TIMBAL DE LOMBARDA CON HUEVO FLORIDO A LA CANELA

Ingredientes (cuatro personas):

– ½ lombarda.

– ½ cebolla morada.

– 4 huevos.

Aceite de oliva virgen extra.

Canela en polvo.

– 1 cucharada y ½ de azúcar moreno.

Sal Maldon.

Preparación:

Lo primero que haremos será partir la lombarda en trozos (tampoco muy pequeños porque se deshace), y la pondremos a cocer con una gotita de aceite de oliva virgen extra (si se tiene poco tiempo, se puede poner en la olla rápida con el cestillo y el mínimo de agua 3 min desde que sube el primer anillo en la Olla WMF Perfect, o el tiempo que precise la que se tenga).

Cortaremos la cebolla morada bien pequeñita y la ponemos en la sartén con un poco de aceite de oliva que poché a fuego medio.

Partimos en trocitos la manzana la ponemos en la sartén tambien. Cuando este casi pochado le añadimos un chorrito de brandy y dejamos que evapore el alcohol.

Cuando la lombarda esté cocida la escurrimos y la ponemos en una cazuelita. Le añadimos la manzana y la cebolla y lo rehogamos un poco a fuego medio. Reservamos tapado que coja los sabores.

Por otro lado tenemos los huevos. Los pondremos en un bol para que nos sea más fácil el un papel film. Les añadimos un poco de sal y canela en polvo y los coceremos durante 4 minutos (no más porque se pasa la yema y queremos que explote y caiga).

Para presentarlo, ponemos en el plato un molde para montar el timbal con la lombarda. Sobre éste colocamos el huevo florido a la canela. Colocamos una rebanadita de pan tostado. Desmoldamos con cuidado y listo.

Espero que disfrutéis.

“HUEVO FLORIDO CON PAPAS FRITAS Y FARINATO” (UN CLÁSICO DE SALAMANCA)

Cuando llegué a Salamanca por primera vez, aluciné con la variedad de tapas y pinchos relacionados con la cultura del cerdo. Pero, sin duda alguna, uno me llamó especialmente la atención. El Farinato. Un producto hecho a base de: pan, grasa de cerdo ibérico, pimentón de La Vera, sal, anises, cebolla y harina.

Con huevos y patatas fritas lo preparan en muchos sitios como “plato combinado”. Es potente y contundente pero de sabor muy bueno.

Ingredientes:

Huevos (yo pongo uno por persona porque me parece demasiado sino).

– Una patata por persona (de tamaño medio).

Farinato (2-3 medallones por persona)

Aceite de oliva virgen extra.

Sal.

Preparación:

Lo primero que haremos será partir las papas para freír, poner el agua en una olla a fuego fuerte (que hierva) y preparar los huevos en los saquitos de film (un truco para despegarlos perfectamente sin que se peguen es ponerles una gotita de aceite en el saquito).

Una vez preparados los saquitos lo que haremos será meterlos al agua que esta hirviendo. Yo calculo con uno sólo 4 minutos (y de tamaño medio). Si metes más a la vez o si son más grandes, quizás debas dejarlo un poco más (OJO!). Con 4 minutos la yema queda espectacular.

Por otro lado vamos a ir friendo las patatas con aceite de oliva virgen extra.

Y partimos el farinato en medallones para tenerlo listo para pasar por la sartén.

Lo dejamos en la sartén 1,5 minutos por cada lado a fuego medio. A mi me gusta que vaya soltando algo de la grasa de ibérico pero que no se calcine. Algunas personas lo hacen también frito, pero a mí me parece que sería un exceso de grasa total, además de no conservar el sabor de la propia grasa de ibérico.

Para presentarlo colocamos un nido de patatas fritas. Sobre éste el huevo (ya pelado del film) y los medallones de farinato.

Al rajar el huevo, la yema cae. Simplemente buenísimo. Contundente, pero buenísimo. Lo mejor para coger fuerzas después de una buena caminata en el campo en los días fríos de invierno.

Flan Casero

Ingredientes:

– 4 huevos hermosos.

– 8 cucharadas de azúcar moreno (para el flan).

– 3 cucharadas de azúcar blanca (para el caramelo).

– Unas gotas de zumo de limón (para el caramelo).

– Una cucharada de agua (para el caramelo).

– 750 cl. leche.

Preparación:

Lo primero que vamos a hacer es preparar el caramelo. Ponemos en una sartén el azúcar blanca, con la cucharada de agua y las gotas de limón.

Vemos que va haciendo burbujas poco a poco a fuego medio para que no se queme.

Las burbujas cada vez son más grandes. Controlamos la temperatura a medio fuego (7/9).

Y comienza a tomar un color dorado.

Este es el momento de retirarlo del fuego y darle unas vueltas con la propia sartén para que no se queme y tome sabor amargo.

Lo repartimos en las flaneras y las movemos para que las pareces queden semi-cubiertas de caramelo.

Es el momento de precalentar el horno a 180ºC y de preparar la fuente donde colocaremos nuestras flaneras al Baño María.

Pero primero tenemos que preparar los ingredientes del flan. Se baten los huevos, el azúcar y la leche.

Rellenamos las flaneras con cuidado de que no se manchen para que luego no se manche el agua del Baño María al colocarlas. Es muy importante este paso, ya que si se mancha el agua sale espuma y se nos llenan los flanes de agua y se estropean.

Ahora los dejamos al Baño María en la fuente dentro del horno unos 50 minutos a unos 180ºC.

Este es el resultado.

Para saber si están listos se pinchan con una barilla. Si sale limpia (como en los bizcochos) están listos. Sino hay que dejarlos un poco más, pero ese es el tiempo para horno eléctrico sin aire.

Después de sacarlos con mucho cuidado del Baño María los dejamos enfriar y los ponemos en el frigorífico (por lo menos 4-5 horas).

Para presentarlo, he decidido acompañarlo de unos frutos del bosque y una “bondad” de chocolate negro al aroma de albahaca. Un postre tradicional con un contrapunto especial.

Mi particular homenaje al Día Mundial del Huevo

“Huevo frito a lo Arguiñano”

Una de las particularidades que tengo es que me gusta hacer de casi todo. Es por eso, que tuve una época en que me dediqué a pintar cuadros (con pintura acrílica), para poder ponerlos en las paredes, porque no tenía. Tampoco tenía dinero para comprarlos, así que, pensé que por qué no pintarlos yo misma. También regalé alguno a los amigos.

A mi abuelo también le dio por pintar y la verdad es que sus cuadros son preciosos. Un día os mostraré alguno de ellos.

Bueno, pues con este cuadro quiero hacer mi homenaje particular al huevo y a Arguiñano con su perejil (que no falte). Porque empecé a coger el gusto por la cocina (y a hacer mis primeros pinitos), cuando estuve de estudiante en Salamanca, mientras veía a Karlos Arguiñano (a medio día). A él le agradezco esas cosas tan interesantes que aprendí, porque si no es por él (y por algunas recetas que me enseñó mi madre) no hubiera cogido un “palo” en la vida.

Watch Full Movie Online Streaming Online and Download

“Huevo se escribe con HD”

Con motivo del lanzamiento de Canal Cocina en HD en Ono y de la celebración del Día Mundial del Huevo (que se celebra el segundo viernes de octubre desde 1964) Canal Cocina y Ono organizaron un evento (al que tuvimos el placer de asistir) en la Casa del Lector del Matadero de Madrid, el miércoles 9 de Octubre de 2013.

Se pudo seguir en streaming gracias a Ono y además pudimos participar mediante Twitter con el hashtag #HUEVOHD.

El evento fue presentado por el Mago More, excelente maestro de ceremonias, quien nos amenizó la velada con su humor y su magia.

Entre los invitados pudimos contar con la presencia de tres de los ganadores de los Premios Blogueros Cocineros (premios que otorga el Canal Cocina a los mejores blogs de cocina y gastronomía, poniéndoles cara en un programa que lleva el mismo nombre, Blogueros Cocineros) que se celebran cada año desde 2009. No son cocineros profesionales, pero es gente que tiene pasión por la cocina, la gastronomía y que le encanta escribir para transmitir sus sensaciones y experiencias culinarias.

Txaber Allue autor del blog El Cocinero Fiel. Fiel a una receta semanal, compagina sus clases como profesor de Gestión de Empresas en la universidad con el tiempo que le dedica a su blog. Su primera receta fue la tortilla de patatas (y lleva casi un millón de reproducciones en YouTube).

Ana María Gutiérrez, autora del blog Cocinando entre Olivos, nos recomendó sus “Huevos de San José”. Son unos huevos rellenos de jamón y tomate que preparaba su abuela a su abuelo con motivo de su santo en las fechas de la festividad. Además nos recomendó otras dos recetas con huevo de la gastronomía granadina: el remojón granadino y la dulce cuajada de carnaval.

Alma Obregón, autora del blog Objetivo Cupcake Perfecto, nos contó que le encantan los cupcakes, que le dedica la mayor parte de su tiempo a su blog (además de impartir cursos para aprender a hacer cupcakes) y que el huevo es un ingrediente indispensable en sus recetas, aunque a veces también se puede sustituir este ingrediente por otro cuando las personas que lo toman son veganas, por ejemplo.

Para rematar el evento tuvimos la suerte de tener como invitado a Julio Bienert, más conocido como Julius, por su programa “Los 22 minutos de Julius”, donde nos enseña de forma original y sin complicaciones como preparar unos platos la mar de ricos y originales en 22 minutos. Para Julius la tortilla de patata es un básico de casa. Además nos recomendó, que para que los huevos no se pasen de cocción, no hay que cocerlos más de 11 minutos (así se conserva la yema naranja y no toma ese desagradable color grisáceo).

Tras el evento nos invitaron a un agradable cóctel y a la salida nos dieron un obsequio.

Muchas gracias a Canal Cocina por hacernos partícipes de este evento, un placer.

Si no habéis visto el evento o lo queréis volver a ver podéis hacerlo aquí.

TORTILLA DE PATATAS, UN CLÁSICO DE NUESTRA GASTRONOMÍA

Ingredientes:

– 2 patatas grandes.

– 1 cebolleta tierna.

– 4 huevos (tamaño normal).

Aceite de oliva virgen extra.

Sal.

Preparación:

Preparamos los ingredientes.

Pelada la patata, la cortamos en trocitos pequeños, como laminada.

Cortamos la cebolleta en juliana fina.

Ponemos la patata y la cebolleta a pochar en una sartén con abundante aceite de oliva virgen extra y a fuego vivo.

No se trata de que se frían y queden crujientes, sino de que queden las patatas hechas pero que al machacarlas con la espátula, se aplasten fácilmente.

Cuando estén en su punto las retiramos del fuego y escurrimos todo el aceite de la patata lo mejor posible, para evitar que nuestra tortilla tenga un exceso de grasa.

La reservamos un momento en la sartén apartada del fuego mientras preparamos los huevos.

En un bol grande (para después poder incorporarle la patata) ponemos los huevos y un poco de sal.

Batimos los huevos con ayuda de un tenedor o de una varilla.

Le incorporamos al bol la patata que previamente hemos escurrido bien de aceite y lo mezclamos envolviendo, que quede bien mezclado con el huevo batido.

Lo echamos en la sartén con unas gotitas de aceite de oliva virgen extra para que no se nos pegue.

Dejamos que cuaje para poder darle la vuelta y que se dore un poco.

Cuando veamos que al mover la sartén la tortilla se mueve cuajada ya y sube ese olor a tostadito un poco es el momento de darle la vuelta.

Y con ayuda de la espátula la volvemos a poner en la sartén.

