Cantabria, tierra de mar y montaña

Cantabria es un paraíso natural y un privilegio para los sentidos. Unas vistas inolvidables, como los atardeceres desde la Playa de Mataleñas (Santander) con un refresco y unas rabas.

El olor a mar, a salitre… O el olor de la ría de Astillero (El) en marea baja, ese olor a basa tan característico junto al «Puente de los Ingleses».

El tacto de los pies con la arena al caminar por sus playas, al caminar por sus montes, al explorar sus numerosos pueblos, cada uno de ellos con sus costumbres y platos propios de cada comarca.

Los Valles Pasiegos: el Valle de Pas, el Valle de Miera y el Valle de Pisueña. Con su rico y valiosísimo patrimonio cultural, artístico, arquitectónico, natural y gastronómico.

Los Valles Pasiegos se encuentran en el interior de Cantabria. 16 pueblos a cada cual mas bonito, rodeados de naturaleza: Luena, Corvera de Toranzo, Santiurde de Toranzo, Puente Viesgo, Castañeda, San Pedro del Romeral, Vega de Pas, Selaya, Villacarriedo, Saro, Villafufre, Sta. Mª de Cayón, San Roque de Rio Miera, Miera, Liérganes y Penagos.

Parajes únicos, donde descansar, donde encontrar paz y tranquilidad o encontrar, por otro lado, todo tipo de actividades de aventura y de contacto con la naturaleza (senderismo, espeleología,…).

Parques naturales como el Parque de Cabárceno, donde más de 100 especies viven en semilibertad en un lugar inmejorable.

Cuevas de la Prehistória como las de El Monte del Castillo (en Puente Viesgo), donde se pueden ver las figuras de animales o las maravillosas formaciones geológicas de las estalactitas.

Lugares inolvidables, sabores increíbles y llenos de historia y tradición como el típico cocido montañés o los sobaos y quesada pasiegos elaborados con huevos, leche y mantequilla de la mejor calidad.

Los sobaos y quesadas de Selaya… aún recuerdo ese sabor que, en tardes lluviosas, junto con un chocolate bien caliente, disfrutaba en familia.

Video de SOBAOS Y QUESADAS PASIEGOS EL MACHO. Selaya. Cantabria.

El Queso Pasiego, fresco y blandito. Otra delicia para los paladares más exigentes.

Y cómo no hablar de sus gentes. Hospitalarias, auténticas. Te reciben con sencillez y amabilidad.

Cantabria, descubriremos más de ti.

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *