dando vueltas al recipiente cada media hora. A las dos horas, más o menos, la masa habrá doblado su tamaño.

Ahora la sacamos del recipiente y la volvemos a amasar un poco (enharinamos, sin pasarse, solo para que no se pegue, una superficie lisa como antes). Le damos la forma de bola, le hacemos el agujero en medio y vamos dándole la forma de roscón. Hay que dejar un agujero bastante grande para que no se cierre.

Colocamos la masa con la forma de roscón sobre papel de horno en la badeja del horno. La tapamos de nuevo con papel film y con el trapo y lo colocamos durante una hora por lo menos en un lugar a temperatura. Como os he dicho, yo lo coloco cerca del radiador y le voy dando vueltas. A las masas, el frío y las corrientes en estos procesos no les va nada bien, pues la levadura se duerme.

Precalentamos el horno a 180ºC. Destapamos el roscón y lo pintamos con el huevo batido. Después de una hora, aproximadamente, el tamaño de la masa ha tenido que crecer otra vez.

Tenemos cortadas unas cuantas frutas escarchadas para nuestro roscón. En este caso son 8 piezas, para ocho buenos trozos. Las colocamos sobre el roscón pintado.

Y lo metemos al horno precalentado durante 12 – 15 minutos. Al minuto 12 que ya estará dorado y todo lo abrís y pincháis con una aguja o palito. Si sale limpio lo sacáis porque sino se corre el riesgo de que quede seco en vez de esponjoso y no queremos eso.

Lo dejamos enfriar y le añadimos un poco de azúcar glase por encima espolvoreada con ayuda de un colador. Listo para tomar!

Se puede disfrutar acompañando a un té, un café o incluso un rico chocolate a la taza bien calentito.

ESPUMA MOUSE DE LIMÓN CON GELATINA DE FRUTOS DEL BOSQUE

Ingredientes:

– 150 ml de nata para montar.

– 100 ml de leche.

– 1 yogurt de limón.

– 2 cucharadas de azúcar.

– 1 lámina de gelatina.

– 100 gramos de frutos del bosque.

Preparación:

Calentamos la nata y la leche sin que llegue a hervir con la piel del limón (con 2 trozos bastará).

Lo retiramos cuando está caliente y lo dejamos infusionar. El resultado es este.

Cuando enfríe, retiramos las peladuras y añadimos el yogurt de limón y el azúcar y lo batimos con suavidad con ayuda de la batidora.

Cuando la mezcla es homogénea, lo introducimos en el sifón. Recordad que no debéis sobrepasar la capacidad máxima de llenado pues puede ser peligroso.

Elegimos la boquilla y montamos las piezas del sifón. Colocamos la carga de gas, agitamos unas cuantas veces (sin pasarse) y lo dejamos en el frigorífico horizontalmente.

Para la gelatina de frutos rojos utilizaremos 100 gramos de frutos del bosque, la gelatina, 100 ml de agua y una cucharada de azúcar. Disolvemos el azúcar en el agua caliente (sin que hierva) y le añadimos los frutos rojos. El agua comienza a tomar un color rojo. Acto seguido le colocamos la gelatina para que se vaya disolviendo. Colocamos el preparado en unas copas de cocktail, donde lo serviremos y lo dejamos reposar en la nevera mientras enfría.

Para presentarlo colocamos un poco de espuma mouse de limón sobre la gelatina y le ponemos unas poquitas almendras caramelizadas en trocitos.

FLORES DE MOUSE DE PLÁTANO CON COCO, CANELA Y MERMELADA DE LULO

Ingredientes:

– 150 ml de nata para montar.

– 100 ml de leche.

– 1 plátano.

– Sirope de arce (una cucharadita pequeña)

– Lascas de coco garrapiñado.

– Canela.

– Mermelada de lulo.

Preparación:

Batimos la leche, la nata y el plátano junto con la cucharadita de sirope de arce suavemente hasta que quede homogéneo.

Lo colamos para que no queden impurezas del pátano.

Rellenamos el sifón. Recordad que es muy importante no sobrepasar la línea de llenado máximo pues es peligroso.

Enroscamos la boquilla que elijamos en ese momento.

Colocamos la goma de seguridad.

Cerramos el sifón y preparamos las carga de gas.

Enroscamos la carga de gas.

Quitamos la carga vacía, colocamos el embellecedor y lo agitamos unas cuantas veces (sin pasarse). Lo reservamos en la nevera para que enfríe un poco.

Para presentarlo, lo hacemos en una pizarra. Hacemos las flores de espuma y le colocamos un poquito de mermelada de lulo (como si fuera el centro de una margarita), colocamos una lasca de coco garrapiñado y espolvoreamos con canela.