Dejamos que la tortilla cuaje por abajo. Aquí depende de los gustos, pero más que como una suela de un zapato, a mí me gusta la tortilla de patatas jugosa, así que la dejo muy poquito cuajar porque con el propio calor que queda se hace bastante después.

La sacamos a un plato y servimos (a mi me gusta ponerle un plato cubriendo sin tapar del todo para que respire unos 5 minutos y luego ya se puede tomar. También se puede tomar recién hecha.

Para servir podemos acompañarla de una ensalada de brotes de lechugas con un tomatito Raf y unas lascas de parmesano (aliñada con aceite de oliva virgen extra y vinagre de Modena, al gusto).

Está buenísima, es un plato completo y además es uno de nuestros platos estrella en la gastronomía española. Como aperitivo, como cena “de partido de futbol”, como cena de pincheo con los amigos, para llevar en bocadillo al campo, para llevar de picnic, como desayuno a media mañana… en cualquier momento.

¡Espectacular!

Tarta de Santiago con helado y crema de tequila

Ingredientes:

– 250 gms de Almendra (natural, variedad Marcona preferiblemente).

– 250 gms de azúcar (en este caso he utilizado morena, pero lo normal es azúcar blanca).

– 4 huevos.

– 1/2 cucharadita pequeña de canela.

– Rayadura de la piel de 1/2 limón.

Azúcar glasé.

Preparación:

La Tarta de Santiago, es un dulce típico de la gastronomía gallega. No se sabe muy bien cual es su origen, pero es una tarta riquísima, ideal para cualquier momento del día.

Otra de sus ventajas es que no lleva harina, por lo que es un dulce del que los celíacos también pueden disfrutar.

Pues bien, para preparar nuestra tarta lo primero que haremos será colocar nuestros ingredientes. Precalentaremos el horno a 180º C. Que caliente por arriba y por abajo.

Trituraremos las almendras hasta convertitrlas en polvo (si queda algún trocito no pasa nada, aunque hecha polvo queda más fina). Las mezclaremos bien con el azúcar, la canela y la rayadura de limón para que se mezclen sus aromas.

Ahora le añadiremos los huevos.

Lo mezclamos bien todo hasta que quede uniforme, pero no lo batimos con máquina. Lo vamos envolviendo y mezclando con la cuchara o una varilla pero sin batirlo.

Colocamos un papel de horno en nuestro molde y lo untamos de mantequilla para que nuestra tarta no se quede pegada.

Vertemos nuestra mezcla en el molde y lo introducimos en el horno durante aproximadamente 45-50 min (o hasta que veamos que está dorado) a 175º C-180º C.

Mientras se hace la tarta, vamos a imprimir y recortar la Cruz de Santiago para poder hacer su silueta después con el azúcar glasé.

Cuando saquemos la tarta del horno, la dejaremos enfriar.

Para hacer la silueta es muy sencillo. Colocamos la cruz de papel en el centro de la tarta, y espolvoreamos el azúcar glacé con ayuda de un colador para que tamice. Cuando está cubierta la tarta de azúcar, retiramos con cuidado la cruz (ayudándonos de un par de tenedores/cuchillos) y tachan! Ya tenéis lista vuestra tarta.

Para presentarlo, es una tarta que le van muy bien los licores (si lo toman niños podemos sustituirlo por leche con cacao). En este caso he utilizado crema de tequila-café. Además le ponemos una bolita de helado (le va bien cualquier vainilla, yo le he puesto vainilla-cookies).

Como sugerencia le van muy bien los frutos rojos también y además le aportarían un toque de color.

Natillas Caseras

Ingredientes:

– 1/2 litro de leche.

– 3 yemas de huevo.

– 2 y 1/2 cucharadas de azucar moreno.

– 1 rama de canela.

– La piel de un limón (lo mejor pelada posible sin trozos blancos).

– 1 cucharada de Maicena.

– Canela en polvo.

– Galletas María.

Preparación:

Colocamos en un cazo, la leche, con la rama de canela y la piel del limón.

Por otro lado, separamos en un recipiente, las yemas de las claras de huevo.

Las yemas las mezclamos con la cucharadita de maicena y el azúcar moreno y lo reservamos en la nevera.

Dejamos que cueza la leche con la canela y la piel del limón y retiramos del fuego dejándolo unos minutos tapado (4-5 min).

Retiramos la rama de canela y la piel del limón y lo calentamos de nuevo a punto de ebullición.

Lo separamos del fuego justo cuando empiece a hervir. Vamos añadiendo la leche a la mezcla que habíamos hecho previamente de las yemas, el azúcar moreno y la maicena, a la vez que removemos con una varilla para que queden lo más finas posible.

Una vez hemos removido la mezcla lo ponemos de nuevo al fuego, a una temperatura media. Cuando comience a hacer “chop,chop” lo dejamos espesar al gusto (con cuidado de que no se queme y dando siempre vueltas con la varilla) y retiramos del fuego.

Ahora sólo queda presentar las natillas en unos recipientes, colocar una galleta maría y espolvorear un poco de canela. Lo dejaremos enfriar un poco para poderlo meter en la nevera. Dejar en la nevera y servir frío.

Antes de servir, volvemos a espolvorear un extra de canela por encima y listo.

¿Buenísimas! Y si se hacen como éstas, con la leche recién ordeñada que nos regalaron nuestros amigos en San Roque de Riomiera y nos la hirvieron en el Camping Lunada, más buenas todavía.

Si tenéis la oportunidad de comprar unos litros de esta deliciosa leche, de los Valles Pasiegos, recién ordeñada, no perdáis la oportunidad. Leche, leche de verdad.

ENSALADA DE PASTA DE COLORINES

Ingredientes:

– Pasta (espirales de colorines).

– Pimiento verde, rojo y amarillo (un trozo de cada uno).

– 1/2 cebolleta tierna.

– Tomates Cherry

– Queso fresco 0% m.g.

– Melón (piel de sapo, bien dulce).

– 1 huevo cocido.

– Germinados de cebolla.

– Romero (una ramita)

– Laurel (1 hoja).

– Orégano (una pizca).

– Popurri de pimientas.

– Nuez moscada (una pizca rayada de la nuez)

– Aceite de oliva virgen extra.

– Vinagre de Modena.

– Sal Maldon.

Preparación:

Lo primero que vamos a hacer es poner por un lado a que hervir el agua de la pasta, con la ramita de romero, la hoja de laurel y una pizca de sal.

Por lo general suele tardar en cocerse desde que empieza a hervir unos 12 minutos.

Una vez cocida, escurrimos y reservamos en un bol en la nevera para que se vaya enfriando.

Por otro lado ponemos un cacillo con el huevo para cocerlo también. En cuanto hierva bajamos un poco la temperatura para que no se salga el agua del cazo, pero sin que deje de hervir.

Picamos en cuadraditos los trozos de los pimientos de colores y la cebolla tierna. Reservamos de momento enteros los tomate cherry.

Partimos el melón en trozos pequeños y reservamos en un bol en la nevera para que se mantenaga frio (tapar con un plato o papel film para que no coja sabores).

Para montar el plato, colocaremos la pasta en un bol, le ponemos un poco de pimiento rojo, verde y amarillo, un poco de cebolleta teirna, partimos dos tomate cherry y los colocamos, otro lo reservamos para trincharlo con un palito. Le añadimos el queso fresco, medio huevo cocido partido en dos cuartos y el melon.

Para terminar lo especiaremos un poco con popurri de pimientas y un poco de nuez moscada recién rayada. Espolvorearemos una pizca de oregano y le pondremos un poco de sal Maldon. Rematamos con un chorrito de vinagre de Modena y el aceite de oliva virgen extra al gusto. Colocamos unos germinados de cebolla para decorar, que a su vez le dará un punto a la ensalada.