ConKdeKilo La cocina y la escritura siempre a fuego lento

Tarta Red Velvet

INGREDIENTES:

Para el bizcocho:

  • 360 g de harina de repostería
  • 100 g de azúcar
  • 125 g de yogur
  • 90 ml de aceite de girasol
  • 3 huevos M
  • 1 cucharadita de cacao 100% puro en polvo
  • 1 sobre de impulsor químico (Royal)
  • 1 cucharadita de esencia de vainilla
  • 1 cucharadita de vinagre de manzana
  • Colorante rojo pro gel

Para el frosting:

  • 200 g de azúcar glas
  • 300 g de queso crema
  • 100 g de mantequilla pomada
  • 1 cucharadita de esencia de vainilla

Para el almíbar:

  • 200 g de azúcar
  • 200 ml de agua
  • 30 ml de ron

PREPARACIÓN:

Para hacer el bizcocho se precalienta el horno a 150ºC. Se mezcla en un bol o en un robot de cocina todos ingredientes líquidos. Se mezclan bien y después se añaden de uno en uno los ingredientes secos. Puede ser de ayuda tener unas varillas si lo hacemos a mano. Si se utiliza un robot de cocina no convine darle mucha potencia para que no le entre demasiado aire a la masa. El colorante se añade al final y se incorpora colorante hasta que la mezcla adquiere un color rojo intenso.

Se pone la mezcla en un molde desmontable de 20 cm Æ y 7-10 cm de altura. Se forra la base para sea más sencillo desmoldarlo una vez horneado. Se mete al horno durante 1 hora y se vigila que la temperatura no suba de 160ºC pues si no el color se puede fastidiar. Cuando termine el tiempo de horneado se pincha con un palillo, si sale limpio el bizcocho estará listo. Se deja templar un poco y se desmolda con cuidado. Se deja enfriar sobre una rejilla hasta que esté a temperatura ambiente.

Mientras se prepara el frosting. En un bol grande se añaden los 200 g de azúcar glas y los 300 g de queso crema. Se mezcla bien con ayuda de unas varillas. Se le añaden los 100 g de mantequilla en pomada y la cucharadita de esencia de vainilla. Cuando se tiene una mezcla homogénea se mete el frosting en una manga pastelera y se reserva en la nevera.

Para montar la tarta se corta el bizcocho y se sacan 4 pisos de bizcocho. Hay que tener ojo y mantener lo más recto posible el cuchillo para que las planchas de bizcocho sean de la misma altura. Se pone de base el ultimo piso que se haya cortado y así sucesivamente hacia arriba. De esta forma la primera capa de bizcocho será la base del bizcocho que es la que está más plana.

Se puede mojar cada capa del bizcocho según lo vamos montando con un almíbar aromatizado con ron. No pasarse porque no tiene que chorrear de la base al frosting. Se intercalan capas de bizcocho con capas de frosting (repartir el frosting para que de para las cuatro plantas). Para terminar en la última capa bizcocho ponemos una fina capa de frosting y se decora la tarta opcionalmente con algunas frutas rojas. En este caso, frambuesas.

Esta tarta además de vistosa está súper rica. Ideal para una fiesta de cumpleaños o alguna celebración especial. Seguro que los comensales quedan muy sorprendidos por su intenso color rojo y su textura cremosa y esponjosa. Las frambuesas le aportan a esta tarta un punto de acidez perfecto que contrasta con el dulzor del frosting y del bizcocho.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.