Presentación Pago de Carraovejas 2015 en el Restaurante Zalacaín

De unos cuantos años hasta la actualidad, el mundo del vino, de la viticultura, ha dado un giro de 180º. Antes era muy difícil encontrar información y cómo documentarse en este tema y ahora hay cursos de cata, libros, incluso estudios superiores orientados a los amantes del vino que hacen mucho más accesible el aprendizaje y la especialización.

El mundo del vino ha evolucionado considerablemente y todo lo que tiene que ver con él también lo hace. Las bodegas experimentan una revolución, un cambio muy significativo, un cambio que transmite, que hace que además de disfrutar de un buen producto vivamos la experiencia y nos empapemos de la emoción y del sentido que hace que cada día, quienes se dedican en cuerpo y alma a elaborarlo, quieran superarse y transportarnos al lugar donde nacen los sueños, a su terruño, a la tradición y al sentir más profundo de sus corazones. Corazones llenos de pasión. Transportarnos desde donde nacen las plantas, sus diferentes terrenos,… hasta donde se recogen esas maravillosas variedades de uva para después tratarlas con el mayor cuidado, delicadeza suprema y producir así, unos vinos de gran calidad y una capacidad de sorprender increíblemente poderosa.

En 1987, José María Ruíz, propietario del conocido restaurante segoviano “José María”, funda la bodega Pago de Carraovejas en la localidad vallisoletana de Peñafiel. Desde 2007, su hijo Pedro Ruíz, dirige la bodega, manteniendo y promoviendo los valores en el ámbito de la empresa familiar y la excelencia. Pago de Carraovejas es una bodega que desde sus inicios ha buscado la excelencia, destaca la inquietud de todo el equipo por mejorar cada día. Además, la bodega cuenta con un restaurante, Ambivium, donde se puede disfrutar de un entorno único, unas vistas privilegiadas al viñedo y una oferta gastronómica variada y original.

Tres palabras han elegido para poner en valor su presente y su futuro: origen, alma y emoción. Eliminan la clasificación tradicional de los vinos en España (crianza, reserva,…), algo que ya han hecho muchas bodegas y que es un cambio que sigue posicionando la marca hacia arriba, mostrando lo que realmente quieren con sus vinos, buscando la frescura, poniendo en valor el terruño, la interpretación de la añada y descubriendo cada rincón de su finca en elaboraciones más pequeñas que les permiten transmitir mucho mejor en la copa lo que denominan embotellar el paisaje. Todo esto se traduce en un vino de finca que será “Pago de Carraovejas 2015” y dos vinos de parcela, “El Anejón” y “Cuesta de las Liebres” (habrá que esperar ya al año que viene para probarlo, pues se encuentra agotado hace tiempo), que solamente salen al mercado en añadas excepcionales.

El otro proyecto de la familia Ruiz Aragoneses que cabe destacar y que tuvimos el placer de conocer y probar sus creaciones es Ossian. En 2013 entraron en el accionariado de esta bodega segoviana y culminaron la operación en 2016 cuando se hicieron con su totalidad. Con este proyecto buscan transmitir el verdejo auténtico, el verdejo de terruño, que nació en la zona de Nieva, de Sta María, con los Monjes del Parral, y con el que quieren transmitir la búsqueda del origen y llegar a competir a nivel internacional. La uva de Ossian es una uva única, unas parcelas excepcionales. Completamente atípico a lo que se puede tomar en Rueda. Buscan hacer vinos lo más originales posibles. Es muy importante mantener la jerarquía nos comentan. Quintaluna es el vino de entrada de gama y es el que debe dar el primer punto de vista de lo que pretenden hacer en los siguientes. Se busca un Verdejo atípico para dar un atisbo de lo que pretenden en los siguientes vinos jerárquicamente superiores. Al final de la cata un vino puede gustar más o menos pero cada uno tiene que cumplir en precio y en expectativas esas funciones. Quintaluna, es el más universal y es por el que mucha gente les va a reconocer, por tanto lo deben hacer lo mejor posible. Con el siguiente vino, Ossian, se entra en otra gama de vinos, otra complejidad, otro precio y otro perfil. Es un vino más complejo, más difícil de llegar a conseguir, la madera está presente sin ser protagonista. Es un conjunto de cosas que lo que aportan es complejidad al conjunto. Capitel 2015 es el “bebé”, no está hecho del todo pero si se aprecian esas notas de fósforo. Esa parcela que era totalmente atípica en la región está puesta en una botella. Es algo raro, complejo, diferente y atípico. Es muy importante que son vinos jerárquicamente diferentes, para momentos diferentes, para personas diferentes,… pero todo con un nexo de unión que es el estilo personal de la bodega, intentando ser lo más originales posibles e intentando no caer en la estandarización.

Descubrir estas bodegas y acudir a la presentación de Pago de Carraovejas 2015 en el emblemático Restaurante Zalacaín es un sueño hecho realidad y que he de agradecer a Concha Crespo quien pensó en mí para tan destacado evento. Gracias Maestra, un honor.

Nos recibieron con una copa de Champagne Salon Blanc de Blancs 2006 y un aperitivo de bienvenida (Croqueta Zalacaín y Walsh Rarebit versión mini, un bocado delicado y sabroso a la vez, maridaje perfecto para acompañar la copa de champagne).

Almudena, la Directora Técnica de la bodega (que lleva más de 15 años trabajando en Carraovejas) nos explicó cada uno de los vinos que tuvimos el gusto de probar maridados de forma exquisita con los platos que prepararon Julio Miralles (Executive Chef del Restaurante Zalacaín) y todo su equipo. El menú, preparado para la ocasión, nos lo presentó Carmen González (Directora de Operaciones del Restaurante Zalacaín).

Para comenzar tomamos una Terrina de Foie de Oca con hummus de albaricoques y mermelada de kumquat maridado con Ossian Verdling dulce 2015. Un Verdejo de viñedos prefiloxénicos con una elaboración muy cuidada y manteniendo ese punto de dulzor propio de una vendimia tardía pero acompañado de la acidez típica de ese Verdejo segoviano, con unas características tan especiales como es el suelo arenoso de la zona de Nieva. Un vino dulce que debe comenzar la comida, nunca terminarla porque la evolución o el equilibrio que mantiene la acidez y el azúcar del mismo va a provocar sensaciones espectaculares con un plato como la Terrina de Foie.

El siguiente plato Ensalada de Bogavante aderezada con vinagreta de jerez maridado con Ossian Quintaluna 2016. Nos encontramos ante un 60% de uva prefiloxérica y 40% de uva joven. Es muy difícil, en palabras de Almudena adquirir estos viñedos. Es inconcebible cómo es posible que la gente plante pinos en medio de sus viñas y acaben perdiéndose las parcelas por falta de interés de los hijos o de los propios propietarios de las mismas en la zona. Quintaluna 2016 y lo que está por venir va mejorar muchísimo, tendrá mucho más recorrido. Es un vino que ya está en el mercado. Es el vino más joven de la bodega y no tiene crianza en barrica, está con sus lías para preservar su frescura. Además tiene certificado ecológico y de bajo rendimiento. Un vino intenso, fresco, huele a hierba fresca, afrutado y con una acidez estupenda.

Seguimos con el Huevo Escalfado con guiso de setas y torreznos maridado con Ossian 2015. Uno de los clásicos de Zalacaín que se lleva elaborando más de 40 años. Nos confiesa Carmen que no han encontrado un buen Boletus pero las chantarelas y la angula de monte son espectaculares. Ossian 2015 dice muchas cosas pero tiene que decir muchas más. Vinos con largo recorrido y con una alta expresión. Se marca esa parte mineral que corresponde al Verdejo de la zona de Nieva y el trabajo con las lías y el correcto uso de la barrica. Es un vino complejo que dice mucho en nariz. Tiene un carácter muy personal. Esta añada no está filtrada y se decidió así porque la capacidad de expresión que tenía el vino no querían que quedara velada por filtrarse.

Nada mejor para maridar con la Lubina Salvaje con salsa de pimienta rosa (destacar las perlas de perejil y una flor de remolacha como nota crujiente) queCapitel 2015. Almudena nos cuenta que trabajan con una parcela muy especial, una parcela con un contenido de pizarra altísimo y eso procura lo que nos encontramos en la copa. La viña más vieja de la bodega, con 200 años de historia. En Capitel 2015 está claramente embotellado el paisaje y, más concretamente la parcela. Esa marca mineral que vemos acogida por las puntas de fósforo. <<Esa sensación aromática que tienes cuando llegas allí y te dejas invadir un poco por la sensación del entorno, del ambiente, de la característica grafológica tan importante que es el suelo de la parcela de Capitel. Huele a Capitel>> nos explica Almudena. Lo acompañan con un tipo de barricas muy concreto y sobre todo con un trabajo con las lías y con una expresión que es la que tiene que ayudar el vino a acabar de definirla. Les gusta utilizar una copa, quizá no habitual para los vinos blancos y, menos, en el caso de Capitel. Hace años la inquietud del equipo por conseguir la mayor expresión o el mayor placer a la hora de degustar los vinos comenzaron un proyecto con Riedel y gracias a ellos (que son un equipo fantástico) y también al equipo de Ossian, pudieron valorar en conjunto el uso de distintas copas y cual era el diseño adecuado para cada uno de los vinos. Y así queda reflejado en este día, en esta comida y en la mesa. Es fundamental que cada vino vaya acompañado de su copa para que la expresión y, sobre todo, el sentimiento, lo muestren en su máximo esplendor. Capitel es un vino muy fino, muy aromático, muy elegante.

Zalacaín es un templo de la gastronomía y el siguiente plato lo dice todo, con su preparación en directo. El Steak Tartare, “el de siempre y como siempre”, acompañado de sus famosas patatas soufflé y maridado con el más esperado de los vinos, Pago de Carraovejas 2015.

También pudimos probar Pago de Carraovejas Crianza 2014, una forma interesante de captar el cambio. Un cambio externo e interno. La etiqueta de 2014, un tono más sepia, la de 2015 más limpia, con textura en sus letras. A partir de este momento se denominarán Pago de Carraovejas sus vino de añada. Dejan la palabra “crianza” para relacionarla con el tiempo que va a permanecer el vino dentro de la barrica pero no para clasificarlo como tal. Es una suerte poder tener los dos vinos para poder diferenciarlos. El 2014 crianza, es más intenso en nariz y en boca destaca su textura y la fusión de la fruta y la madera, es más tánico. El 2015 es más fresco, más sutil, muy fino, elegante, más sugestivo, menos rústico. En este caso se decanta porque tarda en abrirse más que el 2014. Tanto uno como otro van a seguir evolucionando y en los próximos años se podrá comprobar como es el cambio. Dos vinos estupendos que combinan a las mil maravillas con el steak tartare que prepararon para la ocasión. Un steak tartare delicioso y muy equilibrado en sabores. En Zalacaín lo elaboran con yema de huevo, pimienta negra, salsa perrins, tabasco, mostaza y, el ingrediente más importante, mucho cariño. Las patatas soufflé que acompañaron al steak tartare hacen honor a su fama pues eran deliciosamente crujientes y ligeras.

Lomo de venado con calabaza, castañas y manzana (compota con vainilla que va estupendamente con el vino que se va a maridar). El vino que eligieron para maridar con este plato fue Pago de Carraovejas El Anejón 2009. Un vino que habla solo. Un vino muy especial. En palabras de Almudena “un vino que nació en Pago Carraovejas porque pidió nacer”. Poder llegar a catar un vino embotellado en 2009 hoy en 2017 es un lujo, un lujo embotellado en todos los sentidos. En 2009 era una explosión floral en boca, ahora en 2017 es una explosión frutal en nariz. La capacidad de envejecer de las viñas se traslada a la capacidad de expresión en la botella, es un placer disfrutar de este vino. Es un vino que está envejeciendo formidablemente, un vino con capacidad de guarda a la altura de los mejores vinos franceses. Anejón 2009 fue el inicio de Anejón, un vino que tiene muchos años ya en botella y esto nos lleva a una serie de aromas que no tienen nada que ver con la explosión inicial en nariz de esa fruta y la espontaneidad y frescura de los vinos iniciales de Pago de Carraovejas. Marida a la perfección con el Lomo de venado, un plato de caza. Una carne muy tierna con una salsa, una reducción potente acompañada del toque dulce de la calabaza, la manzana y la castaña.

En el pre-postre nos sorprendieron con una Selección de quesos muy castizos: Cabra de Ávila, Zamorano de 12 meses y Mancedillo Azúl de Segovia. Se pudieron maridar tanto con “El Anejón 2009” como con Pago de Carraovejas 2014 (crianza) y Pago de Carraovejas 2015.

El postre no podía ser otro que el “clásico más clásico” del Restaurante Zalacaín, los Crêpes Zalacaín. Para acompañarlo un vino muy especial, Alsacia SGN, Frederic Emile. Con dos Grand Cru la bodega elabora este vino de uva Pinot Gris (primera uva atacada por la botrytis). Es un vino muy fresco (añada 2005, añada muy cálida), tiene una buena acidez a pesar de tener sorprendentemente 85g de azúcar. Un vino que marida muy bien con la crêpe Zalacaín. La técnica de hacer los crêpes es un arte y Ricardo es una de las personas que lleva muchos años haciéndolos. Estaban buenísimos y la combinación con el vino fue de lo más acertada.

Para terminar un delicioso café con leche acompañado de la Teja Zalacaín y Petit Four (pequeños pastelitos).

Un placer poder disfrutar de esta presentación de Pago de Carraovejas 2015 en un lugar tan emblemático como es el Restaurante Zalacaín, que comienza una nueva etapa y ojalá nos sorprenda durante otros 45 años más por lo menos y podamos seguir disfrutando de unas bodegas tan comprometidas con la cultura del vino como estas.

Muchas gracias.

La Tasquería de Javi Estévez

Hace unos días, hablando con mi buen amigo Víctor Esteban (Noticias Cuatro), cinéfilo y gran entusiasta del “Séptimo Arte”, le pedí consejo para un nuevo proyecto que tengo entre manos. Comentábamos películas relacionadas con la cocina y la gastronomía de diferentes lugares del mundo. Películas donde las artes culinarias eran el tema central o principal, en las que era un recurso muy interesante para reflejar costumbres sociales o familiares o en las que era un hilo conductor o un motivo para captar la atención del espectador aunque no tuviera nada que ver con lo que realmente se refiere a la cocina que todos conocemos.

Sin saber cómo, salió el nombre de “El silencio de los Corderos” (y secuelas) y, enseguida, me vino a la mente un restaurante al que hace unos meses tuve el placer de visitar y del que aún no había tenido la oportunidad de escribir, La Tasquería de Javi Estévez.

Seguramente os estéis preguntando qué demonios tiene que ver un restaurante, y en concreto éste, con un thriller policiaco de terror psicológico y, que si recordamos algunas de las escenas, aún se nos ponen los pelos de punta… Pues tiene que ver mucho. Algunos pensaréis que una comparación así es un sacrilegio, pero cuando terminéis de leer espero que veáis que no es nada negativo sino todo lo contrario, es algo muy positivo desde el punto de vista gastronómico.

Javi Estévez, fue concursante de la primera edición del famoso programa de televisión Top Chef de Antena 3, donde cocineros de toda España ponen a prueba sus habilidades y compiten por convertirse en el mejor cocinero de cada edición. Pero Javi Estévez tiene un recorrido muy largo junto a los fogones. Comenzó en la Escuela Superior de Hostelería de Galicia y se ha curtido desde sus inicios en verdaderos templos del buen comer hasta que decidió montar su propio restaurante.

Tuve el placer de conocerle personalmente en unas Jornadas Culinarias que coordiné en un centro comercial de Madrid y desde entonces he seguido muy de cerca su trabajo y su cocina. Una bellísima persona y un gran profesional.

Siempre pensé que las vísceras y los despojos internos eran algo poco apetecible. Más teniendo un padre que era Catedrático de Cirugía y Jefe de Servicio de Digestivo. Jamás entró en mi casa ni siquiera un filete de hígado… Otros platos como los callos, en cambio, nos encantaban y era el plato estrella de algunos fines de semana acompañados, eso sí, de patatas en cubitos que hacía mi madre… Pero lo que se refiere a vísceras y lo que pudiera recordar a las mismas no era bienvenido. Recuerdo que la coliflor tampoco le hacía nada de gracia a mi padre pues le recordaba a los sesos… a mi me encantaba con bechamel y gratinada al horno.

Es por esto que si estuviera aún con nosotros no se si sería capaz de llevarle a este restaurante pero estoy convencida que si no le dijera de qué se trataba lo que estaba comiendo le encantaría al igual que nos gustó a nosotros.

Para la ocasión probamos el menú degustación haciendo caso de las recomendaciones del chef y, aunque hace poco han cambiado la carta, os dejamos los platos del este menú que tanto nos gustó. Cada uno pedimos platos diferentes para probar de todos y fue una selección más que acertada.

Lengua de ternera curada con aceitunas aliñadas de Málaga.

Paté de perdiz, manzana y oloroso.

Lengua en escabeche con laminas de almendra.

Mole de carrillera de ternera.

Rabito de cerdo, anguila y queso ahumado.

Corazones de pato con salsa Cumberland.

Guiso de callos, pata y morro.

Degustación de quesos con membrillo y frutos secos.

Postre dulce.

He de decir que me quedé con ganas de probar la recomendación que nos hicieron unos amigos, los sesos. Si Hannibal Lecter fuera un personaje real y no un personaje de ficción seguro que también se habría quedado con ganas de probarlos después de catar unos platos tan deliciosos. Un gran descubrimiento. No tardaremos en acercarnos a probar su nueva carta y dejarnos sorprender de nuevo con sus suculentos platos. Una propuesta atrevida y muy bien desarrollada. #SomosCasqueros

Restaurante Trigo, una cocina contemporánea-tradicional en Valladolid

El Restaurante Trigo abrió sus puertas hace 10 años. La cocina de este restaurante se caracteriza por ser moderna y con sentido. Ese sentido es la tradición, una base tradicional de cocina convertida a formas originales, texturas y sorpresas culinarias llenas de sabor. Y es que, el sabor, sí señor, son capaces de concentrarlo al máximo en delicados bocados.

Y digo que el sabor logran concentrarlo porque el menú degustación que tomamos fue sin duda un lujo de variados sabores. La presentación muy cuidada, fruto del trabajo esmerado, de la investigación y del estudio que hay detrás de cada plato.

Entre las propuestas que tiene Trigo cabe destacar una carta y unos menús degustación que cambian según temporada. Los mejores ingredientes y un respeto absoluto por el producto con curiosos matices hacen las delicias de los paladares más exigentes.

Tiene una extensa, variada y original selección de vinos que podemos maridar armoniosamente con las diferentes propuestas gastronómicas.

MENÚ  TIERRA  DE  SABOR (enero 2017)

1.- Bienvenida: Torrezno con bacalao y ajo negro

2.- Aperitivos (de izquierda a derecha) Taco de setas escabechadas, Snack de morcilla y Esfera de brandada de bacalao y tinta de calamar.

3.- Esferas de Aceite de Arbequina (de Medina de Rioseco) y Tomate

4.- Roast beef con ensalada (Frisé y Lenteja de agua)

5.- Huevo con Pisto y patata soufflé

6.- Pichón con lentejas (Pichón de Tierra de Campos)

7.- Quesos de Castilla y León

8.- Postre: Manzana y Calvados

Nada como unos Minardises para acompañar al Café.

Parece increíble que en el “Imperio del Lechazo” un restaurante como Trigo haya triunfado. Y es que, su chef, Victor Martín y su mujer, Noemí Martínez, responsable de la sala y sumiller, han hecho de este restaurante uno de los mejores de Valladolid donde disfrutar de una estupenda experiencia gastronómica.

Un lugar acogedor, elegante y con una decoración muy sencilla donde predominan los colores crema y la madera. Un lugar donde uno se siente muy cómodo.

Un lugar, sin duda alguna, para volver. Felicidades por estos 10 años y que cumpla muchos más.

PRESENTACIÓN DE LA NUEVA CARTA EN RESTAURANTE GAUDIUM

Gaudium y el chef Juan Carlos Peñas presentan la nueva carta para esta temporada. Gaudium tiene una oferta gastronómica muy particular y en parte esto se debe a la inquietud de su cocinero por descubrir a los comensales su cocina. Una cocina basada en la cocina tradicional y sabores y sensaciones que nos hacen viajar a través de gastronomía sefardita, mediterránea, iraní, o del norte de África.

Aunque se le da una vuelta a la carta, algunos de los platos de la casa siguen manteniéndolos como el tradicional Rabo de toro con uvas o las Láminas de pulpo.

Recuerdos de la cocina sefardita en el Pollito Tomatero al horno con paté de berenjena, las Alitas al estilo sefardí o en el Salmón al horno con salsa de hinojo.

De los entrantes probamos la Ensalada de patata y atún salteado con mojo rojo, recuerda las tradicionales papas arrugás de Canarias. La Ensalada de bulbos con mostaza y crujiente de cecina, un plato fresco que sorprende en cuanto a sabor y texturas presentado en tartar. La Brandada de bacalao, un bocado suave con la gracia del pimentón y el aceite de oliva viergen extra.

Un plato tradicional fuera de carta destacable la Carrillera en salsa, muy tierna. También probamos el Lomo de vaca relleno de Idiazabal.

Un plato original y de sabores que recuerdan la cocina libanesa, marroquí o persa, la Hamburguesa de cordero con parmentier de calabaza y okras, donde se encuentran en equilibrio el aroma a menta, clavo y el comino.

Un plato con historia es el Solomillo de cerdo con salsa de azafrán y tomillo o Solomillo Barroco. Nos cuenta Juan Carlos Peñas que receta original pertenece a un grupo de monjes italianos. Tiene un toque de cacao en polvo y almendra tostada muy agradable.

Un plato fresco y contraste de sabores en el Tataki con salsa de pomelo y sésamo acompañado de ensalada de mango y ajetes.

Para terminar nada mejor que un postre. Probamos el Chocolate en texturas, nada dulce para los que les gusta el auténtico sabor del cacao y la Tarta de mango con yogur de menta y falso helado de coco, una tarta suflada delicada que acompaña estupendamente con el frescor de la salsa de menta y el sabor exótico del coco.

Una oferta diferente en la zona de Chamberí cuidando el producto y cada una las elaboraciones de sus recetas. Una cocina hecha desde el cariño y el respeto al producto.

GAUDIUM CHAMBERI

C/ Santa Feliciana 14, 28010 MadridWatch movie online The Transporter Refueled (2015)

RESERVAS: Teléfono: 91 594 30 37

Reservas a través de nuestra web www.gaudiumchamberi.com 20% de descuento  

MAKRO presenta “El cliente más difícil”

MAKRO en colaboración con la Federación Española de Hostelería (FEHR), ha elaborado un estudio bajo el título “El cliente más difícil” en el que los hosteleros responden. De los datos de este informe se extrae que casi la mitad de los hosteleros acepta con naturalidad y como parte de su trabajo la aparición en su establecimiento de clientes difíciles de satisfacer.

De hecho, un 28% de los encuestados considera esta situación como un incentivo para mejorar su labor. Tanto es así, que tras una situación conflictiva en el restaurante y gracias al buen hacer por parte del hostelero, tres de cada diez “clientes difíciles” se vuelven asiduos al establecimiento, lo que denota una clara capacidad de superación por parte del hostelero. 
La mitad de los hosteleros destaca que la aparición de estos casos se produce de forma puntual. Aun así, la gestión de estas demandas permite a los profesionales ir adquiriendo cierta destreza a la hora de manejar momentos de crisis. Una situación que permite fidelizar al 30% de los clientes que se habían quejado.

¿Es posible agradar a todos?

MAKRO, en línea con su compromiso en el apoyo al hostelero, ha realizado tres vídeos en los que reta al célebre chef Rodrigo de la Calle a enfrentarse con tres clientes difíciles. En ellos, se pone de manifiesto la versatilidad de los profesionales de la hostelería a la hora de enfrentarse con los “clientes difíciles”, derrochando ingenio, creatividad y sentido del humor. Los vídeos se han realizado con la colaboración de la agencia El Laboratorio.

El estudio “El cliente más difícil” ha sido elaborado entre clientes de MAKRO en todo el territorio nacional entre los meses de febrero y marzo de 2016. A través de una encuesta online se han evaluado las principales características de este tipo de clientes, las circunstancias en las que suelen aparecer y los motivos de queja de los mismos. Se han recibido un total de 1.038 cuestionarios de hosteleros.

La presentación de “El cliente más difícil” ha tuvo lugar en El Invernadero, el restaurante del Chef Rodrigo de la Calle en el Hotel Box Art (Collado Mediano, Madrid) donde después de la presentación nos preparó junto a su equipo un cóctel muy original.

Muchas gracias.

Para más información:

MEDIALUNA

Elena Alonso / Rubén Blanco

Telf: 91 567 0172 / 657 899 665

Huele a primavera en La Sopa Boba

Llega la primavera y con ella nuevos productos de temporada. En La Sopa Boba, Fernando Limón prepara platos deliciosos. Cada vez que le visitamos quedamos maravillados. La combinación de sabores, sus matices y su imaginación a la hora de cocinar convierten a Fernando en un genio de la cocina. La Sopa Boba es un restaurante único en Madrid y cada experiencia es diferente y siempre agradable. El trato magnífico.

Lo mejor de todo es que Fernando siempre está evolucionando, su cabeza funciona a diario para idear nuevas propuestas y hacer viajar a sus comensales a través de los sabores y las texturas por el mundo de la gastronomía.

Una de las cosas que más me gustan de este restaurante es que siempre tiene platos fuera de carta y lo mejor, sin duda alguna, es dejarse sorprender. En esta ocasión probamos cuatro platos y, salvo la anguila, los demás estaban fuera de carta. El orden de presentación fue ideal, del sabor más suave y matices más sutiles al sabor más potente.

Ensalada de pez mantequilla

Una ensalada ligera y rica. El pez mantequilla marinado es suave y se deshace en la boca. La quinua, la fruta liofilizada y las semillas (gogi, sésamo…) le dan el toque crujiente. Los brotes le dan el toque verde. La acidez que aporta la gelatina muy interesante.

Anguila Teriyaki con gelatina de mango y virutas de foie y kimchi de callos

Un plato redondo. La presentación en tan bonita que te da pena comerlo. Lo mejor tomar un bocado que tenga de todo un poco. La anguila está decorada con perlas de arroz que le aportan una crujiente sorpresa. La combinación de sabores es estupenda, es un mar-aire-tierra. El foie le aporta el toque graso justo y queda un regusto estupendo. Los callos son pura textura. la gelatina da frescor y ese punto dulce. Los filamentos de Ito Togarashi (filamentos de chili liofilizados) le aportan un puntito picante que es muy agradable.

Giozas de gambas al ajillo

Un plato de nuestra gastronomía pero con una vuelta de hoja. Están buenísimas, es un bocado intenso y la salsa dulce que acompaña le da esa chispa que se enciende en tu cerebro. Nada como darle una vuelta a los platos tradicionales para sorprender un paladar.

Salteado de setas Colmenillas y Perrechicos

Como se suele decir si todo lo demás estaba bueno este plato estaba para caerse en la cazuela y ponerse fino. Espectaculares, un sabor intenso a monte, a primavera. La salsa de toma pan y moja. Y nada mejor que mojar con el pan de Madre Hizo Pan. Y es que el mejor pan que he probado aquí lo hacen en la sierra de Madrid.

Para maridar los platos elegimos un vino blanco. Probamos Chass, un vino blanco que nos recomendaron. Vaya descubrimiento! Cuando lo olí su aroma me teletransportó a las sidrerías del País Vasco. Un vino blanco diferente, sorprendente que merece la pena probar y que seguro repetiremos.

No puede haber comida sin un postre y los postres en La Sopa Boba son riquísimos y la carta es muy variada.

La maceta de chocolate en texturas con salsa de mango

Es un clásico que a los amantes del chocolate les encantará igual que me encanta a mí. El punto ácido de la salsa de mango de la regadera combina de maravilla con el chocolate. Las flores también son comestibles. Es muy divertido regar la maceta y después tomar la cucharada del fondo hacia arriba.

Sopa de cereza

Una sopa de cereza con un sabor intenso a cereza. En el centro una bola de helado de vainilla. Combinado muy rico, buenísimo.

Para terminar un café con leche y unas copitas. Y es que en La Sopa Boba preparan unos gin&tonic… bueno, la imagen lo dice todo. Un brindis por La Sopa Boba.

Fernando Limón nunca deja de sorprender con sus recetas, una forma diferente, interactiva y 100% original de disfrutar de la gastronomía.

Hasta pronto!

UN AÑO #SOÑANDOSABORES… FELIZ ANIVERSARIO CONKDEKILO!!!

Hace más de un año que comenzó CONKDEKILO, un rincón personal y diferente dentro de las web y blogs de Gastronomía. Hay tantas cosas que he vivido y que me encantaría poder compartir con todos vosotros de nuevo…

Cuando comencé con la web hace un año, nunca pensé que podría tener tan buenas oportunidades y experiencias que tanto me han enseñado y, como en algunos casos, me han tocado con una varita el corazón.

A veces, tenemos una estrella (unas cuantas, más bien) ahí arriba, y nos brindan una gran oportunidad. Para mí, esta oportunidad ha significado mucho, tanto a nivel personal como profesional me ha enseñado a crecer y a creer.

He podido conocer mucho más a fondo la Gastronomía y sus secretos. Los alimentos, toda una variedad de productos de nuestro país e internacionales. Los refrescos y las diferentes bebidas espirituosas. He disfrutado investigando y conociendo la historia, los procesos de elaboración y observando la destreza de los barman, toda una filosofía de vida. He ahondado en las diferentes cocinas del mundo (especialmente en la cultura y tradición orientales, que me han transportado en más de un momento a tan lejanas latitudes). He experimentado en la cocina con todo tipo de recetas (e incluso he tenido algún que otro “Conejillo de Indias”, siempre probando mis platos, pues siempre hay algo que mejorar).

He compartido experiencias culinarias y solidarias, y descubierto que hay personas, que de manera totalmente desinteresada, dan oportunidades a otras personas que se las han dejado en el camino o nunca las han tenido. Y además, estas personas que han sido ayudadas, consiguen integrarse en nuestra sociedad y superarse cada día en su trabajo. He aprendido de jóvenes, profesores y padres que unen sus fuerzas y espíritu para cocinar ilusiones y, a través de la cocina, comparten momentos que son “Un Inicio Para Todos” y comparten su “Pasión por Servir”. He realizado mis primeras entrevistas y he sentido por primera vez (aunque sea hecha un manojo de nervios) la emoción del momento, la admiración hacia las personas entrevistadas y la sensación de perder la noción del tiempo mientras conversaba con ellos. Me he maravillado con el magnífico trabajo de grandes profesionales y magos de los fogones y con todas las personas que trabajan con ellos mano a mano y hacen que la experiencia del comensal sea algo único y, realmente, especial cada vez…

Un año cargado de momentos estupendos había que celebrarlo de manera muy especial. Por eso, reservé mesa en La Sopa Boba, en Alpedrete. Un lugar único en la sierra norte madrileña que, desde que fui por primera vez (Uno de los días más felices de mi vida, un honor), no ha dejado de sorprenderme cada vez que hemos repetido. En esta ocasión acudí sola, nunca he tenido la oportunidad de vivir una experiencia gastronómica así.

Me encantan las sorpresas (por todos es sabido), y la verdad es que me maravillaron una vez más… creo que eso es lo que más me emociona siempre que he estado aquí, que cada propuesta es diferente, creativa, original, transgresora. Una experiencia única, en definitiva.

Al llegar una copita de vino de “El gitano pelirrojo esperando solo en la sala de urgencias” y el aperitivo por excelencia de La Sopa Boba,Edamame con sal y un bocado fresco en forma de bombón de gazpacho de frambuesa (Fotos: La Sopa Boba).

El sol brilla en el exterior y la naturaleza regala bellas imágenes como estas a través de la ventana que tengo junto a la mesa… el tiempo se para…

Un entrante muy curioso, berenjenas baby. Tiernas, muy suaves y se tomaban enteras, hasta “el rabito”. Me contaron que son del huerto que tiene en proyecto Begoña Tormo, deliciosas y diferentes.

El siguiente plato es una explosión del mar en la boca con el gusto de la tierra. Jamón de Atún con Esparragos de mar (salicornia), pomelo rojo y emulsión de ibérico. El jamón de atún muy fino en boca. Los espárragos de mar me encantaron, tienen una textura como los trigueros a la vista pero es alucinante la sensación del mar que explota en la boca al masticarlo sin hebras, carnoso. La mezcla de sabores con el toque cítrico del pomelo y la emulsión de ibérico es espectacular.

Para continuar degustando las delicias del mar me dejaron con la boca abierta. Una cafetera de color rojo que en su interior ocultaba la magia. En la parte donde se pone el agua de estas cafeteras unas ramitas a las que se prenden sin llegar a salir fuego, como si fuera incienso. En la parte en la que colocaríamos en café, salmón fresco en cubitos con sésamo, y el la parte superior, donde sale el café, sopa de miso. Todo un descubrimiento. Al cerrar la cafetera el humo va ascendiendo impregnando tanto el salmón como la sopa de miso del aroma ahumado… es realmente original y el ahumado es muy sutil. El salmón se toma junto con la sopa de miso pero no es un plato caliente ni toma calor cuando se hace el proceso de ahumado.

La Sauna de Pez Mantequilla con ensalada de algas y hierbas es un plato que además de ser visualmente súper atractivo en sala es un espectáculo en la boca. La cazuela, una cazuela especial que contiene piedras volcánicas que llegan a alcanzar los 500o C. Se colocan los lomitos en las piedras, se riega con cítricos y se tapa. Se puede ver el vapor que expulsa la cazuela como el efecto real que vemos en las saunas al mojar las piedras para que salga vapor. El pescado queda cocinado al punto en cuestión de segundos. Se acompaña de una ensalada de diferentes algas y hierbas que le da un toque de frescor del mar genial.

El último plato no me lo esperaba, Carrillera de ternera guisada con dumpling de gambas, papel de arroz, hierbas y naranja. Me quedé sin palabras. La presentación pura física y creatividad. Fernando Limón, me contó que en este plato se acordó de Vietnam. El objetivo, al poner el papel de arroz sobre la carne era que quedara transparente y se convirtiera en un velo pero al colocarlo sobre la carne caliente el papel se cierra hacia arriba y quedan en su interior las diferentes hojas de albahacas creando un efecto visual volátil y muy aromático (albahaca canela, albahaca regaliz…). El punto cítrico de la naranja es estupendo pues refresca la potencia del sabor del guiso.

El postre una combinación dulce, fresca y digestiva de tres helados. Helado de Té Matcha, Helado de Jengibre (con trocitos de jengibre confitado) y Helado de Cerveza Negra. El toque crujiente del chocolate amargo matiz.

Para terminar un café con leche… Me encanta el acompañamiento de las mini trufitas y los caramelitos de alga kombu.

Una celebración muy especial, un año de sensaciones muy buenas, un año realmente maravilloso y por el que estoy muy agradecida.

Muchísimas gracias a todo el fantástico equipo de La Sopa Boba por hacer de un día tan especial algo absolutamente inolvidable. Un placer y un honor, siempre.

Muchísimas gracias a tod@s los que cada día me habéis animado con este proyecto, gracias a las personas con las que he podido compartir cada experiencia este año y la celebración del Primer Aniversario ConKdeKilo. Espero que sigamos celebrando por mucho tiempo y que este proyecto crezca cada día como mi pasión por transmitir mis experiencias y aprender al máximo de todas ellas.

Gracias a tod@s.

“Casa Paulino, 60 años y que cumpla muchísimos más”

Creo que esta es una de las experiencias gastronómicas que más ha logrado teletransportarme. Y no me refiero geográficamente, sino temporalmente. Si señor, en el tiempo. Como si me montase en el coche de “Back to the Future” (“Regreso al Futuro”) y en vez de aparecer en el futuro, apareciese en 1954. En el Madrid de 1954, cuando a Paulino (padre) y a la Señora Paca (su esposa y madre del actual Paulino) les cambió la vida de manera inesperada y decidieron montar un pequeño negocio donde se servía una comida honesta y con un servicio familiar impecable. Un negocio que levantaron con muchísimo esfuerzo, amor y trabajo. Y en el seno de esta familia feliz nació Paulino, que ha continuado durante todos estos años con esta maravillosa cocina tradicional que ha evolucionado en el tiempo, siendo fiel a sus orígenes y con el gusto de ofrecer al cliente momentos de felicidad.

El menú “60 Aniversario” me pareció una delicia. Tradición, renovación, historia… Seis platos para seis décadas y una tapa muy especial, los Callos a la madrileña de la Señora Paca, que han marcado puntos de inflexión en la cocina de Casa Paulino.

 MENÚ DE NOCHE

SEIS PLATOS PARA SEIS DÉCADAS “DE NOSTALGIAS Y RETOS”

 – Tapa de callos a la madrileña, homenaje a la Sra. Paca (Década de los 50)

– Alcachofas de Tudela estofadas (1954-1964)

– Lasaña de morcilla (1984-1994)

– Salmón con salsa de uvas (1974-1984)

– Gallo rojo de corral al vino tinto y su pechuga al azafrán (2004-2014)

– Fresones con leche (1964-1974)

– Pastel de chocolate con confitura de naranja (1994-2004)

Los Callos a la madrileña de la Señora Paca (como manifesté en las RRSS), para caerse en la marmita como Obelix (de Asterix y Obelix). Espectaculares, muy buenos.

Riquísimas las Alcachofas de Tudela estofadas y la Lasaña de Morcilla (muy suave). La Lasaña de Morcilla es un plato muy especial. Surgió a mediados de la década de los 80 en un Restaurante que se llamaba Lúculo, en la madrileña calle de Génova. A Paulino le pareció una excelente idea que quiso incorporar a su cocina. Empezó haciendo un revuelto, por el gusto por la morcilla de cebolla que había en su familia de Ávila. Su estreno fue en el banquete de su “pre-boda”, y desde entonces se ha convertido en un clásico en Paulino. Todo una dedicatoria a su esposa Covadonga.

El Salmón con salsa de uvas me encantó (y eso que nunca me ha gustado cocinado el salmón, siempre lo preparo en crudo o semi crudo en casa). Todo un plato estrella de Paulino, fue el plato que le dio a conocer y le hizo famoso en la gastronomía de Madrid en la década de los años 80. Aunque en los últimos años el salmón se ha convertido en un pescado más popular, se mantiene en la barra del Paulino de  Quevedo.

El Gallo rojo de corral al vino tinto muy sabroso y su pechuga al azafrán cocinada al vacío a baja temperatura muy suave y agradable (nos aconsejaron tomarla primero).

Los postres muy buenos, los Fresones con leche, riquísimos, me recordaban cuando era pequeña y los tomaba con la leche para merendar o como postre (con el toque fresco de pimienta Sichuan y la fresa liofilizada que aporta más textura y sorpresa al plato) y el Pastel de chocolate con confitura de naranja, me pareció súper suave, con el dulzor justo del chocolate y ese toque acido de naranja, genial.

Una cena estupenda, disfrutamos muchísimo y nos encantó. Pero no podía marcharme sin preguntar antes por el libro que tanto tiempo llevaba buscando y que seguro aquí lo podía encontrar. “En el Comedor de Paulino”, un libro en el que de manera muy breve cuenta la historia de estos 60 años de Casa Paulino, cómo comenzó todo en la década de los años 50 (1954), y una selección de más de 50 recetas maravillosas entre las que podemos encontrar algunos de los platos más clásicos de Casa Paulino (como son los Callos de la Señora Paca, su Salmón con salsa de uvas…). Sin duda, un libro que después de cenar allí y leerlo (pues no me pude aguantar y cuando llegué a casa, me quedé leyéndolo hasta altas horas de la madrugada), recomiendo a todo el mundo. Una historia real, de esas que te teletransportan en el tiempo y que, sin duda, transmiten la pasión por la cocina, por las buenas costumbres y la buena mesa, el calor y la tradición familiar y el amor por las cosas bien hechas desde la humildad y el esfuerzo continuado a lo largo de estos 60 años.

Espero poder seguir descubriendo y maravillándome en Casa Paulino muchos años más, un honor.

Muchísimas felicidades a tod@s.

Feliz 60 Aniversario!!! Y que cumpla muchos, muchos más!!!

TREZE, TRADICIÓN RENOVADA, JUVENTUD DIVINO TESORO.

Coincidiendo con la celebración de Madrid Fusión 2014, del 24 de enero al 9 de febrero se ha celebrado la V Edición de Gastrofestival Madrid. El programa del festival consta de diferentes propuestas (Madrid Gastronómico, Gastrocultura, Experiencias Sensoriales, Gastrofashion y Gastrosalud).

Algunos de los mejores restaurantes de Madrid durante estos días han propuesto un menú especial a 25€ y 40€. En esta ocasión, decidí reservar mesa en el Restaurante Treze. Este restaurante se ubica en la zona de Conde Duque, en la Calle San Bernardino 13, Madrid. Tiene una decoración moderna de tonos suaves, así como un ambiente íntimo y acogedor.

Treze, un proyecto que decidieron llevar a cabo una pareja de jóvenes emprendedores, quienes después de desarrollarse profesionalmente en otros restaurantes de renombre decidieron apostar por un proyecto nuevo que aúna la cocina tradicional renovada de su Chef Saúl Sanz (quien además domina la cocina de caza) y la elegante repostería de su esposa Elena Ursu. Sin duda una cocina basada en materias primas de alta calidad tratadas con dedicación.

Al llegar nos recibieron muy amablemente, nos dieron a elegir mesa para dos (pues era jueves a la hora de comer y llegamos pronto) y nos sentamos. Nos tomaron nota (pues ya íbamos con la idea fija de probar el menú del Gastrofestival )  y mientras elegíamos el vino y esperábamos el primer plato nos pusieron unas olivitas muy ricas y unos cacahuetes caramelizados al curry (un sutil sabor a curry, suaves, buena combinación dulce salado).

En cuanto al vino que elegimos, fue Finca Resalso 2012 (de las Bodegas Emilio Moro, Pesquera de Duero, Ribera del Duero). He de decir que el vino Ribera del Duero es una debilidad y aunque he probado otros vinos de Emilio Moro, éste no lo había probado. A pesar de ser un vino joven, es un vino estructurado y potente en nariz y boca. El gusto que queda es muy agradable. Acidez equilibrada. Me sorprendió muy gratamente. Un vino 10 calidad-precio y una perfecta elección para el menú que íbamos a degustar. Me gustó mucho el detalle de dejarnos el tapón en un cuenco en la mesa.

De fondo una música suave de jazz…

Me encantan las sorpresas, y el primero para nada me lo imaginaba así. “Huevo Ahumado sobre Parmentier de Patata”. Nos lo presentaron en un plato hondo de ala larga y sobre este una campana de humo de cristal. Cuando te lo presentan no se ve el interior (es sorpresa) pero cuando lo destapan el humo se disipa y además de dejar un aroma ahumado muy agradable se descubre el plato de forma mágica.

Sabores suaves y diferenciados, el ahumado no enmascara la suavidad de los sabores y persiste agradablemente en la nariz.

De segundo, “Timbal de Ternera en Jugo de Vino Tinto y Pesto Rojo”. La carne muy buen sabor, potente, jugosa. Un plato contundente en la cantidad justa y una buena combinación con el jugo de vino tinto y el pesto rojo.

Y el postre, “Dulce Laterio”, presentado en un original formato como si fuera una lata de conserva sobre una pizarra. Un delicioso postre de chocolates en diferentes texturas frías acompañado de frutas rojas liofilizadas que dejan un gusto fresco y ácido en contraste con el dulzor del chocolate al final de cada bocado.

Qué mejor para terminar la comida que un café y una infusión. Para acompañar nos pusieron unas trufas y gominolas (de fruta) súper ricas.

La nota la traen a la mesa dentro de una mini olla muy original (nos contaron que la han mandado hacer por encargo). Me recordó a las ollas que tenía de pequeña en el juego de “Las Cocinitas”.

El trato fenomenal, amables y atentos en todo momento. Tuvimos el placer de felicitar al Chef Saúl Sanz por tan agradable experiencia gastronómica. Una cocina tradicional renovada que mezcla tradición, modernidad y elegancia.

A partir del 19 de febrero se puede degustar el “Menú de Gamo” y tienen un “Menú Diario” de martes a viernes en comidas a un precio “anticrisis” de 13€. Seguro que volvemos pronto. Un placer.

Me gustaría agradecer la disposición de Saúl Sanz para enviarme alguna de las fotos, pues no salieron bien todas las fotos que tomé. Muchísimas gracias. Es maravilloso ver gente joven que emprende y apuesta por un sueño y nos hacen a todos partícipes de él deleitándonos con sus creaciones gastronómicas.

Gracias a todos, de verdad.