ConKdeKilo La cocina y la escritura siempre a fuego lento

Torrijas de leche con azúcar y canela

Las torrijas son un dulce que se suele hacer en España durante la Semana Santa. La receta consiste en empapar un pan en rebanadas (tipo brioche), con leche o vino aromatizados, pasarlo por huevo y freírlo. Se suelen espolvorear con azúcar y canela o tomar con miel. Es un postre muy tradicional que solía hacerse con el pan que sobraba y quedaba un poco duro para aprovecharlo y no tirarlo. Hoy en día existen variaciones más modernas de las torrijas pero, casi todas, guardan la esencia de la elaboración tradicional.

Ingredientes:

  • 500 ml de leche entera
  • 1-2 ramas de canela
  • 2 pieles de limón
  • 6 rebanadas de pan para torrijas
  • 2 huevos (para rebozar las torrijas)
  • Aceite de oliva suave
  • Azúcar blanca
  • Canela

Preparación:

Lo primero que tenemos que hacer para hacer las torrijas de leche con azúcar y canela, es infusionar los 500 ml de leche entera con las 1-2 ramas de canela y las 2 pieles de limón. Calentamos la leche a fuego medio hasta que salga vapor pero sin llegar a hervir. La separamos del fuego, la dejamos enfriar tapada y reservamos para empapar las torrijas.

Cuando la leche esté fría será el momento de empapar las torrijas. En una fuente de horno ponemos las 6 rebanadas de pan para torrijas. Este pan suele ser un tipo de pan brioche que se hace sin azúcar. Con ayuda de un cacillo regamos las torrijas con la leche infusionada con la canela y el limón para que coja el sabor y los aromas. Vamos añadiendo leche poco a poco hasta que veamos que las rebanadas de pan no chupan más.

El siguiente paso es pasar por huevo las torrijas y freírlas en aceite de oliva suave. También podemos freírlas en aceite de girasol. La diferencia entre un aceite y otro es que, el aceite de oliva suave le aporta algo de sabor y el de girasol hace que el sabor de la fritura sea más neutro. Batimos los dos huevos en un plato hondo y ponemos la sartén al fuego. Lo ideal es que controlemos la temperatura del aceite con un termómetro de cocina. El aceite no debe superar los 170ºC en el caso de que sea de girasol y los 180 ºC en el caso de que sea de oliva suave. Pasamos las torrijas por el huevo y las vamos friendo en la sartén. La cantidad de aceite de la sartén no debe superar la mitad de la altura de la torrija. Las haremos vuelta y vuelta hasta que se doren y las sacamos a un papel absorbente.

Dejamos las torrijas en papel absorbente para que se vaya el aceite sobrante. Las espolvoreamos con azúcar y canela.

Servimos las torrijas de leche con azúcar y canela acomapañadas de un té o un café. Es un postre perfecto.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *