ConKdeKilo La cocina y la escritura siempre a fuego lento

TREZE, TRADICIÓN RENOVADA, JUVENTUD DIVINO TESORO.

Coincidiendo con la celebración de Madrid Fusión 2014, del 24 de enero al 9 de febrero se ha celebrado la V Edición de Gastrofestival Madrid. El programa del festival consta de diferentes propuestas (Madrid Gastronómico, Gastrocultura, Experiencias Sensoriales, Gastrofashion y Gastrosalud).

Algunos de los mejores restaurantes de Madrid durante estos días han propuesto un menú especial a 25€ y 40€. En esta ocasión, decidí reservar mesa en el Restaurante Treze. Este restaurante se ubica en la zona de Conde Duque, en la Calle San Bernardino 13, Madrid. Tiene una decoración moderna de tonos suaves, así como un ambiente íntimo y acogedor.

Treze, un proyecto que decidieron llevar a cabo una pareja de jóvenes emprendedores, quienes después de desarrollarse profesionalmente en otros restaurantes de renombre decidieron apostar por un proyecto nuevo que aúna la cocina tradicional renovada de su Chef Saúl Sanz (quien además domina la cocina de caza) y la elegante repostería de su esposa Elena Ursu. Sin duda una cocina basada en materias primas de alta calidad tratadas con dedicación.

Al llegar nos recibieron muy amablemente, nos dieron a elegir mesa para dos (pues era jueves a la hora de comer y llegamos pronto) y nos sentamos. Nos tomaron nota (pues ya íbamos con la idea fija de probar el menú del Gastrofestival )  y mientras elegíamos el vino y esperábamos el primer plato nos pusieron unas olivitas muy ricas y unos cacahuetes caramelizados al curry (un sutil sabor a curry, suaves, buena combinación dulce salado).

En cuanto al vino que elegimos, fue Finca Resalso 2012 (de las Bodegas Emilio Moro, Pesquera de Duero, Ribera del Duero). He de decir que el vino Ribera del Duero es una debilidad y aunque he probado otros vinos de Emilio Moro, éste no lo había probado. A pesar de ser un vino joven, es un vino estructurado y potente en nariz y boca. El gusto que queda es muy agradable. Acidez equilibrada. Me sorprendió muy gratamente. Un vino 10 calidad-precio y una perfecta elección para el menú que íbamos a degustar. Me gustó mucho el detalle de dejarnos el tapón en un cuenco en la mesa.

De fondo una música suave de jazz…

Me encantan las sorpresas, y el primero para nada me lo imaginaba así. “Huevo Ahumado sobre Parmentier de Patata”. Nos lo presentaron en un plato hondo de ala larga y sobre este una campana de humo de cristal. Cuando te lo presentan no se ve el interior (es sorpresa) pero cuando lo destapan el humo se disipa y además de dejar un aroma ahumado muy agradable se descubre el plato de forma mágica.

Sabores suaves y diferenciados, el ahumado no enmascara la suavidad de los sabores y persiste agradablemente en la nariz.

De segundo, “Timbal de Ternera en Jugo de Vino Tinto y Pesto Rojo”. La carne muy buen sabor, potente, jugosa. Un plato contundente en la cantidad justa y una buena combinación con el jugo de vino tinto y el pesto rojo.

Y el postre, “Dulce Laterio”, presentado en un original formato como si fuera una lata de conserva sobre una pizarra. Un delicioso postre de chocolates en diferentes texturas frías acompañado de frutas rojas liofilizadas que dejan un gusto fresco y ácido en contraste con el dulzor del chocolate al final de cada bocado.

Qué mejor para terminar la comida que un café y una infusión. Para acompañar nos pusieron unas trufas y gominolas (de fruta) súper ricas.

La nota la traen a la mesa dentro de una mini olla muy original (nos contaron que la han mandado hacer por encargo). Me recordó a las ollas que tenía de pequeña en el juego de “Las Cocinitas”.

El trato fenomenal, amables y atentos en todo momento. Tuvimos el placer de felicitar al Chef Saúl Sanz por tan agradable experiencia gastronómica. Una cocina tradicional renovada que mezcla tradición, modernidad y elegancia.

A partir del 19 de febrero se puede degustar el “Menú de Gamo” y tienen un “Menú Diario” de martes a viernes en comidas a un precio “anticrisis” de 13€. Seguro que volvemos pronto. Un placer.

Me gustaría agradecer la disposición de Saúl Sanz para enviarme alguna de las fotos, pues no salieron bien todas las fotos que tomé. Muchísimas gracias. Es maravilloso ver gente joven que emprende y apuesta por un sueño y nos hacen a todos partícipes de él deleitándonos con sus creaciones gastronómicas.

Gracias a todos, de verdad.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *