ConKdeKilo La cocina y la escritura siempre a fuego lento

Bollos Suizos

Los bollos suizos son de origen madrileño. Se hicieron populares durante el s.XIX gracias al Café Suizo de Madrid. Un local donde se servían acompañando el café o el chocolate en los desayunos y meriendas. Es una receta relativamente sencilla pero que lleva su tiempo para que la masa fermente correctamente y queden súper esponjosos.

Vamos a hacer unos bollos suizos deliciosos. Se pueden tomar tal cual como acompañamiento en el desayuno o en la merienda. Combinan perfectamente con ingredientes salados, como con jamón de York y queso, salmón ahumado o paté. También se pueden hacer sin azúcar en la parte superior y utilizarlos para rellenar de crema de mantequilla, como los famosos bollos de mantequilla de Bilbao. Los bollos de mantequilla de Bilbao son uno de los dulces emblemáticos de la ciudad y tienen un sabor que nos viene a la mente a todos los que por allí hemos pasado y los que los hemos probado alguna vez en la vida. Se suelen rellenar de crema de mantequilla y se espolvorean con azúcar glas. Al formarlos para hornear se les puede dar forma ovalada o redonda. Si tenemos un robot de cocina o una amasadora nos facilitará bastante la tarea de preparación de la masa. Si no es así, podemos hacerlos a mano como toda la vida se han hecho.

Datos de importantes de la receta

  • Tiempo de preparación: 2 horas y 30 minutos
  • Dificultad: media
  • Número de comensales: 10-12 
  • Información nutricional:  286 kcal/ración

Ingredientes de los bollos suizos

  • 160 ml de leche
  • 110 g de mantequilla
  • 75 g de azúcar
  • 4 huevos medianos ó 3 grandes (180-190 g de huevo en total)
  • 30-35 g de levadura fresca
  • 500 g de harina de fuerza
  • 1 pellizco de sal
  • 1 huevo (para pintar los bollos)
  • 50 g de azúcar (para decorar al hornear)

Preparación de los bollos suizos

Lo primero que tenemos que hacer para elaborar los bollos suizos es mezclar y templar los 160 ml leche y los 110 g de mantequilla. Añadimos los 75 g de azúcar cuando esté templada la mezcla para que se disuelva bien. A 37ºC es una temperatura adecuada.

El siguiente paso es añadir los 4 huevos y los 30 g – 35 g de levadura fresca. Lo mezclamos todo.

Ahora es el momento de añadir los 500 g de harina de fuerza. Le añadimos a la mezcla la mitad, unos 250 g aproximadamente. Añadimos también el pellizco de sal. Lo mezclamos enérgicamente con las manos o con el robot.

Después añadimos el resto, los otros 250 g y lo dejamos amasando unos 4 minutos. Cuando termine de amasar dejamos la masa bien tapada en un bol, en un lugar sin corrientes (el horno apagado es un buen sitio) y dejamos que la masa doble su volumen. El tiempo depende de la temperatura de la estancia, pero en una hora habrá doblado el tamaño.

Cuando transcurra la hora y ya haya doblado la masa la pasaremos a una superficie enharinada y la amasaremos suavemente para que se vaya el aire del interior de la masa.

Hacemos una bola o un chorizo con la masa y vamos cortando trozos de unos 40 g para bolearlos. Los ponemos en una fuente de horno con un papel vegetal y los dejamos tapados que doblen su tamaño de nuevo. Esto nos llevará unos 30 – 40 minutos más.

Cuando las bolas hayan doblado su tamaño precalentamos el horno a 250ºC con calor arriba y abajo. Pintaremos los bollos suizos con un pincel y huevo batido. En la parte superior pondremos azúcar blanca humedecida. El azúcar se puede colocar sobre el suizo de dos formas, la podemos poner tal cual sobre el bollo o podemos hacer un pequeño corte a la masa con una cuchilla y poner ahí el azúcar humedecida.

Metemos los bollos suizos al horno en altura media y los dejamos 7-8 minutos. Cuando estén listos los sacamos y dejamos enfriar sobre una rejilla sin el papel vegetal. 

Una vez fríos sólo queda disfrutar de los bollos suizos acompañados de un café, un té o un rico chocolate a la taza. Un plan redondo para un desayuno o una merienda.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.