Flan Casero

Ingredientes:

– 4 huevos hermosos.

– 8 cucharadas de azúcar moreno (para el flan).

– 3 cucharadas de azúcar blanca (para el caramelo).

– Unas gotas de zumo de limón (para el caramelo).

– Una cucharada de agua (para el caramelo).

– 750 cl. leche.

Preparación:

Lo primero que vamos a hacer es preparar el caramelo. Ponemos en una sartén el azúcar blanca, con la cucharada de agua y las gotas de limón.

Vemos que va haciendo burbujas poco a poco a fuego medio para que no se queme.

Las burbujas cada vez son más grandes. Controlamos la temperatura a medio fuego (7/9).

Y comienza a tomar un color dorado.

Este es el momento de retirarlo del fuego y darle unas vueltas con la propia sartén para que no se queme y tome sabor amargo.

Lo repartimos en las flaneras y las movemos para que las pareces queden semi-cubiertas de caramelo.

Es el momento de precalentar el horno a 180ºC y de preparar la fuente donde colocaremos nuestras flaneras al Baño María.

Pero primero tenemos que preparar los ingredientes del flan. Se baten los huevos, el azúcar y la leche.

Rellenamos las flaneras con cuidado de que no se manchen para que luego no se manche el agua del Baño María al colocarlas. Es muy importante este paso, ya que si se mancha el agua sale espuma y se nos llenan los flanes de agua y se estropean.

Ahora los dejamos al Baño María en la fuente dentro del horno unos 50 minutos a unos 180ºC.

Este es el resultado.

Para saber si están listos se pinchan con una barilla. Si sale limpia (como en los bizcochos) están listos. Sino hay que dejarlos un poco más, pero ese es el tiempo para horno eléctrico sin aire.

Después de sacarlos con mucho cuidado del Baño María los dejamos enfriar y los ponemos en el frigorífico (por lo menos 4-5 horas).

Para presentarlo, he decidido acompañarlo de unos frutos del bosque y una “bondad” de chocolate negro al aroma de albahaca. Un postre tradicional con un contrapunto especial.

Tarta de Santiago con helado y crema de tequila

Ingredientes:

– 250 gms de Almendra (natural, variedad Marcona preferiblemente).

– 250 gms de azúcar (en este caso he utilizado morena, pero lo normal es azúcar blanca).

– 4 huevos.

– 1/2 cucharadita pequeña de canela.

– Rayadura de la piel de 1/2 limón.

Azúcar glasé.

Preparación:

La Tarta de Santiago, es un dulce típico de la gastronomía gallega. No se sabe muy bien cual es su origen, pero es una tarta riquísima, ideal para cualquier momento del día.

Otra de sus ventajas es que no lleva harina, por lo que es un dulce del que los celíacos también pueden disfrutar.

Pues bien, para preparar nuestra tarta lo primero que haremos será colocar nuestros ingredientes. Precalentaremos el horno a 180º C. Que caliente por arriba y por abajo.

Trituraremos las almendras hasta convertitrlas en polvo (si queda algún trocito no pasa nada, aunque hecha polvo queda más fina). Las mezclaremos bien con el azúcar, la canela y la rayadura de limón para que se mezclen sus aromas.

Ahora le añadiremos los huevos.

Lo mezclamos bien todo hasta que quede uniforme, pero no lo batimos con máquina. Lo vamos envolviendo y mezclando con la cuchara o una varilla pero sin batirlo.

Colocamos un papel de horno en nuestro molde y lo untamos de mantequilla para que nuestra tarta no se quede pegada.

Vertemos nuestra mezcla en el molde y lo introducimos en el horno durante aproximadamente 45-50 min (o hasta que veamos que está dorado) a 175º C-180º C.

Mientras se hace la tarta, vamos a imprimir y recortar la Cruz de Santiago para poder hacer su silueta después con el azúcar glasé.

Cuando saquemos la tarta del horno, la dejaremos enfriar.

Para hacer la silueta es muy sencillo. Colocamos la cruz de papel en el centro de la tarta, y espolvoreamos el azúcar glacé con ayuda de un colador para que tamice. Cuando está cubierta la tarta de azúcar, retiramos con cuidado la cruz (ayudándonos de un par de tenedores/cuchillos) y tachan! Ya tenéis lista vuestra tarta.

Para presentarlo, es una tarta que le van muy bien los licores (si lo toman niños podemos sustituirlo por leche con cacao). En este caso he utilizado crema de tequila-café. Además le ponemos una bolita de helado (le va bien cualquier vainilla, yo le he puesto vainilla-cookies).

Como sugerencia le van muy bien los frutos rojos también y además le aportarían un toque de color.